europa-azul.es
sábado, febrero 4, 2023
Inicio Sector Pesquero Noruega y Rusia alcanzan un acuerdo pesquero en la cuotas para 2023

Noruega y Rusia alcanzan un acuerdo pesquero en la cuotas para 2023



Las autoridades rusas y noruegas han vuelto a acordar un dictamen conjunto sobre las cuotas para la pesca del próximo año en el Mar de Barents. Al mismo tiempo, Rusia advierte de que podría anular el acuerdo de pesca para 2023 si Noruega prohibiera el acceso de los buques pesqueros rusos a los puertos de Kirkenes, Båtsfjord y Tromsø.
Tras las negociaciones digitales, las autoridades noruegas y rusas han fijado las cuotas de pesca del próximo año en el Mar de Barents. Sin embargo, el acuerdo puede ser suspendido por Rusia si Noruega endurece aún más su prohibición portuaria.


Sobre la base del asesoramiento en materia de cuotas del grupo de investigación noruego-ruso para las poblaciones de peces del Mar de Barents, Noruega y Rusia han negociado un acuerdo de pesca para 2023. Así lo anunció el Ministerio noruego de Comercio, Industria y Pesca en un comunicado de prensa el martes por la tarde.

«Es bueno que hayamos llegado a un acuerdo de pesca con Rusia, a pesar de encontrarnos en una situación extraordinaria. El acuerdo asegura una gestión marina en el Alto Norte que es a la vez sostenible y a largo plazo. Así cuidamos la mayor población de bacalao del mundo y las demás especies del mar de Barents, afirma el ministro noruego de Pesca y Política Oceánica, Bjørnar Skjæran (Trabajo).

Al mismo tiempo, las autoridades rusas han anunciado que este acuerdo puede quedar en suspenso si Noruega endurece aún más su prohibición portuaria para los buques pesqueros rusos. A esto se refiere el citado comunicado de prensa.

La cooperación pesquera y la prohibición portuaria


Cuando se introdujo la prohibición portuaria esta primavera, el gobierno hizo una excepción para los buques pesqueros rusos, con especial referencia a la cooperación pesquera con Rusia. Tras las nuevas restricciones, los buques pesqueros rusos sólo podrán atracar en los puertos noruegos de Kirkenes, Båtsfjord y Tromsø, y serán controlados a su llegada.

«Noruega ha cooperado con Rusia en materia de pesca durante casi 50 años, incluso durante la Guerra Fría. Tenemos la importante responsabilidad de garantizar una gestión adecuada de las poblaciones de peces que compartimos (…) y dependemos del funcionamiento de la cooperación pesquera con Rusia para lograrlo. Por lo tanto, la exención para los buques pesqueros rusos se mantiene, pero se reduce», dijo Skjæran cuando el gobierno anunció la restricción.

Noruega participa en el régimen de sanciones contra Rusia y controla que éstas se cumplan, mientras que el gobierno protege simultáneamente la gestión sostenible de la pesca, escribe el Ministerio de Comercio, Industria y Pesca en el mencionado comunicado de prensa.

Recientemente, se ha producido un debate en el norte de Noruega sobre la prohibición portuaria. El jefe de la policía de Finnmark subraya que la amenaza de los servicios de inteligencia también se aplica a estos puertos, mientras que varios líderes comunitarios de los condados de Troms y Finnmark, en el norte de Noruega, destacan la importancia de los lugares de trabajo y la cooperación pesquera.

Menor cuota de bacalao


La cuota total de bacalao del Ártico Nororiental para el próximo año en el Mar de Barents está fijada en 566.784 toneladas, lo que supone un 20% menos que para 2022, y la más baja desde 2009.

Esto coincide con el consejo del grupo de investigación noruego-ruso. Su consejo se enmarca en una norma administrativa que establece que la cuota no puede reducirse en más de un 20 por ciento precisamente.

«La población de bacalao está disminuyendo, pero probablemente se estabilizará si se sigue el consejo», dijo en septiembre Bjarte Bogstad, responsable de la población de bacalao del Ártico Nororiental en el Instituto Noruego de Investigación Marina (IMR).

En marzo, Rusia fue excluida del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM), que normalmente emite dictámenes sobre las cuotas de la población de bacalao, entre otras, bajo gestión conjunta noruego-rusa. Por ello, el dictamen sobre las cuotas de este año ha sido elaborado por un grupo de investigación bilateral del IMR y el Instituto Federal de Investigación Pesquera y Oceanográfica de Rusia (VNIRO).

La mencionada cuota total de capturas de bacalao se distribuye entre Noruega, Rusia y terceros países según las mismas pautas que en años anteriores. La cuota noruega para 2023 será de 260 782 toneladas.

Orientado a la investigación


El asesoramiento sobre la cuota de los investigadores para el eglefino del Ártico nororiental y la gallineta nórdica se ha mantenido aproximadamente en los mismos niveles que el año pasado, con pequeñas reducciones. Las autoridades noruegas y rusas también han seguido estas recomendaciones.

La cuota total de eglefino en 2023 está fijada en 170 067 toneladas, lo que supone una disminución del 5% respecto a la cuota de este año. La cuota de Noruega será de 84 177 toneladas.
La cuota total de gallineta nórdica se ha fijado en 66 779 toneladas para el próximo año, lo que corresponde a una reducción de 431 toneladas respecto a este año. Los noruegos

Artículos relacionados

Lo más popular