europa-azul.es
lunes, abril 22, 2024
Inicio noticias de pesca Comercialización El Ayuntamiento de Isla Cristina pretende que el pescado autóctono esté en...

El Ayuntamiento de Isla Cristina pretende que el pescado autóctono esté en los menús de restaurantes, que dicen haber reducido su rentabilidad.

«Siempre bueno, siempre fresco. Del mar a la mesa». Es el lema de unas curiosas jornadas que pretenden que el pescado de la lonja con mayor volumen de ventas de Andalucía, la de Isla Cristina, siga presente en los menús de restaurantes, muy golpeados por su encarecimiento. 

Todo un ejercicio de seducción que se desarrollará el lunes y martes en la antigua fábrica de conservas Mirabent. La premisa es simple: cocina en vivo a cargo del gastronómico Daniel del Toro para hosteleros y estudiantes de hostelería de la Escuela de Islantilla y el Centro de Formación Profesional (CEFO) de Islantilla. 

Todo se hará con pescado de la lonja de Isla Cristina, la mayor en volumen de ventas de Andalucía. En 2022 esta lonja vendió 11,5 millones de kilos de pescado, por valor de 37,4 millones de euros.

Se busca que el pescado autóctono esté presente en los menús que se preparan en el municipio «y sea conocido por profesionales y estudiantes del sector de la hostelería», señalan desde el Ayuntamiento de Isla Cristina, promotor de la iniciativa.

El pescado de lonja, agregan, «es uno de los referentes gastronómicos de Isla Cristina, la seña de identidad de la localidad en lo referente a cocina».

Nadie parece discrepar de ello en el sector de la hostelería, donde no obstante subrayan cómo su encarecimiento por la inflación ha golpeado sus cuentas de resultados.

«Salmonitos chiquititos a 17 o 18 euros el kilo, salmonete grande a cerca de 27 euros el kilo, el atún rojo a 40 euros y la gamba de Huelva, la gamba buena, a 95 euros el kilo». El secretario general de la asociación provincial de empresarios de hostelería de Huelva, Rafael Barba, se los sabe de carrerilla.

Y lo hace porque se ha acabado convirtiendo en un dolor de cabeza para los hosteleros. La inflación es un zarpazo «imposible de llevar a la carta» y que acaba repercutiendo en la cuenta de resultados. 

El incremento en bebidas y alimentos causado por el IPC, «especialmente provocado por la subida del pescado», se traduce en un diferencial con respecto a años anteriores que puede ascender a un 38%.

«Es insumible poderlo repercutir en ninguna carta, el cliente no lo tolera, y por lo tanto incide directamente en la cuenta de resultados del negocio», afirma. Ello sin contar además con el aumento adicional que supone contar con un alimento perecedero al que no siempre se le da salida total. 

Unas dificultades que por ahora no han implicado descenso en las ventas en lonjas. Fuentes del sector pesquero andaluz consultadas destacan que el interés se mantiene y que no observan descensos significativos en las compras por parte de hosteleros.

Artículos relacionados

Lo más popular