Internacional

Preocupación mundial por la influencia que causará el coronavirus sobre las exportaciones pesqueras

Los principales destinos de las exportaciones pesqueras del mercado internacional son países afectados por el virus donde el año pasado fueron adquiridos más de mil millones de dólares. Y de este lado, una posible cuarentena pone en vilo paritarias para tripulantes y obreros en tierra. Sólo Argentina con sus ventas a China, España, Italia y Estados Unidos llegan casi a los 1100 millones de dólares. En el 2019 fueron 1863 millones de dólares.
Todo los sectores pesqueros están mirando más la evolución de los contagios en Europa y Estados Unidos en tanto China parece ir recobrando normalidad.

El coronavirus parece una gran ola que avanza de derecha a izquierda del planisferio sembrando círculos rojos de tamaño diverso. Todos los empresarios están con un ojo mirando las consecuencias que generará en los mercados de destino, y con el otro, anticipando lo que puede ocurrir en los frigoríficos de procesamiento de pescados y mariscos.

La industria tiene una ventaja. La mayoría de las cámaras de frío están bastante llenas stock, principalmente de langostino, como para hacer frente a una cuarentena si la situación así lo obliga. Más allá que a nadie le gustará pagar salarios con fábricas vacías, luego puede haber compensaciones y beneficios fiscales que compensen el esfuerzo y sacrificio.

Así también en Argentina hablan de abrir vedas al norte para pescar langostino ante las restricciones que se abaten. A qué velocidad se recupera China de la pandemia parece clave para determinar la demanda del marisco salvaje y austral. No es que la mayoria de los chinos esten acostumbrados a comer langostino sino que es un producto más selecto, vinculado al turismo y la hotelería, sectores que tardarán un poco más en reacomodarse tras la tragedia.

Otras empresas con intereses en España, como Iberconsa y Conarpesa, tienen puestos en la península ibérica los dos ojos. A Conarpesa le devolvieron un par de contenedores que llegaron a Europa en el pico de la crisis. Ahora frenó la campaña de la flota de Rawson dos semanas antes de lo previsto. Buenas señales para que el precio del langostino no acelere la caída ante la excesiva oferta y el menor nivel de ventas.

El futuro de Europa por ahora parece más sombrío. Bajo el pico de la ola del coronavirus nadie piensa en comer pescados y mariscos. Aunque la evolución del virus no es la única preocupación en Mar del Plata donde muchos no venden ni merluza ni langostino.

También la crisis del petróleo golpea de manera colateral a un par de eslabones de la industria pesquera. Fundamentalmente la atada a la pesquería de corvina, en Mar del Plata y General Lavalle, en Bahía de Samborombon.

Países como Nigeria, Camerún y Angola, además de China, son los principales compradores de corvina entera que se pesca en aguas del Río de la Plata. Los países africanos compran siempre y cuando le ingresen dólares por sus exportaciones petroleras. Con el crudo en el piso, los exportadores de corvina tendrán que buscar otros mercados.

Francia

Los armadores y profesionales de las asociaciones más importantes de Francia se han unido para tratar de paliar los efectos del coronavirus. Organizaciones de la pesca y productos del mar, acuicultura y comercialización enviaron una carta conjunta al Ministro de Agricultura y Alimentación a cargo, Didier Guillaume, para llamar su atención sobre los efectos. de la crisis del coronavirus en sus sectores.

En esta carta, firmada en nombre de todos los directores y gerentes generales por Hubert Carré, director general del CNPMEM, el Comité Nacional de Pesca Marina, Cooperación Marítima, el Comité Nacional de Mariscos (CNC), la Unión de Armadores de pesquería francesa (UAPF), el Comité Interprofesional de Acuicultura (Cipa) y la Union du mareyage français expresan las preocupaciones de sus miembros.

Esta crisis «comienza a afectar a todos los sectores, especialmente porque otros eventos, climáticos como la salud, ya han alterado en gran medida la actividad de los profesionales este invierno», al que se unen las repetidas tormentas para pescadores. Existe un fuerte temor de que el cierre de muchos mercados de exportación (China, Italia y España), junto con el regreso de las mareas de los buques de aguas profundas, provoque un colapso del mercado, como ya es el caso del depósito Canal o en las subastas de Occitania.

Ayuda con paradas temporales

Por lo tanto, las organizaciones firmantes solicitan al Ministro que las medidas de asistencia anunciadas por el gobierno «estén disponibles para las empresas y cooperativas del sector acuático «. Han recibido garantías, verbales por el momento, del ministro Didier Guillaume de que se tendrán en cuenta características específicas.

El comité regional de pesca de Bretaña, por su parte, está presionando para la adopción de un sistema de ayuda temporal de paralización, similar al que se había previsto el año pasado en caso de un Brexit duro. El uso del trabajo a corto plazo, que se utilizó por última vez en 2014, después de una serie de episodios de mal tiempo, resultó ser poco adecuado para los aspectos específicos de la pesca, y pocos armadores pudieron ser compensados ​​en este contexto. . El CRPM ha intervenido en esta dirección con el Departamento de Pesca.

Leave a Reply

3221   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios