europa-azul.es
sábado, febrero 4, 2023
Inicio Investigación Un informe de AZTI evidencia que los tiburones tienen que ser gestionados...

Un informe de AZTI evidencia que los tiburones tienen que ser gestionados de forma proactiva como los atunes

El atún y los marlines son especies de gran tamaño que han sido durante mucho tiempo objeto de pesca, mientras que los tiburones, que también son peces de gran tamaño, han tendido a ser considerados como especies de captura incidental o no objetivo. Ahora un informe publicado en Science por MARIA JOSÉ JUAN JORDÁ , HILARIO MURUAHARITZ ARRIZABALAGA 6316GORKA MERINONATHAN PACOUREAU ,  NICHOLAS K. DULVY  evidencian que los tiburones deben contar con un refuerzo en la gestión.

El atún y los marlines son especies de gran tamaño que han sido durante mucho tiempo objeto de pesca, mientras que los tiburones, que también son peces de gran tamaño, han tendido a ser considerados como especies de captura incidental o no objetivo. Juan-Jorda et al. utilizaron un enfoque que monitoriza los cambios anuales en el estado de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza para estimar el estado de la población de estos tres grupos (véase la Perspectiva de Burgess y Becker). Después de casi tres décadas de declive, el atún y los peces picudos han empezado a recuperarse gracias a los enfoques proactivos de gestión de la pesca. Los tiburones, sin embargo, que han recibido mucha menos atención en materia de conservación, han seguido disminuyendo. Estos resultados refuerzan el valor de la conservación y la gestión y subrayan la necesidad de aplicar inmediatamente estos enfoques para los tiburones. -SNV
Resumen estructurado


Recientes evaluaciones de la biodiversidad muestran una pérdida sin precedentes de especies, ecosistemas y diversidad genética en tierra firme, pero sigue sin estar claro hasta qué punto pueden estar extendidos estos patrones en los océanos. Existe una necesidad urgente de desarrollar indicadores de vigilancia para seguir la salud de los ecosistemas en el ámbito marino, incluido el cambio del riesgo de extinción de las especies marinas. Estos indicadores permitirán evaluar el progreso hacia la consecución de los objetivos y compromisos globales establecidos por el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para detener e invertir la pérdida de biodiversidad marina.

Las pesquerías oceánicas altamente monitoreadas que comprenden a los icónicos atunes depredadores, peces picudos y tiburones brindan la oportunidad de apoyar el desarrollo de conjuntos vinculados de indicadores de presión y estado ecológico capaces de medir el progreso hacia los objetivos globales de biodiversidad y sostenibilidad. Ha obtenido AZTI un Índice de la Lista Roja (RLI) continuo, basado en las categorías y criterios de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), para hacer un seguimiento de los cambios anuales en el riesgo de extinción de los atunes, marlines y tiburones oceánicos durante los últimos 70 años, con el fin de evaluar la salud de la biodiversidad oceánica.

Además, mediante la evaluación de la sensibilidad y la capacidad de respuesta del RLI (indicador de estado) a la mortalidad por pesca (indicador de presión) y la evaluación de la alineación entre el estado más reciente de la Lista Roja y el estado de explotación pesquera de las poblaciones de atunes, peces picudos y tiburones, ofrecemos a los responsables de la toma de decisiones un sólido conjunto de indicadores de presión-estado vinculados para el seguimiento de la pérdida y la recuperación de la biodiversidad en los ecosistemas oceánicos.


Resultados


Descubrieron que, desde 1950, el riesgo de extinción global de los peces depredadores oceánicos ha empeorado continuamente como resultado de la creciente y excesiva presión pesquera, hasta que a finales de la década de 2000 las acciones de gestión redujeron la mortalidad por pesca, permitiendo la recuperación de los atunes y los peces picudos. Sin embargo, los tiburones siguen estando infra gestionados y su riesgo de extinción sigue aumentando. Nuestros hallazgos revelan un problema central y un desafío continuo en la gestión de las pesquerías oceánicas multigénero y multiespecíficas. Mientras que las especies objetivo se gestionan de forma cada vez más sostenible para garantizar el máximo rendimiento, las especies de tiburones funcionalmente importantes que se capturan de forma incidental en las mismas pesquerías siguen disminuyendo como resultado de unas acciones de gestión insuficientes. Además, nuestro estudio también conecta los cambios anuales en el riesgo de extinción global con los cambios en la mortalidad por pesca durante los últimos 70 años, demostrando cómo la trayectoria global de la RLI de los peces depredadores oceánicos es muy sensible y responde a la mortalidad por pesca.


Conclusiones

Aunque se ha conseguido detener la pérdida de biodiversidad mediante la recuperación de especies de atún y marlines de gran valor comercial, el siguiente reto es detener el declive de las especies de tiburones mediante el establecimiento de objetivos y metas claros de biodiversidad, así como la aplicación de medidas de conservación y gestión pesquera con base científica y de regulaciones del comercio internacional. A menos que se implemente urgentemente una jerarquía efectiva de acciones de gestión para reducir la mortalidad de los tiburones (y se adapte a la complejidad de cada pesquería y especie de tiburón), su riesgo de extinción seguirá aumentando. Además, demostramos una gran alineación y complementariedad entre el estado actual de la Lista Roja a nivel de población y el estado de explotación pesquera de los atunes, los marlines y los tiburones, cuando se aplica a la misma escala. Aunque no proponemos que la RLI se utilice para gestionar las poblaciones de peces, esta fuerte alineación elimina cualquier barrera técnica para el uso de la RLI por parte de los responsables políticos para el seguimiento de las metas del CDB y los ODS.

Después de casi tres décadas de declive, el atún y los peces picudos han empezado a recuperarse gracias a los enfoques proactivos de gestión de la pesca. Los tiburones, sin embargo, que han recibido mucha menos atención en materia de conservación, han seguido disminuyendo. Estos resultados refuerzan el valor de la conservación y la gestión y subrayan la necesidad de aplicar inmediatamente estos enfoques para los tiburones.

.


Artículos relacionados

Lo más popular