miércoles, mayo 25, 2022
Inicio noticias de pesca Comercialización Empresas europeas ven "imposible" prescindir del abadejo ruso

Empresas europeas ven «imposible» prescindir del abadejo ruso

Es «sencillamente imposible» sustituir el abadejo ruso, dice uno de los mayores procesadores de pescado blanco de Europa. La empresa hermana de Young’s Seafood dice que aproximadamente el 70% de su negocio es abadejo de Alaska, del cual la mayoría es doblemente congelado desde China. También, entre los procesadores de Estados Unidos ven muy difícil prescindir del abadejo que llega vía China.

Las deficiencias en las normas de importación hacen que el abadejo, el salmón y el cangrejo capturados en Rusia puedan entrar en este país a través de China, a pesar de la prohibición de Estados Unidos sobre las importaciones de marisco ruso. Se suponía que la prohibición de Estados Unidos a las importaciones de marisco de Rusia por su invasión de Ucrania iba a restar miles de millones de dólares a la maquinaria bélica de Vladimir Putin, pero no ha funcionado así.

Las deficiencias en las regulaciones de importación significan que el abadejo, el salmón y el cangrejo capturados en Rusia probablemente entrarán en Estados Unidos de todos modos a través del país vital para las cadenas de suministro de mariscos en todo el mundo: China.

Al igual que la industria pesquera estadounidense, las empresas rusas dependen en gran medida de China para procesar sus capturas. Una vez allí, el marisco puede reexportarse a Estados Unidos como «producto de China» porque la normativa de importación estadounidense no exige el etiquetado del país de origen.

De esta manera, se calcula que casi un tercio del pescado salvaje importado de China haya sido capturado en aguas rusas, según un estudio de la Comisión de Comercio Internacional basado en datos de 2019. En el caso del abadejo y el salmón rojo, se cree que la tasa es aún mayor: entre el 50% y el 75%.

Junto a ello, «China no captura bacalao», dijo Sally Yozell, exdirectora de políticas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y ahora miembro senior del Centro Stimson en Washington. «No capturan abadejo. Sin embargo, son uno de los mayores exportadores de este pescado blanco en el mundo».

«Que lo etiqueten como un producto chino no es realmente justo para los consumidores y los restaurantes».

Dos de los mayores exportadores de marisco de Rusia, Russian Fishery Co. y Russian Crab, con sede en Vladivostok, son propiedad de Frank, hijo del ex ministro de Transportes de Putin y jefe del constructor naval estatal Sovcomflot.

La pesca es un gran negocio en Rusia, estrechamente vinculado al Kremlin y a la proyección del poder de Putin en el mar. El país es uno de los principales productores de productos del mar del mundo y fue el octavo exportador a Estados Unidos el año pasado, con más de 1.200 millones de dólares de ventas, la mayor parte de ellas de cangrejo real.

No se sabe exactamente qué cantidad llega a Estados Unidos a través de China, que envió otros 1.700 millones de dólares en pescado a Estados Unidos el año pasado.

Y desde la administración Biden no se hace nada a las empresas a que importan de China a averiguarlo. También a los importadores de Estados Unidos no les es suficiente la compra de abadejo a las empresas americanas con lo que es necesario importar. Así, entre las mayores exportaciones de marisco de Rusia está el abadejo de Alaska. Primo del bacalao, el abadejo de Alaska es el pescado más capturado en Estados Unidos, y aparece en todo tipo de productos, desde la imitación de carne de cangrejo hasta el Filet-O-Fish de McDonald’s.

1,5 millones de toneladas en capturas

Cada año, gigantescas fábricas flotantes en el Mar de Bering y el Golfo de Alaska, con docenas de trabajadores a bordo, capturan 1,5 millones de toneladas métricas del pescado, más de cuatro veces el peso del Empire State Building.

Pero la misma especie también se captura en Rusia en cantidades similares. Aunque el gobierno de Estados Unidos prohíbe el uso del nombre «abadejo de Alaska» si el pescado no fue capturado en aguas estadounidenses, el abadejo capturado por Rusia y procesado en China es difícil de detectar y llena un importante vacío en el mercado estadounidense.

Para complicar las cosas, una pequeña parte de las capturas estadounidenses también se envía a China para su procesamiento y se reimporta a Estados Unidos.

En lugar de rastrear los productos del mar, los productores estadounidenses confían en el reconocimiento del nombre del abadejo de Alaska para señalar dónde se capturó el pescado.

«Los consumidores pueden confiar en que si el nombre de Alaska aparece en la caja, procede inequívocamente de aguas de Alaska», dijo Craig Morris, director ejecutivo de Genuine Alaska Pollock Producers.

Incluso antes de la invasión de Ucrania, se había ejercido presión para evitar que entrara en el país lo que el senador estadounidense Dan Sullivan, republicano de Alaska, denominó abadejo «autoritario».

Artículos relacionados

Lo más popular