viernes, julio 30, 2021
Inicio Investigación INERTIMAR muestra los avances en el tratamiento de vísceras de las capturas...

INERTIMAR muestra los avances en el tratamiento de vísceras de las capturas de la flota

Los resultados del proyecto INERTIMAR, desarrollado por EnergyLab y ARVI, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, en el marco del Programa pleamar del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca ha mostrado las posibilidades de mejora de eficiencia en las vísceras de las capturas sin tratar

El programa de la jornada incluyó la apertura por parte de Fernando Val, director gerente de ErnergyLab y la presentación de actividades desarrolladas y resultados por parte de Jorge Romón (responsable de I+D de ARVI), David Meana (responsable del proyecto en EnergyLab) y Rebeca Lago (Técnico de I+D de ARVI).

Fernando Val comenzó presentando el proyecto y sus objetivos de diseño y validación de un prototipo que aprovecha el calor residual de los gases de los motores de los barcos para inactivación de los parásitos en las vísceras de pescado

Jorge Romón describió la problemática actual de incremento de la incidencia de la parasitación de las vísceras de pescado. Aunque comer pescado fresco bien cocinado o congelado adecuadamente es seguro, saludable y sostenible, existe un problema de percepción social que tiene un impacto económico sobre el sector. En consecuencia, ARVI lleva trabajando en la reducción del reclutamiento parasítico mucho tiempo a través de iniciativas como los proyectos PARASITE y OPTIGES, con el fin de evitar el vertido de vísceras con parásitos activos que pudieran contribuir a cerrar el ciclo de infección.

Mediante el diseño de equipos

En el marco del proyecto INERTIMAR, ARVI se encargó de analizar las necesidades actuales y flotas que podrían beneficiarse, así como las opciones de las que dispone el sector como alternativa al vertido de vísceras sin tratar. Para el diseño de los equipos, se ha determinado que la flota más adecuada para realizar el estudio es la flota de Gran Sol.

Actualmente se necesita una tecnología de bajo coste y que ocupe poco espacio, que tenga bajo gasto energético y que sea resistente a las condiciones ambientales del barco (sal, humedad…). Cualquier sistema a bordo ha de requerir poca manipulación y mantenimiento y debe inertizar eficazmente.

Igualmente, teniendo en cuenta la velocidad de producción de víscera a lo largo de un día en Gran Sol, el sistema ha de ser capaz de procesar más de 100 kg de víscera al día en el parque de pesca y para su diseño ha de contarse con la capacidad de los motores.

Además de la flota de Gran Sol, de este dispositivo podrían beneficiarse otras flotas que evisceran a bordo, previa adaptación a los motores e, indirectamente, las flotas que, aún no eviscerando a bordo, capturan las especies afectadas (merluza, gallo y, en menor medida, rape).

Con calor generado

Actualmente se dispone de varias opciones para evitar el vertido de víscera sin tratar al mar: Lo más común es el tratamiento de la víscera con calor generado con resistencias o microondas. Otras tecnologías están en pruebas, como la ozonización o la nanocavitación. En el caso de no poder tratar la víscera, ésta se congela o refrigera, en incluso se ensila, se almacena a bordo y se trae a tierra. Sin embargo, esta opción es poco valorada por los barcos, ya que la víscera ocupa mucho espacio a bordo y su valorización es complicada debido a la normativa SANDACH.

Por lo tanto, urge diseñar e implementar un dispositivo que sea capad de tratar la víscera de forma eficaz sin incrementar las labores a bordo, por lo que es ideal el reaprovechamiento energético del calor residual para dicho efecto.

David Meana destacó que los motores de combustión diésel tienen una eficacia que en el mejor de los casos es del 40%, siendo el resto pérdidas en forma de calor. Por lo tanto, para el desarrollo del dispositivo, se propuso aprovechar el calor residual proveniente de los gases de escape de los propios motores, lo que supondría además un consumo casi nulo frente a otras soluciones disponibles.

Partiendo de los datos de cantidad de víscera y tamaño proporcionados por ARVI y de los datos medios de los motores de la flota de Gran Sol, se diseñó un prototipo acoplado a un motor que simula la producción de gases en motores de barco, con una temperatura de salida de 350 °C y un caudal de 4.000 kg·h-1.

Se realizó un análisis de CFD (Dinámica de Fluidos Computacional) de diferentes configuraciones para el aprovechamiento del calor residual con el fin de definir la mejor solución: Inertizar por contacto directo o indirecto de las vísceras con los gases.

Diseño de prototipos

Tras el análisis, se construyó en Enerbasque el dispositivo, que se conectaría al motor donde se introducen las vísceras y cuya interfaz de operación es sencilla, para simplificar el proceso al máximo. La operación del dispositivo se protocolizó y se validó con vísceras frescas traídas de Gran Sol por barcos pertenecientes a ARVI, seleccionadas específicamente para confirmar el poder inertizante.

Para la validación, se ajustaron el régimen de trabajo del motor y el trómel, controlándose la entrada de gases de escape del motor antes de la introducción de las vísceras. En las vísceras tratadas se midió temperatura en el centro y se confirmó la inactivación de los parásitos inmediatamente después del tratamiento. Se probaron varias temperaturas de trabajo y tiempos de tratamiento, entre 250 y 350 °C y entre 10 y 16 minutos.

Una muestra en fresco y las muestras tratadas se enviaron al CSIC para su análisis. En todas las muestras se estudió la presencia y viabilidad de los parásitos mediante un examen visual seguido de una digestión péptica y filtrado y un análisis de autofluorescencia. En la muestra en fresco se comprobó la presencia y viabilidad de parásitos mientras que todos los tratamientos aplicados inactivaron las larvas.

Se concluye así que el dispositivo diseñado y construido es un prototipo viable, que permite tratar el flujo de vísceras producido diariamente por un típico barco de Gran Sol aprovechando el calor de los propios gases generados por el barco y que apenas requiere manipulación o mantenimiento.

Artículos relacionados

Lo más popular