europa-azul.es
sábado, enero 28, 2023
Inicio Sector Pesquero AZTI elige nuevas herramientas para monitorizar y predecir el cambio climático

AZTI elige nuevas herramientas para monitorizar y predecir el cambio climático

AZTI está trabajando nuevas herramientas para monitorizar y predecir el impacto costero del cambio climático. Para ello, el centro tecnológico AZTI ha liderado el proyecto Marlit para buscar soluciones a los riesgos generados en las poblaciones costeras debido al calentamiento global. Entre los resultados están el desarrollo de herramientas basadas en sistemas de videometría que permiten medir diferentes parámetros del oleaje, así como su impacto asociado; un sensor que mide cuál es la fuerza de impacto de las olas sobre las estructuras costeras o modelos informáticos capaces de reproducir fielmente procesos de inundación ola a ola. Las tecnologías ya están siendo implementadas en municipios como Biarritz, Bermeo, Donostia o Zarautz.

El proyecto se ha focalizado en la costa vasca, a ambos lados de la frontera, así
como en la costa catalana, ha durado dos años y ha sido cofinanciado por el Fondo
Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Interreg V-A
España-Francia-Andorra (POCTEFA 2014-2020)

Los efectos que acompañan al calentamiento global, como el aumento del nivel medio del mar junto a los fenómenos meteorológicos adversos, pueden tener importantes consecuencias para las poblaciones ubicadas en la franja costera. Por este motivo, la gestión del riesgo climático en estas zonas se ha convertido en un gran reto para las administraciones públicas.


Para dar respuesta a este escenario, el centro tecnológico AZTI ha liderado los dos últimos años el proyecto transfronterizo Marlit, cofinanciado al 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (POCTEFA 2014-2020).


La iniciativa se ha centrado en mejorar y automatizar las actuales herramientas utilizadas para evaluar y predecir el impacto que los temporales tienen en la costa, de manera que se pueda avanzar en el diseño de medidas enfocadas en mitigar sus efectos, tanto a corto como a medio y largo plazo.

Por un lado, durante el estudio realizado en su mayor parte en la costa de la comunidad autónoma vasca así como en la costa, vascofrancesa y catalana, se ha desarrollado una gran base de datos que recopila información local detallada sobre el impacto de las tormentas en el litoral; y, por otro lado, se han diseñado innovadoras herramientas tecnológicas, como por ejemplo soluciones basadas en videometría que permiten monitorizar los diferentes parámetros e impactos asociados al oleaje durante el transcurso de una tormenta, o un sensor que mide el impacto de las olas en las estructuras costeras.


Asimismo, se ha trabajado en el desarrollo de modelos informáticos capaces de reproducir fielmente los procesos de inundación ola a ola.
“La combinación de estos datos y soluciones nos permitirá evaluar de una forma pionera cómo va a evolucionar el riesgo costero a escala local y nos facilitará, además, identificar medidas específicas para que sean implementadas por las administraciones públicas de cada territorio”, explica Pedro Liria, experto en oceanografía de AZTI y coordinador del proyecto Marlit.


Ejemplo de ello es el caso de Biarritz, donde, “basándonos en los resultados obtenidos en el proyecto Marlit, se ha implementado un protocolo de alerta temprana de oleaje e inundación” asegura Liria. Además, “para Biarritz hemos desarrollado también un método que permite analizar cada cuánto tiempo tendrá lugar una tormenta que suponga pérdidas económicas predefinidas”, añade.
Además, las herramientas diseñadas en el marco del proyecto también están siendo ya testadas por localidades como Zarautz, Bermeo, Mutriku y Donostia a través del uso que de las mismas realiza Euskalmet.

Catálogo de medidas innovadoras


El equipo de investigación también ha trabajado en la identificación y evaluación de
medidas que permitan mitigar y reducir el impacto de los temporales en la costa.
Como resultado se ha elaborado un catálogo de medidas con una valoración de la
viabilidad de su aplicación y una simulación del coste económico que puede suponer para las administraciones públicas.


Entre las acciones estudiadas y que se sitúan en el corto plazo se encuentran el uso de arena para construir diques o barreras, campos de dunas o bolsas especialmente
diseñadas para frenar el oleaje y limitar su impacto en las poblaciones costeras.
Liderado por AZTI, el proyecto Marlit ha contado con un consorcio formado por la
Universitat Politècnica de Catalunya; el centro de investigación Rivages Pro Tech; y la
Universidad de Pau et des Pays de l’Adour (UPPA). Además, ha contado con la
participación de otros socios asociados: Communauté d’Agglomération Pays Basque
(APB); Gobierno Vasco – Euskalmet, Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología del Gobierno Vasco (DAEM); y el Instituto Cartográfico y Geológico de
Cataluña (ICGC).

Artículos relacionados

Lo más popular