europa-azul.es
sábado, marzo 2, 2024
Inicio Curso de Oceanografía La temperatura del océano contó con un nuevo récord en abril

La temperatura del océano contó con un nuevo récord en abril

El océano global alcanzó un nuevo récord de temperatura de 21,1 ºC a principios de abril, 0,1 ºC más que el último registro de marzo de 2016. Aunque llamativa, la cifra está en línea con el calentamiento oceánico previsto por el cambio climático. Lo notable es que se produce antes -y no durante- el fenómeno climático de El Niño, que se espera que traiga un clima más cálido y húmedo a la región del Pacífico oriental a finales de este año, según la revista Nature.

Esto significa que es probable que las temperaturas oceánicas más cálidas de lo normal persistan o incluso se intensifiquen, trayendo consigo condiciones meteorológicas más extremas y olas de calor marinas, que suponen problemas para la vida marina, desde los corales hasta las ballenas.

«Es probable que el año que viene veamos una serie de máximos históricos», afirma Josh Willis, oceanógrafo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena (California). «Este año que viene va a ser un viaje salvaje si El Niño despega de verdad».

El Niño Oscilación del Sur (ENOS) es un patrón climático cíclico natural.

Durante la fase de El Niño, los vientos sobre el Pacífico se debilitan o invierten, permitiendo que las aguas cálidas se desplacen hacia el este en el Pacífico. El Niño suele coincidir con años más cálidos tanto en el océano como en tierra. El récord anterior de 21,0 ºC, por ejemplo, se produjo durante un episodio muy fuerte de El Niño.

En la actualidad, el ENOS se encuentra en una fase neutra, tras un raro periodo de tres años de La Niña (la fase opuesta a El Niño). Pero se espera que El Niño aparezca este año: según la Organización Meteorológica Mundial, hay un 60% de probabilidades de que se desarrolle entre mayo y julio, y hasta un 80% de que ocurra en octubre.

El regreso de «The Blob
Andrew Leising, oceanógrafo del Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de la Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA) en La Jolla (California), espera ver aguas inusualmente cálidas en el Pacífico frente a la costa oeste de Estados Unidos durante el verano y el otoño. Si El Niño se desarrolla como se espera, añade, «esto podría crear una situación como la de 2014 a 2015, cuando fuimos golpeados por la ola de calor Blob», una ola de calor marina particularmente grande y dañina.

Las olas de calor marinas pueden ser devastadoras para la fauna y la pesca. Las grandes olas de calor en la costa del Pacífico de EE.UU. tienden a comprimir la zona habitable para muchas especies en una estrecha franja a lo largo de la costa, dice Leising. Esto puede acercar a las ballenas a la costa en su búsqueda de alimento, lo que puede aumentar la pesca de altura.

Devastadoras para la pesca

Las olas de calor marinas pueden ser devastadoras para la fauna y la pesca. Las grandes olas de calor en la costa del Pacífico estadounidense tienden a comprimir la zona habitable para muchas especies en una estrecha franja a lo largo de la costa, afirma Leising. Esto puede acercar a las ballenas a la costa en busca de alimento, lo que puede aumentar las colisiones con embarcaciones y los enredos en artes de pesca. Cuando las aguas cálidas chocan contra la costa, añade, pueden producir floraciones de algas nocivas que cierren las pesquerías de cangrejos y mejillones. Sin embargo, según Leising, en la costa oeste de EE.UU. se está produciendo un afloramiento de agua fría inusualmente fuerte, que podría proteger contra el calentamiento de este año.

Boyin Huang, oceanógrafo que trabaja con datos sobre la temperatura de la superficie del mar para los Centros Nacionales de Información Medioambiental de la NOAA en Asheville, Carolina del Norte, explica que en el periodo previo al récord de temperatura oceánica de abril, algunas regiones del hemisferio sur sufrieron olas de calor marinas a partir de febrero, entre ellas, las aguas de la costa peruana y del océano Antártico.

Las aguas inusualmente cálidas son especialmente estresantes para los corales. Según Matthew England, oceanógrafo físico de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sidney (Australia), casi todas las regiones coralinas están experimentando temperaturas extraordinariamente altas. «Lo que estamos viendo ahora para los arrecifes de coral es que están siendo empujados a temperaturas extremas, y no consiguen rebrotar porque no vuelven a temperaturas más frescas».

El último año de temperaturas oceánicas récord, 2016, coincidió con un inusual blanqueamiento global de los corales, el tercero que se conoce. Los corales blanqueados -que han expulsado las algas que les dan su color- tienen peor salud y muchos mueren.

«Es bastante probable que este año se produzca otro blanqueamiento global», afirma Christian Voolstra, que estudia los corales en la Universidad de Constanza (Alemania). Incluso si El Niño no se instala este año, añade, llegará pronto. «Es una mala noticia pase lo que pase».

Calentamiento del planeta
Las aguas cálidas también son físicamente menos capaces de retener el oxígeno disuelto, lo que se suma al estrés para la vida marina. «Con el calentamiento del océano y la desoxigenación, disminuyen los hábitats disponibles para muchas especies», afirma William Cheung, biólogo marino de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver (Canadá).

Y las altas temperaturas oceánicas pueden desencadenar fenómenos meteorológicos extremos. Las aguas inusualmente cálidas de Perú este año han contribuido a intensas lluvias y al ciclón tropical Yaku, la primera tormenta de este tipo que azota la zona en décadas.

El pico de temperatura oceánica -registrado por la NOAA y probablemente el más alto en más de 100.000 años- coincide con otras tendencias de calentamiento. Por ejemplo, en el hemisferio sur, la extensión del hielo marino alcanzó un nuevo mínimo histórico en febrero de 2023. El océano absorbe alrededor del 90% del calor adicional en el sistema climático resultante del calentamiento global. Pero como se necesita más energía para calentar el agua que el aire, la temperatura de la superficie del agua aumenta más lentamente que la del aire.

«Esto no habría ocurrido sin el cambio climático», tuiteó Jens Terhaar, modelador biogeoquímico oceánico de la Institución Oceanográfica Woods Hole de Massachusetts, en respuesta a la noticia del nuevo récord de temperatura. «Estamos en un nuevo estado climático, los extremos son la nueva normalidad».

Artículos relacionados

Lo más popular