lunes, octubre 25, 2021
Inicio Europa Una nueva guía de la UE ayuda a las empresas a combatir...

Una nueva guía de la UE ayuda a las empresas a combatir el trabajo forzoso en las cadenas de suministro



La Comisión y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) han publicado unas Orientaciones para ayudar a las empresas de la UE a hacer frente al riesgo de trabajo forzoso en sus operaciones y cadenas de suministro, de acuerdo con las normas internacionales. Las Orientaciones mejorarán la capacidad de las empresas para erradicar el trabajo forzoso de sus cadenas de valor, proporcionando consejos concretos y prácticos sobre cómo identificar, prevenir, mitigar y abordar su riesgo.

El vicepresidente ejecutivo y comisario de Comercio, Valdis Dombrovskis, ha declarado que: «No hay lugar en el mundo para el trabajo forzoso. La Comisión se ha comprometido a erradicar esta lacra en el marco de nuestra labor más amplia de defensa de los derechos humanos. Por eso hemos situado el refuerzo de la resistencia y la sostenibilidad de las cadenas de suministro de la UE en el centro de nuestra reciente estrategia comercial. Las empresas son la clave para conseguirlo, porque pueden marcar la diferencia actuando de forma responsable. Con las Orientaciones de hoy, apoyamos a las empresas de la UE en estos esfuerzos. Intensificaremos nuestra labor de diligencia debida con nuestra próxima legislación sobre la gobernanza empresarial sostenible».

El Alto Representante/Vicepresidente, el español, Josep Borrell dijo que: «el trabajo forzoso no sólo es una grave violación de los derechos humanos, sino también una de las principales causas de pobreza y un obstáculo para el desarrollo económico. La Unión Europea es un líder mundial en materia de conducta empresarial responsable y de empresas y derechos humanos. La Guía que publicamos hoy traduce nuestro compromiso en acciones concretas. Ayudará a las empresas de la UE a garantizar que sus actividades no contribuyen a las prácticas de trabajo forzoso en ningún sector, región o país».

Las Orientaciones explican los aspectos prácticos de la diligencia debida y ofrecen una visión general de los instrumentos internacionales y de la UE sobre la conducta empresarial responsable que son pertinentes para combatir el trabajo forzoso. La UE ya ha establecido normas obligatorias en algunos sectores y promueve activamente la aplicación efectiva de las normas internacionales sobre conducta empresarial responsable.

El fomento de las cadenas de valor responsables y sostenibles es uno de los pilares de la reciente estrategia comercial de la UE. Las Orientaciones cumplen la estrategia ayudando a las empresas de la UE a adoptar ya las medidas adecuadas, salvando el tiempo que transcurre hasta que se promulgue la legislación sobre Gobierno Corporativo Sostenible. Esta próxima legislación debería introducir una obligación de diligencia debida que exija a las empresas de la UE identificar, prevenir, mitigar y dar cuenta de los impactos de la sostenibilidad en sus operaciones y cadenas de suministro. A reserva de la próxima evaluación de impacto, esto incluirá mecanismos eficaces de actuación y aplicación para garantizar que el trabajo forzoso no tenga cabida en las cadenas de valor de las empresas de la UE.

La política comercial de la UE ya contribuye a la abolición del trabajo forzoso a través de sus diversos instrumentos. Los acuerdos comerciales de la UE son únicos al incluir compromisos vinculantes para ratificar y aplicar efectivamente todos los convenios fundamentales de la OIT, incluidos los relativos al trabajo forzoso. Estos convenios incluyen la obligación de suprimir el uso del trabajo forzoso u obligatorio en todas sus formas. Este compromiso se extiende a los países beneficiarios del régimen especial de estímulo del desarrollo sostenible y la gobernanza (SPG+) del Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG) de la UE. Los 71 países beneficiarios del Sistema de Preferencias Generales están obligados a no cometer violaciones graves y sistemáticas de los principios de los convenios fundamentales de la OIT.

Las Orientaciones también cumplen varias de las prioridades del Plan de Acción de la UE sobre Derechos Humanos y Democracia 2020-2024 en el ámbito de las empresas y los derechos humanos. Estas prioridades incluyen la erradicación del trabajo forzoso y la promoción de normas de diligencia debida reconocidas internacionalmente.

Artículos relacionados

Lo más popular