martes, mayo 24, 2022
Inicio Sector Pesquero "La colaboración ruso-noruega llevará a la ruina a la flota del bacalao"

«La colaboración ruso-noruega llevará a la ruina a la flota del bacalao»

«Noruega se ha convertido en el patio trasero por el que acceden los productos que Rusia no puede mandar a los mercados, como el pesquero que crea una competencia desleal a la flota y que puede conducirnos a la ruina», señalaba Ignacio Urcola, de la empresa de Pasajes Velaspex. Y, es que las medidas que está adoptando en su «colaboración» con Rusia van camino que la flota del bacalao pierda el único caladero que le queda, tras los cierres de Canadá y la generación de una flagrante competencia desleal al utilizar Rusia a Noruega para exportar sus productos

Todo parte de hace un año en el que Noruega «confiscó» 4.964 toneladas de bacalao en 2021 a la UE y su flota de forma unilateral e ilegal, en el seno de las negociaciones del Brexit. «Cómo es posible que un miembro del EEE ataque los derechos de la UE de forma tan flagrante?», se preguntaban los armadores. Estos pidieron protección a la UE para que aprovechara su relación privilegiada y reparara el agravio noruego, «pero no se consiguió nada».

Esta asignación interna provisional de la UE de 4.500 toneladas de bacalao está a punto de expirar a finales de marzo y habrá que emitir una nueva asignación de cuotas. Esta asignación parcial se decidió para apaciguar a Noruega en una negociación para intentar revertir una crisis abierta por ellos mismos en diciembre de 2020; justo días antes de que se firmara la salida del Reino Unido de la UE. Ahora, 14 meses después no hay ningún progreso real y Noruega incluso ha exacerbado su desprecio por las flotas de la UE al decidiendo unilateralmente la prohibición de los arrastreros de vara en sus aguas, medida que sólo afectará a los buques de la UE.

La reacción no se ha hecho esperar por parte de las asociaciones empresariales ENAFA y Europêche que representan a todos los buques y empresas pesqueras de la UE que ejercen la de bacalao en el Mar de Barents, ya sea en la zona económica noruega o en las aguas de Spitsbergen (Svalbard). En conjunto, representan a 17 grandes buques, 500 tripulantes y 250 millones de euros de facturación. de euros de facturación. Son, por tanto, las asociaciones que representan a las empresas más afectadas por la decisión adoptada por Noruega de romper la interpretación conjunta de 40 años del Tratado de París de Spitsbergen y su implicación en las cuotas de pesca disponibles para la flota de la UE.


El sector del bacalao está «desesperado» por la falta de cualquier signo de progreso real. Por lo tanto, la flota exige la asignación completa de sus derechos de cuota para el bacalao del Mar de Barents sea por la UE. Esto asciende a 24.600 toneladas, incluyendo las 4.964 toneladas retenidas a la flota de la UE flota de la UE en 2021. Esta decisión de la UE debe venir acompañada de los correspondientes mecanismos que garanticen que esta cuota pueda ser gestionada adecuadamente hasta que se resuelva la situación con Noruega.

Noruega exporta a la UE más de 1.300 millones de euros anuales en productos pesqueros, en su mayoría libres de aranceles, y han seguido haciéndolo. Esta cantidad de cuota retenida de la UE sólo representa el 1% del TAC total de bacalao del Mar de Barents, y el 0,5% de la cuota disponible para Noruega, pero supone el 25% de la cuota de la UE. «También es relevante señalar que la mitad de la cuota retenida se transferiría automáticamente a la Federación Rusa según sus acuerdos bilaterales. Esto fue así en 2021 y podría serlo en 2022 si la situación persiste. La acción de Noruega no es inocente y representa claramente una violación del Derecho Internacional», expresa Europeche.

Abiertos los puertos de Noruega a Rusia

Toda esta situación plantea cuestiones intrigantes en el contexto de la agresión rusa contra Ucrania y los regímenes de sanciones desarrollados posteriormente por la UE y otros países occidentales. En este contexto, cabe señalar que el Ministro de Pesca noruego, hace tan sólo unos días declaró que Noruega se compromete a seguir colaborando plenamente con Rusia en la gestión pesquera de la pesca y se compromete a mantener sus puertos abiertos a la flota pesquera rusa para las operaciones y la venta de sus capturas. «Esto significa que el bacalao ruso será desembarcado, procesado y vendido en Noruega y se exportará como producto noruego a la UE y otros mercados. Mientras que EE.UU. y el Reino Unido cierran y restringen respectivamente su mercado a los productos marinos rusos, Noruega
parece ir en la dirección contraria. Esto no sólo plantea un problema ético, con la
actual explosión de los precios de la energía, habría que estudiar el coste del combustible para esta flota rusa. No parece que se enfrenten a los mismos precios excesivos del combustible que nosotros y esto podría crear una situación de mercado muy injusta en contra de nuestros intereses», señalan los armadores de la flota del bacalao.

Una peligrosa colaboración


La colaboración ruso-noruega se extiende además a una colaboración política
entre los dos países que impulsan acuerdos bilaterales que socavan el funcionamiento efectivo de la antigua organización pesquera multilateral para el Océano Atlántico Nororiental (NEAFC).

En esta dirección Urcola habla que «esta convergencia entre la política exterior noruega y rusa no es nueva. Desde hace años estos países han acordado repartos en el mar de Barents en mutua connivencia y sin el respaldo de otros países. Tan próximo como en febrero de este año, Rusia informó de la posible caída de misiles en aguas territoriales noruegas, y este país ni se quejó. En marzo, ya con la invasión de Ucrania en curso y las sanciones impuestas sobre las exportaciones rusas, el ministro de comercio e industria Jan Christian Vestre dijo no iba a cerrar las importaciones de pescado ruso. Lo que implica que ese pescado una vez reprocesado podría ser vendido en la UE como noruego por no querer perjudicar a “nuestros buenos amigo rusos”. Si esto es posible con los productos del mar que tienen que ir etiquetados caja a caja; qué es lo que permitirán con productos a granel como el petróleo. A todas luces Noruega se quiere convertir por la puerta trasera por la que Rusia rompa su bloqueo comercial», señala Urcola.

Finalmente los armadores solicitan una rápida reacción de la Comisión Europea. «Aunque este hecho ha tenido una repercusión moderada, la Comisión Europea lleva 14 meses de negociación con Noruega para que este país reconduzca su postura. Según las ultimas informaciones este esfuerzo esta siendo infructuoso. Algo que llama poderosamente la atención ya que la UE es el principal socio comercial y donde la mayor parte de sus productos del mar son comercializados sin arancel. Si a esto se le añade,- dice Urcola- que la cantidad de pescado que Noruega quiere despojar a la flota de la UE es menos de lo que este país exporta a la UE en un solo día, la situación parece incomprensible. Lo que justifica este conflicto diplomático desde el lado noruego son las reservas de hidrocarburos que descansan en el lecho marino de esta zona del globo. Las reservas probadas vienen a representar 20 años de consumo de toda la UE».

Artículos relacionados

Lo más popular