Noticia general

La flota canaria teme por su futuro por las restricciones en la pesca de patudo

La flota atunera artesanal de la isla denuncia que el pasado 31 de julio la Secretaría General de Pesca, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, anunció, que desde el día 2 de agosto a las 00:00 horas se llevaría a cabo el cierre precautorio de la pesquería de patudo (tuna en Canarias), en aguas del Atlántico, para la flota de atuneros cañeros canarios y la flota canaria artesanal, por quedar menos del 10 por ciento de la cuota asignada, y hasta que se haga un recuento de todas las capturas realizadas para comprobar si se ha alcanzado o no la cuota total y, en caso de quedar cuota aún sin capturar, volver a reabrir la pesquería para consumir lo que quede pendiente

El sector se queja de que la flota atunera cañera de Lanzarote, al igual que el resto de atuneros cañeros de Canarias, lleva dos semanas parada sin saber si va a poder continuar o no pescando lo que queda de año, y si va a poder soportar la situación mientras se mantienen invariables los gastos del personal, víveres, combustible y otros.

El sector señala que ha enviado escritos a la Administración solicitando información sobre la cuota que resta por capturar para los atuneros de las islas, sin recibir respuesta hace quince días y desde entonces están parados, e incluso han tenido que soltar machas de pescado ya formadas bajo los barcos, a la espera de saber si pueden seguir pescando.

El sector también denuncia que este es el tercer año consecutivo que, debido al recorte de la cuota asignada, ha tenido que amarrar antes de tiempo. Este año sólo han podido estar faenando cinco meses (de marzo a agosto), teniendo que estar amarrado los otros siete meses del año, por lo que no hay empresa que aguante estar más de medio año sin poder trabajar.

Sin paro ni ayudas

También explican que si finalmente se ordena el amarre definitivo por este año, muchos trabajadores no van a tener derecho al subsidio por desempleo o a ayudas. «Por ello, el personal se irá a buscar trabajo en otros sectores porque nadie aguanta en una empresa que sólo trabaje cinco meses al año. Lo mismo ocurre con los trabajadores de Optuna, la empresa de tierra que se dedica al procesado del atún.

«Todo esto, sin contar con que durante el estado de alarma la flota no amarró, por ser la pesca actividad esencial de la cadena alimentaria, con el riesgos a la caída de las ventas y los precios », explican los portavoces del sector, y añaden que «todo es consecuencia de los recortes de la cuota asignada a España en el reparto desigual de la misma, beneficiando a la flota cerquera en detrimento de la canaria, y a que la Administración, en contra de nuestras peticiones, no permitió el reparto de cuota asignada a la flota cañera canaria por buque», sino la pesca llamada olímpica, (cada cual captura lo que puede) que perjudica a los atuneros, respecto a los barcos pequeños, que pueden dedicar el resto del año a otras especies, mientras que los atuneros se quedan parados.

Un sector que crea más de 300 empleos directos e indirectos

Tanto desde la Cofradía de Pescadores de San Ginés, como desde los propios armadores de la flota atunera artesanal cañera, se traslada la denuncia del varapalo que supone para el sector la actual política pesquera, con tres paradas obligadas de la pesca en tres años, y el impacto, no solo en las rentas, para un sector clave en las islas, cuando peor le va al turismo, sino por el impacto sobre el empleo, que da trabajo a unos 300 familias entre empleo directo e indirecto.

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

    Search

    SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

    ¿No estas suscrito a Europa Azul?

    La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

    ¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

    Revistas

    Revistas

    DIRECTORIOS

    DIRECTORIOS