europa-azul.es
miércoles, febrero 21, 2024
Inicio Sector Pesquero El nivel de biomasa de calamar en Malvinas es el más bajo...

El nivel de biomasa de calamar en Malvinas es el más bajo desde el 2008

Malvinas y la industria de pesca acordaron cierre anticipado de calamar por nivel crítico de biomasa

La decisión de cerrar la campaña se tomó luego que informes científicos expusieron un nivel de biomasa de invierno más bajo desde el 2008, algo así como un total de 19,859 toneladas.

Las empresas pesqueras por su parte anunciaron que intentarán recuperar un reembolso del costo de las licencias, pero un integrante de la Asamblea Legislativa de las Falklands indició que esa posibilidad era poco probable.

En una declaración conjunta de la Asociación de Empresas Pesqueras de las Falklands, FIFCA, y el Departamento de Pesquerías de las Islas Falkland se explicó que FIDF había realizado una evaluación de invierno para la Licencia X del Loligo, trabando conjuntamente con las empresas pesqueras locales.

Sin embargo y a pesar que la industria de pesca estuvo de acuerdo con las razones de la clausura más temprana, esto tendrá un significativo impacto sobre el sector de pesca en meses posteriores y hasta posiblemente en años por venir.

La pérdida del 25% del esfuerzo de pesca en cualquier año calendario o del 50% en la segunda campaña como en este caso, será un golpe muy fuerte, y que suceda en la pesquería más importante de las Islas, es aún más significativo sostuvo James Bates, Secretario Ejecutivo de FIFCA.

Esta situación combinada con otros factores tales como los elevados costos del combustible, niveles de inflación en la cadena de provisión no experimentados por décadas y las elevadas tasas de interés del dinero, sumados a un medio ambiente que ya se venía presentando desafiante, justamente cuando algo así como el 20% de la flota del Loligo está actualmente, o estaba, en miras de una renovación a un costo de inversión capital de más £100m, resulta por demás agobiante.

Bates agregó que cuando se suman estos factores, es muy probable que en 2023 se experimente una caída fuerte en las ganancias y en los pagos impositivos del sector, y que FIFCA “ya estaba conversando con nuestra membresía para mejor comprender este escenario”.

“Una vez que hagamos esto, vamos a intentar un mayor involucramiento con el gobierno de las Islas, en nombre de la Asociación para encarar lo que pueda acordarse en materia de reembolso de las licencias de pesca por la pérdida de este período de pesca y capturas”.

Pero la legisladora electa MLA Teslyn Barkman dijo, “los reembolsos por razones de conservación no tienen fundamento estatutario en cuanto a las pesquerías bajo el sistema de ITQ. En las última ocasiones que hubo cierres anticipados de zafras por razones de conservación de las pesquerías no hubo reembolso alguno. Los integrantes de la Asamblea Legislativa no han estado involucrados en discusiones sobre el asunto”.

Un poco de historia indica que en julio 2016 cuando la zafra de pesca, con las capturas regularmente monitoreadas por empresas locales y el equipo científico del FIFD, las capturas al inicio mostraron una declinación consistente en la estimada biomasa disponible. El 22 de agosto, la FIFD emitió un aviso de siete días a todos los pesqueros en que se pronosticaba que la biomasa caería por debajo del nivel de conservación de unas 10,000 toneladas, y que como resultado de ello la temporada se cerraría tan temprano, es decir el 29 de agosto.

Según la FIFCA y el FIFD, junto a la notificación a los pesqueros, se celebró una reunión con las compañías y comenzaron los informes diarios sobre la situación. Los estimativos de la biomasa continuaban a caer, resultando en el cierre, “para mantener la vara de conservación dentro de la pesquería del Loligo, asegurando por lo tanto la futura sostenibilidad de la pesquería.”

El FIDF, trabajando en asociación con la industria de pesca va a emprender un estudiocientífico de 14 días tras el final de la zafra para monitorear niveles de stocks y juntar más información sobre la pesquería se afirmó en el comunicado conjunto.

Continúa al respecto, “situaciones similares también se experimentaron en 2015 y 2019 y el enfoque de colaboración entre la FIDF y la industria de pesca ayudará a entender que factores influencian tanto los niveles de biomasa como la propia distribución del calamar en la pesquería”

Artículos relacionados

Lo más popular