viernes, mayo 20, 2022
Inicio Acuicultura Apromar elabora un informe sobre las repercusiones de la guerra sobre el...

Apromar elabora un informe sobre las repercusiones de la guerra sobre el sector acuícola


El sector español de la acuicultura sigue con consternación el desarrollo del conflicto en Ucrania provocado por la injustificable agresión de Rusia. APROMAR expresa su solidaridad con el pueblo, las familias y las empresas ucranianas, con pensamiento especial hacia sus compañeros piscicultores en estos tiempos extraordinariamente difíciles. Este es el momento de demostrar solidaridad y fortalecer la cooperación europea. Además, en tiempos de guerra, el enfoque sobre el aseguramiento alimentario adquiere una importancia crítica y es esencial tomar las medidas necesarias desde el inicio para garantizar que los suministros de alimentos continúen llegando a Ucrania y el resto de Europa.



La guerra en Ucrania está impactando dramáticamente sobre la acuicultura española. El cultivo de peces de acuicultura en España es un sector muy diverso que produce más de una docena de especies diferentes a través de una variedad de sistemas de producción. Cada unose ve afectado con diferente grado de intensidad. Los siguientes son los impactos generales:

  1. Precio del alimento para peces de cultivo. El pienso representa aproximadamente el
    60% de los costes de producción del pescado de acuicultura. El coste del alimento para
    peces ya estaba en un punto álgido en enero debido a las tensiones de suministro de
    materias primas en las postrimerías de la pandemia por covid. A medida que se ha
    desplegado la crisis en Ucrania se ha producido un aumento en el precio de materias
    primas vegetales relevantes (como gluten de trigo, maíz, aceite de girasol y aceite de
    colza) porque Ucrania es un operador mundial importante en la producción de estos
    productos agrícolas. Aunque los ingredientes de origen marino siguen siendo
    importantes en la formulación de piensos para peces los fabricantes de estos alimentos
    ya anuncian aumentos en los precios de los piensos para peces prácticamente cada
    semana debido a las tensiones en el suministro de materias primas vegetales.
  2. Disponibilidad de materias primas para piensos. Más allá de la volatilidad alcista de los
    precios de los piensos para peces, el propio abastecimiento de las materias primas por
    parte de los fabricantes de alimentos para peces está en riesgo. Además, se ha
    desatado una feroz competencia entre los usos bioenergéticos y ganaderos para adquirir
    las mismas materias primas desde otros mercados. Esto incluye especialmente la
    escasez de materias primas vegetales no modificadas genéticamente (principalmente
    soja), oligoelementos y antioxidantes (de origen ruso).
  3. Piensos ecológicos. La acuicultura ecológica ha venido siendo tradicionalmente una
    actividad complicada por su forzado ajuste en la reglamentación europea para
    producción ecológica debido a que esta norma fue diseñada originalmente para la
    producción ecológica terrestre. Pero las tensiones actuales en la disponibilidad de
    materias primas para piensos son especialmente agudas en su vertiente ecológica.
  4. Precio de la energía. Se ha producido una fuerte escalada en el precio de la electricidad y los combustibles, muy por encima de los aumentos debidos a la elevada tasa de inflación. El coste de la electricidad ha aumentado entre un 200% y un 300% en comparación con hace un año. Algunas granjas acuícolas (Sistemas de Acuicultura en Recirculación -RAS-, las granjas marinas en tierra en flujo abierto y las instalaciones de procesado) son intensivas en electricidad, lo que significa que la energía es un coste de producción muy importante para ellas. El combustible para vehículos dentro de las granjas, las embarcaciones y el transporte de pescado a los mercados también se encuentran en niveles nunca vistos.

APROMAR desea que prevalezca la razón y que vuelva a surgir un espacio para la construcción de puentes y de reconciliación en libertad.

Oxígeno líquido. El oxígeno suplementario se utiliza en acuicultura para asegurar la vida de los peces y aumentar la productividad. El precio del oxígeno está directamente relacionado con el precio de la electricidad. Los costes de oxígeno para los acuicultores ya se han más que duplicado en comparación con hace un año.

Gastos de transporte. Al estar directamente ligado al coste del combustible, el precio del flete por tierra y aire está aumentando por días e incrementando los costes de comercialización.

Tasa de inflación. Más allá de los impactos antes mencionados, los acuicultores están teniendo que soportar otros costes adicionales debido al impacto del aumento de precios de otros insumos generales de producción (empaquetado, mantenimiento y mano de obra).


Consecuencias de los impactos


Los impactos mencionados en el apartado anterior están ocurriendo al mismo tiempo creando una tormenta perfecta que está pasando factura al sector acuicultor español. Este sector está compuesto principalmente por micro y pequeñas empresas de producción primaria con escasa capacidad de financiación.

Los principales efectos de esta situación son los siguientes:


a. Aumento dramático de los costes de producción del pescado de acuicultura. La volatilidad de los costes de los insumos ya ha provocado un aumento del 15 % al 40 % en el coste de producción en acuicultura de peces. El porcentaje varía en función del nivel de consumo energético de las instalaciones, pero en todos los casos se prevé que siga creciendo, sin techo a la vista.
b. Comportamiento asimétrico de los precios del pescado. Debido al punto anterior, el precio de primera venta del pescado de cultivo está aumentando. Sin embargo, no está igualando en intensidad, ni en temporalidad, al crecimiento de los costes de producción.
La razón de esto es el lugar dominante de los procesadores y gran distribución aguas abajo en la cadena de valor en contraposición a un sector de producción primario acuícola compuesto principalmente por micro y pequeñas empresas.
c. Desaparición de la viabilidad empresarial. El resultado combinado de los impactos antes mencionados conduce a la desaparición abrupta del margen de rentabilidad comercial de los productores primarios. Además, la acuicultura no es una actividad económica en la que pueda detenerse la maquinaria y cerrar las puertas de la empresa. Las existencias de peces están vivas y deben ser alimentadas continuamente. Y en el caso extremo de que una empresa de acuicultura cierre por completo tardará más de dos años en reconstruirse y retomar las ventas.


d. Impacto de los precios de venta del pescado en los consumidores. Aunque de manera asimétrica, los aumentos en el precio de venta al público del pescado conducirán a un menor consumo de este alimento tan esencial, especialmente en el caso de familias con bajos ingresos. Esto no es deseable desde la perspectiva del aseguramiento alimentario, ni cualitativa ni cuantitativamente.
e. Posible indisponibilidad de insumos. APROMAR está muy preocupada por el riesgo de tener que hacer frente en las próximas semanas a escasez de disponibilidad de piensos para peces. Si no se encuentran fuentes alternativas de materias primas para estos piensos sus fabricantes se verán obligados a reducir su producción.
f. Desafíos para completar los ciclos de producción de pescado ecológico. La escasez
actual de materias primas ecológicas podría conducir a la desclasificación de la mayor
parte de la producción acuícola ecológica española actual. Reiniciar la producción de
pescado ecológico requiere más de tres años.


Peticiones de APROMAR


Europa vive tiempos excepcionales. La situación de la acuicultura europea es grave y
requiere la adopción de medidas extraordinarias, ya sean temporales o definitivas. APROMAR solicita que se consideren las siguientes medidas:


1) Proporcionar ayuda de estado inmediata. La ayuda de estado de minimis puede
ofrecer un alivio rápido al sector de la acuicultura, principalmente a las micro y
pequeñas empresas, aun a pesar de que las cantidades asignables sean
relativamente pequeñas. Esta ayuda podría estar enfocada a compensar los costes
del pienso o la energía.
2) Brindar apoyo del EMFAF. La actual perturbación del mercado es un caso claro en el que podría aplicarse el artículo 26 del Fondo Europeo Marítimo, de la Pesca y de la
Acuicultura. Su objetivo sería compensar a los operadores del sector de la acuicultura
por los ingresos perdidos o los costes adicionales.
3) Asegurar el buen funcionamiento del Mercado Único. El buen funcionamiento del
Mercado Único es fundamental para hacer frente a esta crisis. La Comisión Europea y
los Estados miembros deben garantizar que no se creen barreras comerciales
internas.
4) Limitación de los precios de la electricidad. Hay que encontrar una solución al precio desorbitado de la electricidad. El mercado de la electricidad es complejo y la
formación de precios es difícil de entender, pero vincular el precio de la electricidad
de todas las fuentes al precio del gas natural no es razonable.
5) Aprovechar nuevos orígenes de las materias primas para alimentos para peces. Los peces son animales con requerimientos nutricionales muy específicos. Después de
décadas de valiosa investigación científica, la formulación actual de los alimentos
para peces utiliza una diversidad de materias primas para extraer los nutrientes
específicos que se alimentarán a los peces. Los requisitos nutricionales biológicos de
los peces no se pueden cambiar, pero se pueden explorar fuentes geográficas
alternativas para las materias primas utilizadas actualmente pero que, por cualquier
motivo, se enfrentan barreras legales que no afectan de forma significativa la
seguridad alimentaria. Esto podría considerarse también para la acuicultura orgánica.

Artículos relacionados

Lo más popular