viernes, mayo 20, 2022
Inicio Sector Pesquero Seis países amenazan con desbaratar el avance del plan de recuperación del...

Seis países amenazan con desbaratar el avance del plan de recuperación del yellowfin


Seis países amenazan con desbaratar el avance del plan recuperación del atún de aleta amarilla, según han hecho ver responsables de OPAGAC. En esta dirección, se han conocido los datos de captura más recientes (2020) de los países objetantes al plan de recuperación (India, Irán, Indonesia, Madagascar, Omán y Somalia) y se asume que capturan los mismos volúmenes que en 2022. Sobre la base de esta suposición, estos países capturarían 144.784 millones de aleta amarilla en 2022 y la captura total potencial sería de 445.613 toneladas, mucho más alta que MSY, y la segunda captura de aleta amarilla más alta en el Océano Índico

El plan provisional de recuperación del atún de aleta amarilla de la Comisión del Atún del Océano Índico (CAOI) entró en vigor el 17 de diciembre de 2021. Para 24 países miembros, los límites de capturas asignados para 2022, recientemente publicados y diseñados para proteger la salud de la población a largo plazo, ya están en vigor. Sin embargo, para dichos seis países restantes que se opusieron al plan, no se aplican los límites de capturas más estrictos, lo que no sólo obstaculiza los progresos realizados por los delegados de la CAOI, sino que también pone en peligro toda la población.

La Alianza Mundial del Atún (GTA) es un grupo independiente de empresas de la cadena de suministro muy influyentes que luchan por un atún ambientalmente sostenible y socialmente responsable. Como colectivo de empresas de gran poder adquisitivo, los socios de la GTA se han comprometido a abordar la sobrepesca en sus cadenas de suministro de productos del mar. Tras una serie de objeciones al plan de recuperación provisional de la CAOI para el atún de aleta amarilla, la GTA está profundamente preocupada porque, a pesar de que acaba de entrar en vigor, el plan ya está abocado al fracaso.

La 25ª sesión de la CAOI tuvo lugar del 8 al 12 de junio de 2021. En esta reunión, los delegados acordaron un plan provisional de recuperación del atún de aleta amarilla sobreexplotado. La medida acordada establecía un límite total de capturas de 401.011 toneladas, justo por debajo del nivel máximo aconsejado por el propio comité científico de la CAOI.

El acuerdo fue muy disputado y la medida final fue un mosaico de concesiones, negociadas durante muchas horas de reuniones virtuales. A pesar de este esfuerzo, la medida sólo estaba pensada para aplicarse en 2022; estaba prevista una nueva evaluación de la población de rabiles, que se publicaría en octubre, y que serviría de base para un nuevo debate en 2022 que se aplicaría a partir de 2023.

Incluso con las concesiones negociadas, y el carácter provisional de la medida, seis países se opusieron formalmente, creando más incertidumbre en torno al futuro del rabil del Océano Índico más allá de los próximos 12 meses.

Lo primero que hay que señalar es lo absurdo de una situación en la que los países pueden optar por «no participar» en las medidas de gestión. Esto socava la capacidad de la OROP para cumplir su mandato y penaliza a los «buenos actores». Aunque la mayoría de los 24 países miembros de la CAOI se han comprometido a proteger la población de atún amarillo, sus esfuerzos se ven socavados por la negativa de los seis países restantes a hacer cualquier concesión.

Más concretamente, estas objeciones ponen en grave riesgo de fracaso el recién acordado plan provisional de recuperación del rabil. El consejo científico fue acordar una captura total inferior a las 403.000 toneladas (cMSY). El total de capturas de los países obligados por el nuevo plan de recuperación es de 300.829 toneladas, lo que es inferior al RMS (Tabla 1). Sin embargo, los países objetores no están incluidos en esta cifra.

La antigua medida sobre el rabil, la Resolución 19/01, sigue siendo vinculante para los países objetores: Indonesia, la República Islámica de Irán, Madagascar, Omán y Somalia. India también se opuso a esa resolución, por lo que la Resolución 18/01 sigue siendo vinculante para ellos.

¿Qué significa esto para sus límites de capturas?

Para dar una idea de las implicaciones de estas objeciones, se han determinado los datos de capturas más recientes (2020) de estos países objetores y se hasupuesto que capturarán lo mismo en 2022. Basándonos en esta suposición, estos países capturarían 144.784m de rabiles en 2022 y la captura total potencial sería de 445.613t – mucho más alta que el cMSY, y la segunda mayor captura de rabiles en el Océano Índico de la historia.

Por eso las objeciones son tan importantes. ¿Cómo se supone que nuestros socios van a cumplir sus compromisos de eliminar la sobrepesca si los intentos de dar prioridad a la salud a largo plazo de las poblaciones se encuentran constantemente con una falta de voluntad de cooperación?

La Alianza Mundial del Atún (GTA) es un grupo independiente de minoristas y empresas de la cadena de suministro de atún que se han comprometido a lograr una pesca de atún más transparente, socialmente responsable y ambientalmente sostenible. Con más de 10.000 tiendas en 21 países de cuatro continentes, utilizan su poder de compra colectivo para influir en las políticas establecidas por las Organizaciones Regionales de Ordenación Pesquera del Atún (OROP).

La Comisión del Atún para el Océano Índico (CAOI) es una organización intergubernamental responsable de la gestión del atún y especies afines en el Océano Índico. Es una de las cinco Organizaciones Regionales de Ordenación Pesquera (OROP) de túnidos.

Artículos relacionados

Lo más popular