lunes, junio 14, 2021
Inicio Europa El acuerdo de Marruecos no ofrece la rentabilidad esperada

El acuerdo de Marruecos no ofrece la rentabilidad esperada

La captura de boquerón y sardina son dos pesquerías fundamentales para los cerqueros andaluces. Para la flota del Golfo de Cádiz resulta clave el acuerdo entre la Unión Europea y Marruecos. “Nuestro caladero se ve muy bien y prevemos aumentos de cuotas para ambas especies el próximo año, pero para su buena salud es muy importante poder faenar en Marruecos y darle a los pescadores otra alternativa. Es importante que las revisiones periódicas que hace la UE de sus pactos sean positivas y que el acuerdo se
mantenga, sobre todo para el cerco de Barbate y para el palangre de fondo de esa localidad o de Conil y Algeciras. Son barcos que dependen de este acuerdo, quitárselo sería un desastre” explica Fernández.


No obstante, la situación del caladero alauita no atraviesa su mejor momento, ya que se halla por debajo de las expectativas y no ha dado aún el rendimiento esperado. Por esto, y debido al miedo a contagio de Covid en el país vecino, solo se están usando la mitad de las licencias posibles. “Ir a faenar allí implica hacer cierto número de descargas en puertos marroquíes sin contar con garantías sanitarias. Además hemos tenido el problema de polizones subidos en puertos marroquíes y tememos entrar en
sus puertos, pero si no lo hacemos implica sanciones, el resultado es que se aprovecha menos el acuerdo, pero insisto en que es un acuerdo clave para los pescadores del Golfo de Cádiz” cuenta el presidente de Facope a Europa Azul.

Prácticas ilegales de la flota alauí


Sobre las razones de la baja productividad del caladero Fernández apunta a prácticas ilegales: “Podría ser por la forma de trabajar de los barcos marroquíes, sabemos que siguen con redes de deriva y petardos, el pescado ahora no es reacio a dejarse pescar, se deja engañar y eso nos da la sensación de que se debe a que el sector marroquí usa otras artes. Este año no ha sido suficientemente rentable y mucha flota andaluza que debían estar pescando allí han vuelto al caladero nuestro”.


Con respecto a Portugal, Fernández se muestra esperanzado en que muy pronto pueda cerrarse un nuevo pacto tras varios años de negociaciones. De momento se sigue renovando el antiguo acuerdo fronterizo, que permite a barcos de ambos países faenar en aguas vecinas. “No es lógico que necesitemos tantos años para llegar a un nuevo acuerdo que atienda a las deficiencias y necesidades del sector, el ministerio está trabajando regular pero al fin las partes están bastante cerca y estamos a la espera de que se cierre, faltan solo flecos”.

Por su parte, el director gerente de la Asociación de Armadores de Buques de Congeladores de Pesca de Marisco, Anamar, José Suero nos acerca
a la actualidad de esta flota onubense, compuesta por más de 50 buques con unos 18 tripulantes de media cada uno, y conocer cómo le ha afectado la pandemia. “Al principio del Covid tuvimos muchas dificultades pero logramos mantener la actividad de la flota. Hubo un par de problemas con los relevos de tripulación, ya que trabajamos en África occidental, en Marruecos, Mauritania, Guinea Bissau o Angola, y para el relevo hay que mandar a tripulantes en líneas regulares, que fueron suspendidas por lo que llegamos a tener a gente a bordo hasta 8-9 meses, fue muy laborioso lograr excepcionalidades y vuelos chárteres para hacer los relevos”.
Estos buques no han solicitado ayudas especiales al no haber suspendido su actividad, aunque algunos armadores han tenido que recurrir a préstamos ICO debido al alto estocaje que no se vendía en el mercado por el cierre de la hostelería y el turismo, lo que provocó problemas de liquidez. “Luego el mercado se recuperó y los precios se están respetando. El consumo doméstico sí que subió pero llegamos a tener durante el estado de alarma mucho producto en cámara y surgió el dilema de si seguir trabajando
o no, afortunadamente el consumo doméstico equilibró el cierre de bares”, explica Suero. “Hemos conseguido salvar el primer golpe pero confiamos en que irá a mejor aún” añade.

El acuerdo con Angola

Les preocupa el caso de Angola, un país con el que les une una relación de más de 40 años en distintas modalidades contractuales, en la actualidad mediante un acuerdo privado. Anamar tiene allí 13 barcos onubenses en este momento, además de administrar logísticamente algunos barcos locales: “Estamos teniendo problemas de relevos, hoy por hoy no emiten los visados ordinarios y estamos preocupados sobre qué pasará con los próximos relevos” apunta José Suero.


La faena en Mauritania se mantiene a través de una prórroga mientras siguen las negociaciones para un nuevo acuerdo. Y cuestionado por posibles consecuencias indirectas en el acuerdo con el Brexit se muestra optimista: “No nos afecta porque no trabajamos en aguas británicas y creemos que en caso de que el acuerdo fuera malo para los que allí trabajan no pienso que nos cree dificultades porque mayoritariamente son flotas de demersales y pelágicos, confiamos en una solución política y diplomática”.

Artículos relacionados

Lo más popular