Internacional

Pescadores de EE.UU piden ayudas para hacer frente la crisis del coronaviruos

Los pescadores comerciales en los EE. UU buscan sobrevivir ante la crisis del coronavirus y están dispuestos a hacer frente desafíos en los últimos años para hacer frente a una industria cada vez más globalizada y regulada, y luchan por encontrar y mantener sus clientes.»Esto no tiene precedentes. Esta es la mayor crisis que ha afectado a la industria pesquera, nunca hay dudas al respecto», dijo a NPR Noah Oppenheim, director ejecutivo de la Federación de Asociaciones de Pescadores de la Costa del Pacífico en una entrevista telefónica a NPR. La federación es una asociación comercial que representa a los pescadores comerciales a lo largo de la costa oeste.

El martes, los líderes de la industria pesquera, procesadores y pescadores enviaron una carta a los líderes de la Cámara y el Senado solicitando 4 mil millones de dólares en ayuda para la industria. El cierre de restaurantes debido a la pandemia de coronavirus ha afectado particularmente a los pescadores comerciales.

Se estima que entre el 50% y el 60% de los mariscos silvestres capturados en los EE. UU se exportan, dice Oppenheim. Esos mercados internacionales han caído. «De los mariscos que no se exportan», dice que «alrededor del 80% se vende a restaurantes». El representante pesquero afirma que «ambos sectores de la economía pesquera son en gran medida no funcionales en este momento, por lo que tendremos que compensar aproximadamente el 90% de nuestros mercados … a través de nuevas líneas de suministro o nuevos conjuntos de clientes».

Jerid Rold, un pescador en Moss Landing, California, le dice a NPR que ha estado sin trabajo durante un mes, desde que Corea del Sur dejó de tomar importaciones de pez bruja. Además de perjudicar las ganancias, los precios del cangrejo Dungeness en la costa oeste han caído de hasta $ 7 la libra a $ 2, dice Oppenheim.

En California, «no hay compradores comprando productos en el puerto allí. No se puede sacar el cangrejo Dungeness de la bahía de Humboldt», dice Oppenheim. «En realidad, es extraordinario cuán similares se están produciendo estos impactos en todo el país. Son palpables, profundos y severos».

En la costa del Atlántico Norte, Sam Rosen, un pescador de langosta de 30 años con sede en Vinalhaven, Maine, dice que él y otros están «vendiendo langosta por cantidades por las que no deberían venderse».

Su ha cotización ha sido cerca de $ 2.50 por libra, en comparación con los usuales $ 10 por libra en esta época del año, dice Rosen.

«Definitivamente es un shock para el sistema», dice Rosen. «Este es un territorio inexplorado en este momento. No creo que nadie pensara que iba a ser tan malo como se está poniendo».

Si no se proporciona ayuda a los pescadores pronto, «creo que podríamos ver a cientos o miles de pescadores abandonar la industria en todo el país», dice Oppenheim.

Leave a Reply

3339   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios