martes, mayo 24, 2022
Inicio Europa Pese a sextuplicarse los espacios Natura 2000, las ONGs piden medidas de...

Pese a sextuplicarse los espacios Natura 2000, las ONGs piden medidas de protección más eficaces


A pesar de que en los últimos 20 años se ha sextuplicado la superficie marina cubierta por los espacios Natura 2000, la mayoría de las especies y hábitats marinos amenazados siguen en un estado de conservación deficiente. Las ONG reclaman medidas de protección eficaces y la prohibición de la pesca de arrastre en toda la UE.


Mientras la Unión Europea (UE) celebra en Estrasburgo el 30º aniversario de la red Natura 2000 de áreas protegidas, las ONG señalan la laxitud de los países de la UE en la aplicación de las leyes comunitarias sobre la naturaleza. Su complacencia con respecto a las técnicas de pesca destructivas generalizadas está provocando un dramático deterioro de los hábitats marinos y de las especies en peligro de extinción. Las ONG piden que se restablezca rápidamente el equilibrio y se prohíba la pesca de arrastre de fondo en las zonas marinas protegidas europeas, para proteger realmente la biodiversidad y las especies oceánicas más preciadas y amenazadas.

Los Estados miembros de la UE se han lanzado a una carrera por designar nuevas áreas protegidas a costa de poner en marcha medidas de gestión adecuadas. En los últimos 20 años, aunque la superficie total de las zonas marinas protegidas en Europa se ha multiplicado por seis, el 57% de los hábitats del Atlántico y el 75% y el 40% de las especies del Báltico y el Mediterráneo, respectivamente, siguen en mal estado de conservación.

Vera Coelho, Directora de Incidencia Política de Oceana Europa, declaró: «Ahora que celebramos 30 años de legislación europea pionera en materia de naturaleza, no nos dejemos engañar por los porcentajes, sino afrontemos la realidad de que la protección marina en Europa carece en su mayor parte de sentido. La mayoría de los espacios Natura 2000 en el mar son sólo líneas en un mapa y los métodos de pesca más peligrosos, como la pesca de arrastre de fondo, siguen estando permitidos. Uno se pregunta por qué estos lugares se llaman áreas marinas protegidas, dada la falta de protección efectiva».

Según Marc-Philip Buckhout, responsable de política marina de Seas At Risk: «30 años después de la creación de la red Natura 2000, la pesca de arrastre de fondo se sigue practicando en el 86% de la superficie protegida de los hábitats de fondo, lo que dificulta su conservación y restauración. Prohibir la pesca de arrastre de fondo en las zonas marinas protegidas frenaría la pérdida de biodiversidad y mejoraría el papel del océano en la mitigación del cambio climático, con beneficios socioeconómicos netos».

Las ONG piden a los Estados miembros de la UE que prohíban las formas más destructivas de pesca en todas las áreas marinas protegidas (AMP) existentes y que se centren en la creación de nuevas áreas estrictamente protegidas, con el fin de alcanzar el objetivo de la UE de un 10% de protección fuerte (frente a menos del 0,1% actual). Las AMP estrictamente protegidas, que son zonas de exclusión de toda actividad extractiva y destructiva, son nuestros mejores aliados para restaurar rápida y eficazmente la biodiversidad marina y la resistencia climática del océano.

La legislación de Natura 2000 contiene, paradójicamente, disposiciones estrictas para evaluar y restringir las actividades perjudiciales para los objetivos ecológicos de las AMP, con, por ejemplo, una norma de «no deterioro» para evitar los daños de cualquier actividad en curso en un lugar, que se aplica desde el primer día de su designación.

Sin embargo, durante años, la aplicación de la legislación por parte de los Estados miembros de la UE ha sido defectuosa e incoherente [2], sobre todo porque a menudo han eximido a las actividades pesqueras de cualquier evaluación de impacto ambiental dentro de las AMP. La Comisión Europea también ha hecho la vista gorda durante demasiado tiempo, permitiendo a los Estados miembros incumplir la ley hasta el punto de aceptar bajos niveles de protección en los espacios Natura 2000.

Para Elodie Martinie-Cousty, responsable de la red de Océanos, Mares y Costas de France Nature Environnement: «Aunque Francia se felicitó por haber alcanzado el 33% de protección de las zonas marítimas nacionales en la Cumbre «One Ocean», sólo el 4% de las zonas marinas protegidas cuentan actualmente con una fuerte protección, frente al objetivo del 10% que debía alcanzarse en 2022. El 29% restante está muy mal protegido y sufre las consecuencias de la sobrepesca y las técnicas de pesca destructivas, que no han sido objeto de ninguna evaluación de impacto previa desde hace 30 años, a pesar de la normativa».

Artículos relacionados

Lo más popular