viernes, septiembre 17, 2021
Inicio noticias de pesca Comercialización Científicos, retailers, mayoristas y certificadoras se comprometen a trabajar por la sostenibilidad...

Científicos, retailers, mayoristas y certificadoras se comprometen a trabajar por la sostenibilidad del atún

La asociación Bermeo Tuna World Capital puso en marcha un evento virtual en el objetivo de debatir desde una perspectiva integral la sostenibilidad de la industria atunera. En la actualidad, se capturan 4,9 millones de toneladas de atunes al año en el mundo, con lo que, según las organizaciones regionales de pesca mundiales, se estaría pescando el 96% del rendimiento máximo sostenible. De seguir al mismo ritmo, en el futuro no se podría contar con margen para incrementar la pesca, pero los ponentes coincidían en que sólo dos especies padecen problemas, el rabil o atún de aleta amarilla, en el Indico y el patudo en el Atlántico que con una correcta explotación en base a los dictados científicos podrá alcanzar la explotación sostenible de las poblaciones de peces en condiciones económicas, medioambientales y sociales óptimas.


Durante el primer bloque, titulado “Situación mundial de los stock de atún”, Josu
Santiago, coordinador de Gestión Pesquera Sostenible de AZTI, dio a conocer los
niveles de explotación de las especies y perspectivas de cara a futuro, así como el rol
de las organizaciones encargadas de su gestión sostenible. Santiago mantuvo que “se ha avanzado mucho en la situación de los recursos, en los objetivos de cumplimiento. Hay un freno y límites que se está desarrollando para una correcta gestión del recurso. Es un recurso explotable y está en la optima gestión de sostenibilidad”. No obstante, Santiago apuntó que situación del atún aleta amarilla este año conoceremos mejor. El comité científico reconocía que existían errores. y vamos a ver cómo están las especies. Se están incorporando nuevos mecanismos de gestión que van a mejorar la predicción del estado del recurso. Un 86 por ciento de las capturas se realizan sobre stocks que están en situación saludable, un 9 por ciento padecen problemas y un 5 por ciento en situación muy desfavorable, pero que se están adoptando medidas muy importante. La ciencia ha obtenido gran relevancia en la gestión del atún”, dio cuenta Santiago.

Santiago aportó algunos datos como que “el 75 por ciento del atún capturado se va a la lata de conserva y un 60 por ciento de las capturas es listado, mientras que el 70 por ciento de la pesca se produce en el Océano Pacífico. Asimismo, el 70 por ciento de la pesca se realiza con cerco existiendo otros artes como el palangre, utilizado por flotas asiáticas, cebo vivo y cacea”. En esta situación, España ocupa el 7 lugar entre los países pesqueros y aporta el 5 por ciento de las capturas mundiales.

“El modelo de consumo choca con la situación problemáticas de algunas especies”

Para tratar sobre el dilema del consumo del atún y las decisiones cada vez más
responsables de los consumidores y estrategias de mercado, el segundo bloque
“Escenario y perspectivas del consumo y comercio del atún” contará con las
presentaciones de Mikel Ortiz, responsable de compras de Eroski, y Juan Corrales,
CEO de Tri Marine.

Mikel Ortiz apuntó que “queremos llevar a nuestros consumidores productos seguros y para ello tratamos de conocer la situación de las licencias, caladeros, que no tengan histamina, que consigan eliminación de grasas, sin sal, aditivos, productos modificados”. El atún es la especie más consumida en Europa, con 3 kilos de atún per capita al año, en España suma 2.16 kilos, más alto que la medida 0,8 mundial, lo que demuestra lo arraigado de este producto.

“Apostamos por el consumo responsable, productos locales, saludables, km 0, y también tenemos una escuela de alimentación de cara a llevar una alimentación más sana. Asimismo apuntó que el atún es la quinta proteína animal más consumida en términos per capita y en gasto total y a nivel de precio está en la media baja”

En cuanto al perfil del consumidor Andalucía, Levante y Centro son los mayores consumidores de listado. En atún claro, Levante, Andalucía y Barcelona y el bonito se centraliza en el País Vasco y Cantabria. El atún claro representa el 48 por ciento de las ventas , el 12 por ciento el listado y el 8 por ciento son de bonito, siendo en la vertiente de atún en aceite de oliva y en segundo lugar el girasol.

En cuanto a los aspectos positivos que se apuntaron está su carácter saludable, versátil, conveniencia, económico, cómodo y rápido. Los negativos están el estigma del mercurio, los conservantes, sal, usado como producto gancho, la percepción como producto commodity. Ortiz atisbó un problema grave con el modelo de consumo debido a que “tiene problemas de sostenibilidad porque el consumo se centraliza en atún claro y patudo, dos especies con muchos problemas con lo que se puede reducir mucho la oferta en un futuro”.

“El paté de atún para gatos se paga más que el humano”

Aportó datos como que EROSKI avanza en su compromiso con un modelo alimentario más sostenible y alcanza las 3.144 toneladas en sus compras de pescado con certificación de sostenibilidad. Del total, más de 1.880 toneladas corresponden a pescado certificado por Marine Stewardship Council (MSC) que garantiza su origen de caladeros sostenibles, y 820 toneladas a pescado de acuicultura con sello GGN (GLOBALG.A.P. Number). Además, destacan las 392 toneladas de bonito pescado a caña y otras 51 de pescado con certificado AENOR Atún de Pesca Responsable (APR) en sus compras de conservas. No obstante, especificó que “se paga más el paté de atún para gatos que el paté de atún para humanos con lo que algo estaremos haciendo mal”

EROSKI da así un paso más en la consolidación de su liderazgo en la comercialización de alimentos más responsables como base para una alimentación saludable y sostenible, pilar básico en su modelo comercial “contigo”. “La pesca con certificado de sostenibilidad está ganando espacio en nuestras pescaderías. Ofrecemos así garantías al consumidor de que el pescado fresco con ecoetiqueta que encuentra en nuestros mostradores procede de pesquerías y producciones sostenibles. En EROSKI trabajamos- decía Ortiz- para mejorar de manera permanente los estándares de sostenibibilidad ambiental y social de todos los procesos de la cadena de valor, desde el origen de la producción hasta las operaciones en tienda. El fomento de una alimentación más sostenible forma parte de nuestros 10 Compromisos en Salud y Sostenibilidad”señaló.

Transparencia para la certificación

En el tercer bloque “Certificaciones: Sostenibilidad medioambiental y social” se
abordaron las visiones de dos de las certificaciones más reconocidas del sector, MSC
y APR de AENOR, a cargo de dos de sus respectivos representantes: Alberto Martín,
Senior Fisheries Manager en MSC España y Portugal, y David Verano, director de
Industria Agroalimentaria y distribución en AENOR.

En esta dirección Martín dijo que “la transparencia es esencial en un proceso de evaluación de las poblaciones sostenibles de cara a analizar las pesquerías y los métodos de captura valorando la situación laboral de los trabajadores y el respeto a los impactos ambientales”. No obstante, para MSC Cada vez es más fácil para el consumidor poder elegir atún sostenible, según indican los últimos datos publicados por Marine Stewardship Council (MSC). Se estima que el número de productos de atún con sello MSC aumentará un 38% en 2020-21, a medida que crece el número de pesquerías de atún comprometidas con la sostenibilidad, casi un 30% de las capturas mundiales de atún tiene actualmente la certificación MSC.

Por su parte David Verano, director de Industria Agroalimentaria y distribución AENOR explicó que el cometido de esta entidad es la de “concienciar a los consumidores, tanto del retail como del foodservice, de la importancia de consumir atún pescado y elaborado con los estándares europeos de sostenibilidad y responsabilidad social”.


En último término, se hizo referencia a uno de los retos más comprometidos del sector en la ponencia “EU a la vanguardia del control de las pesquerías de atún”, de la mano de Borja Velasco, subdirector general de Vigilancia Pesquera y Lucha contra la Pesca Ilegal de la Secretaría General de Pesca en representación de España en la
Unión Europea. Velasco explicó la experiencia que está desarrollando la inspección española en Seychelles a raíz de la renovación del acuerdo pesquero de la UE con este pais. “En 2019 iniciamos con 4 inspectores y en el 2020 se transladaron 9, pero todo fue interrumpido por el Covid, tras realizar un esfuerzo importante”. En total la plantilla de inspectores asciende a los 160 inspectores, de los que 120 están en puertos, 19 en dependencias y 45 en servicios centrales. La inspección de atún rojo se ha centrado en Cádiz, Murcia y Tarragona. La presencia de la flota española se contabiliza con 11 barcos en el Atlántico, bajo la gestión de ICCAT; 14 barcos en IOTC Y 3 en el Pacífico. Asimismo describió las señales de actividad fuera de control, en donde se apreciaba descargas de terceros países procedentes de trasbordos, descargas superiores a las declaradas, incongruencia entre declaraciones y verificaciones. Recordó el colapso que sufrió el atún rojo, en 2008, y valoró positivamente las medidas de gestión adoptadas que han repercutido a que la especie se encuentre bajo criterios de sostenibilidad. No obstante, consideró frustrante el trabajo que se realiza en Seychelles en la verificación de capturas “cuando otras flotas como las de redes de enmalle campean a sus anchas”, pero apreció muy alentador que “entre el 70 al 80 por ciento de las pesquerías de túnidos estuvieran bajos criterios de sostenibilidad”

El rápido crecimiento del volumen de atún sostenible, impulsado por la demanda del consumidor, refleja el creciente apoyo del sector de la distribución y de la restauración al atún etiquetado de origen sostenible. Asegurar la sostenibilidad del sector es de especial importancia para España, primer país productor europeo y segundo mundial -después de Tailandia- de conservas de atún. Aún lo es más en Euskadi, donde la cadena de valor del sector atunero congelador factura 924 millones de euros y emplea a 3.100 personas.




El evento virtual supuso una oportunidad para comprender el papel fundamental del
atún dentro del desarrollo sostenible, la seguridad alimentaria, la economía, la
economía y el respeto a los DD.HH de las personas involucradas en su cadena de
valor. Las personas interesadas en participar en la ponencia se podrán registrar a
través de este enlace.

.

Para tratar sobre el dilema del consumo del atún y las decisiones cada vez más
responsables de los consumidores y estrategias de mercado, el segundo bloque
“Escenario y perspectivas del consumo y comercio del atún” contará con las
presentaciones de Mikel Ortiz, responsable de compras de Eroski, y Juan Corrales,
CEO de Tri Marine.


En el tercer bloque “Certificaciones: Sostenibilidad medioambiental y social” se
abordarán las visiones de dos de las certificaciones más reconocidas del sector, MSC
y APR de AENOR, a cargo de dos de sus respectivos representantes: Alberto Martín,
Senior Fisheries Manager en MSC España y Portugal, y David Verano, director de
Industria Agroalimentaria y distribución en AENOR.
En último término, se hizo referencia a uno de los retos más comprometidos del sector en la ponencia “EU a la vanguardia del control de las pesquerías de atún”, de la mano de Borja Velasco, subdirector general de Vigilancia Pesquera y Lucha contra la Pesca Ilegal de la Secretaría General de Pesca en representación de España en la
Unión Europea. En su intervención expuso las señales de actividad que están fuera de control y sobre la que se tratan de centrar los controles como las capturas de terceros países que son descargadas tras realizarse trasbordos, las que se realizan en cantidades superiores a las declaradas, o las denuncias que interpone la Comisión. El personal de inspección español asciende a 160 personas, de las que 120 están en todas las dependencias en las que se llevan a cabo labores de inspección y 40 en servicios generalesa.

Velasco dijo que en septiembre de 2019 comenzó la inspección española a acceder a Seychelles en calidad de espectador, pese a que se hicieron 4 verificaciones y en 2020 cuanto se renueva el acuerdo se consigue llevar a cabo la inspección en 7 ocasiones, pero todo interrumpido con el Covid-19


El evento virtual supuso una oportunidad para comprender el papel fundamental del
atún dentro del desarrollo sostenible, la seguridad alimentaria, la economía, y el respeto a los Derechos Humanos de las personas involucradas en su cadena de valor.

Artículos relacionados

Lo más popular