martes, mayo 24, 2022
Inicio Europa Los pescadores ponen el grito en el cielo con el aumento del...

Los pescadores ponen el grito en el cielo con el aumento del gasóleo

Los pescadores ponen la voz en el cielo ante el nivel que ha adoptado el gasóleo pesquero. El aumento de los precios de los combustibles está agudizando la ya antigua crisis del sector. La pesca es el sector de la UE que más impuestos energéticos paga por término medio después del transporte por carretera, tal y como destaca un reciente estudio de la propia Comisión Europea. ¿Y qué hace Bruselas? Por un lado, propone una estrategia, Fit for 55, que de hecho corre el riesgo de aumentar aún más los precios para los pescadores.

Por otro, persigue una doble pinza, la del Reglamento de Control y la del acto delegado sobre el Feampa, que tendría como efecto excluir de los fondos de la UE incluso a los pescadores que cometen infracciones menores, a menudo debidas a meros errores burocráticos. Si a esto le añadimos las medidas restrictivas de la CGPM que la Comisión sigue avalando, pasando por encima del Parlamento Europeo, el panorama para el sector es desolador. Por eso el malestar de los pescadores no tiene término y encima a pocos días de iniciarse la campaña de verdel o xarda a la que seguirá después la anchoa y el bonito.

Según estimaciones de la patronal Cepesca, el precio del gasóleo pesquero se disparó en 2021 un 104,5% y, en lo que llevamos de 2022, ya se ha encarecido un 43,2%. Para las empresas pesqueras el combustible de las embarcaciones representa el 40% de los costes de actividad. A todo lo anterior se suma una amenaza aún más inquietante: el proyecto de directiva de la Comisión Europea para implantar un gravamen a este tipo de gasóleo.

En concreto, la idea de Bruselas prevé establecer una tasa de 3 euros por cada 100 litros de combustible a partir de 2023.

Por ejemplo, desde la patronal europea Europêche, ponen el ejemplo de un barco medio de 100.000 litros que con este gravamen cada vez que llene su depósito pagará 3.000 euros extra cuando en la actualidad están exentos de pagar impuestos.

Además, desde Cepesca, su secretario general Javier Garat ha apuntado también hacia el debate que se está produciendo en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para gravar este tipo de combustibles y advertido de que las consecuencias impactarán también «en los costes de la energía de las plantas de procesado». Lo que, ha añadido Garat, se sumará al aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social y de los costes de los insumos, así como de toda la logística. «Estamos en una coyuntura económica peor que la de hace dos años», ha concluido el representante de la patronal pesquera en conversación con ABC.

En otro orden de cosas, la patronal pesquera ha decidido constituir una Asociación de Organizaciones de Productores Pesqueros (AOP) de ámbito nacional con la que se persigue aprovechar al máximo las ventajas que ofrece la Unión Europea a través de estas asociaciones; así como mejorar la comercialización y comunicación alrededor de los productos pesqueros.

El ‘modesto’ maná europeo

En concreto, el sector ha mantenido hoy una reunión con la secretaria general de Pesca Alicia Villauriz para tratar sobre diferentes temas como la participación de los armadores en el reciente Perte Agroalimentario. Al que durante este año se sumarán, según fuentes del sector, otros dos: uno dirigido a la ‘Economía Azul’ y otro Naval. Sobre el Perte aprobado esta semana, con un presupuesto de 1002,91 millones de euros, Garat ha reconocido que aún les falta información y destacado la modestia de las cifras manejadas aunque ha añadido que «próximamente» habrá reuniones específicas. En todo caso, confían en poder acceder a las ayudas orientadas hacia el fortalecimiento de la industria agroalimentaria (400 millones), la digitalización (454,35 millones) y la inversión en I+D+I (148,56 millones).

En cualquier caso, al contrario que otros sectores, al pesquero ya le ha caído una ración ‘modesta’ del nuevo ‘maná’ europeo: hasta la actualidad nueve millones de euros, al menos (España un total de 140.000 millones hasta 2026). El también presidente de la patronal europea Europêche ha apuntado que el dinero ya está empezando a llegar. El Consejo de Ministros ha dado luz verde desde el pasado verano a ayudas por un millón de euros para financiar proyectos de investigación para el desarrollo tecnológico y la innovación en la cadena de comercialización pesquera; así como a subvenciones de hasta dos millones de euros hasta 2023 orientados para fomentar la modernización y sostenibilidad de la pesca y la acuicultura (formación, igualdad de género, innovación en salud laboral, etc).

Además de la convocatoria de un paquete de subvenciones a la digitalización para el sector pesquero por un montante total de 3,9 millones de euros distribuidas en tres líneas de ayudas: una para adquirir e instalar tecnología de seguimiento electrónico remoto, para la adquisición de dispositivos para comunicación de capturas y desembarques, así como para fomentar la modernización del modelo productivo (comercialización, actividad extractiva, etc…).

Artículos relacionados

Lo más popular