martes, octubre 4, 2022
Inicio Sector Pesquero El Villa de Pitanxo se hundió arrastrado por el aparejo tras quedar...

El Villa de Pitanxo se hundió arrastrado por el aparejo tras quedar parado el motor

Una imagen del Villa de Pitanxo, el barco de Marín que naufragó este martes en Terranova

La compañía armadora del arrastrero congelador “Villa de Pitanxo” (IMO 9098244) ha hecho público un comunicado en el que por primera vez se refiere a las causas que provocaron el hundimiento del buque en aguas de Terranova, apoyándose en el testimonio del patrón Juan Padín, que es uno de los tres supervivientes, por encontrarse en el puente de mando. El hundimiento ocurrió muy rápido y muy pocos tripulantes consiguieron llegar a los botes. 

Según la armadora Nores, con sede en Marín (Pontevedra), el buque se encontraba faenando en el momento del hundimiento en la madrugada del pasado martes 15 de febrero. Al parecer, durante la maniobra de virada del aparejo se produjo una parada del motor principal que dejó el buque sin gobierno y atravesado a la mar, con olas de entre ocho y diez metros de altura, provocando golpes de mar que lo escoraron y hundieron de popa en pocos minutos.

La armadora Nores se ha visto obligada a sacar el comunicado presionada por los familiares de los tripulantes del pesquero –doce de los cuales han desaparecido tras el hundimiento–, en lo que la hija del jefe de máquinas Francisco de Pazo Villanueva, que figura entre los desaparecidos, entiende como un reclamo a la armadora “para que se implique más y reiterar la prioridad de que se reanude la búsqueda”,

La armadora, sin embargo, se ha reunido a propia iniciativa con los familiares de los tripulantes fallecidos y desaparecidos, a los que ha informado de los dificultades que entrañan los trámites para las repatriaciones desde Canadá debido a la distancia que hay con Terranova y les ha mostrado todo su apoyo para impulsar las operaciones de rastreo y la investigación de las causas del naufragio.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se encuentra desde esta tarde en Santiago de Compostela, donde tiene prevista una reunión con los familiares de los fallecidos y desaparecidos y recibirá en torno a las 24 horas el vuelo militar procedente de Terranova, en el que regresan los tres supervivientes y cinco de los nueve fallecidos de la tragedia del pesquero “Villa de Pitanxo”.

LA VARA DE MEDIR

JOSE PINO

Toda la Galicia marinera tiene familiares o amigos que han vivido la aventura del bacalao durante el siglo pasado. Las aguas de Terranova, Flemish Cap, el puerto de Pasajes, el barrio de Trintxerpe, Saint Pierre et Miquelon, la banquisa o la Pebsa son vocablos familiares. Recuerdos, si no de experiencias vividas en primera persona, de las que nos han narrado.

Muchas de esas vivencias nos llegaron por transmisión oral. Y en aquel mundo analógico el asombro no precisaba de imágenes. Jornadas enteras picando hielo, una ola que lo saca a uno de la cubierta y otra que lo vuelve a meter, amputarse un dedo y seguir trabajando sin enterarse a causa del frío, días y días cerrados en niebla sin radar… Historias que cautivaban y encogían el corazón.

Una desgracia de otros tiempos pero acaecida en la era digital, nos ha catapultado de golpe al caladero de Terranova vía redes sociales. El “Villa de Pitanxo” ha apartado de los sillones de tertulianos a vulcanólogos y virólogos dejando sitio a patrones e ingenieros de pantalán. Ayer no sabían el significado de palabras como capa o marea y ahora nos analizan el cómo y el por qué se hundió el barco. Si se supiese el daño que hacen a profesionales y familiares afectados, más de uno perdería el carné de sabelotodo que les han regalado. 

Terranova es un caladero muy duro, de los peores, un infierno que retrata a cualquier patrón que quiera sobrepasar las leyes de la física. Por eso no hay novatos ni aventureros, hay profesionales contrastados que evalúan todos los imponderables, veteranos que conocen lo que tienen entre manos y hasta dónde se puede llegar, que la actuación sobre ese mar no está sujeta a las mismas reglas que Gran Sol o Malvinas. Cada caladero es un mundo y cada forma de proceder distinta.

Debe quedar claro por encima de todo que cuando un barco se hunde no es por una única causa, sino por un cúmulo de factores; y que si el patrón decidió trabajar, el mar no estaba peor que otras veces seguro, y que tampoco metió la red en popa de forma diferente a lo habitual. Que un barco trabaje y otro capee no es nuevo ni anormal, pasa allí y aquí en el Cantábrico. No hay dos barcos iguales ni dos patrones parecidos, ni una única vara de medir. Cada uno es responsable de sus actos en la prevención de riesgos laborales.

Terranova no engaña a nadie, cuando alguien se embarca con destino a aquellas aguas en invierno sabe de sus aconteceres, y seguramente de sus emolumentos. La mar es una balanza de pros y contras, todos elegimos en función del equilibrio de los platillos, hacia dónde se incline nuestra actuación futura.

Que el patrón y su sobrino hayan sobrevivido no debiera ser causa de suspicacias, será más fácil para un esclarecimiento de la Comisión de Accidentes Marítimos, investigación que se lleva a cabo en todo buque accidentado de nuestro pabellón y que mucha gente solicita ahora desconocedora del protocolo de la Administración.

Es muy difícil incluso como profesionales ponerse en la piel de los familiares porque todos estamos sobre la misma mar, esa en la que elegimos vivir, no morir.

Artículos relacionados

Lo más popular