miércoles, junio 16, 2021
Inicio Investigación Un estudio resalta la alta vulnerabilidad del sector pesquero durante la pandemia

Un estudio resalta la alta vulnerabilidad del sector pesquero durante la pandemia

La pandemia de COVID-19 y los cierres posteriores están creando crisis económicas y de salud que amenazan la seguridad alimentaria y nutricional. El sector de los productos del mar proporciona importantes fuentes de empleo y nutrición, especialmente en los países de bajos ingresos, y está muy globalizado, lo que permite que las crisis se propaguen internacionalmente.

El equipo del experto Max Troell ha abarcado un marco de “ciclo de acción” de resiliencia para estudiar los primeros cinco meses de las interrupciones, los impactos y las respuestas relacionados con COVID-19 en el sector de los productos del mar. Al analizar los países de ingresos altos y bajos, encontraron que algunas cadenas de suministro, segmentos de mercado, empresas, actores a pequeña escala y la sociedad civil han mostrado signos iniciales de mayor resiliencia que otros.

La pandemia de COVID-19 y los cierres posteriores crean crisis económicas y de salud que amenazan la seguridad alimentaria y nutricional. El sector de los productos del mar proporciona importantes fuentes de empleo y nutrición, especialmente en los países de bajos ingresos, y está muy globalizado, lo que permite que las crisis se propaguen internacionalmente. Utilizamos un marco de “ciclo de acción” de resiliencia para estudiar los primeros cinco meses de las interrupciones, los impactos y las respuestas relacionados con COVID-19 en el sector de los productos del mar. Al analizar los países de ingresos altos y bajos, encontraron que algunas cadenas de suministro, segmentos de mercado, empresas, actores a pequeña escala y la sociedad civil han mostrado signos iniciales de mayor resiliencia que otros. Por ejemplo, las exportaciones de camarón ecuatoriano congelado y tilapia china se desviaron a mercados alternativos, mientras que las cadenas de suministro frescas y vivas se vieron más afectadas. COVID-19 también ha resaltado la vulnerabilidad de ciertos grupos que trabajan o dependen del sector pesquero. Discutimos el afrontamiento temprano y las respuestas adaptativas, combinadas con lecciones de choques pasados, que podrían considerarse al desarrollar la resiliencia en el sector.

El estudio destaca una caída en la producción pesquera en 2020 con relación a 2019 y así apunta que los cierres relacionados con COVID-19 disminuyeron los esfuerzos de pesca industrial en China, España, Francia e Italia entre un 40 % y un 50 % en el primer trimestre de 2020 en comparación con 2019. Además, se registraron reducciones en la pesca de atún del Pacífico debidas a cierres de puertos y a la falta de observadores pesqueros, “mientras que la pesca costera de subsistencia ha aumentado 28 %”, matiza.


El período de estudio fueron los primeros cinco meses de la pandemia, de enero a mayo de 2020. Interrupciones de COVID-19 en el sistema de productos del mar. Los datos publicados en noticias, medios de comunicación social, gobiernos y socios para el desarrollo brindan una imagen emergente de interrupciones o choques a múltiples etapas de las cadenas de suministro. Estas interrupciones provocaron una gama generalizable de impactos en diferentes subsectores, formas de productos, mercados y segmentos de consumidores. Los impactos de la pandemia se sintieron primero en China y entre sus socios comerciales, pero se extendieron rápidamente por todo el mundo. En algunos casos, las interrupciones ocurrieron simultáneamente en múltiples etapas de una cadena de suministro.

En otros casos, los impactos se propagaron como una ola de presión antes de los casos de COVID-19, causando impactos de segundo orden luego de cambios en el comercio. También se esperan impactos retrasados ​​causados ​​por una alta incertidumbre sobre la demanda futura o interrupciones en los insumos de producción que aún no se han realizado. Las interrupciones en algunas regiones o sectores se ven agravadas por factores estresantes existentes, como el cambio climático, los peligros naturales (temporada de ciclones en el Pacífico, temporada de langostas africanas), la gestión de recursos y la inestabilidad política o económica.


Interrupciones de la demanda

Los primeros impactos de la demanda se experimentaron en China a fines de enero y principios de febrero de 2020, ya que los bloqueos provocaron que el comercio nacional de productos del mar cayera precipitadamente y las especies de peces marinos de alto valor vendidas en restaurantes se vieron más afectadas que las carpas de cultivo de menor valor vendidas en puntos de venta minorista

Por ejemplo, las exportaciones de camarón ecuatoriano congelado y tilapia china se desviaron a mercados alternativos, mientras que las cadenas de suministro frescas y vivas se vieron más afectadas. El COVID-19 también ha resaltado la vulnerabilidad de ciertos grupos que trabajan o dependen del sector pesquero. Discute el equipo redactor sobre las acciones iniciales y las respuestas adaptativas, combinadas con lecciones de choques pasados, que podrían considerarse al desarrollar la resiliencia en el sector.

El período de estudio fueron los primeros cinco meses de la pandemia, de enero a mayo de 2020. Los datos publicados en noticias, medios de comunicación social, gobiernos y socios para el desarrollo brindaron una imagen emergente de interrupciones o choques a múltiples etapas de las cadenas de suministro . Estas interrupciones provocóuna gama generalizable de impactos en diferentes subsectores, formas de productos, mercados y segmentos de consumidores. Los impactos de la pandemia se sintieron primero en China y entre sus socios comerciales , pero se extendieron rápidamente por todo el mundo. En algunos casos, las interrupciones ocurrieron simultáneamente en múltiples etapas de una cadena de suministro. En otros casos, los impactos se propagaron como una ola de presión antes de los casos de COVID-19, causando impactos de segundo orden luego de cambios en el comercio.

También ocurrieron impactos retrasados ​​causados ​​por una alta incertidumbre sobre la demanda futura o interrupciones en los insumos de producción que aún no se han realizado. Las interrupciones en algunas regiones o sectores se vieron agravadas por factores estresantes existentes, como el cambio climático, los peligros naturales (temporada de ciclones en el Pacífico, temporada de langostas africanas), la gestión de recursos y la inestabilidad política o económica. Para ello analizaron las interrupciones específicas de la demanda, distribución, mano de obra y producción de productos del mar.


Los primeros impactos de la demanda se experimentaron en China a fines de enero y principios de febrero de 2020, ya que los bloqueos provocaron que el comercio nacional de productos del mar cayera precipitadamente y las especies de peces marinos de alto valor vendidas en restaurantes se vieron más afectadas que las carpas de cultivo de menor valor vendidas en puntos de venta minorista.

Artículos relacionados

Lo más popular