europa-azul.es
lunes, mayo 20, 2024
Inicio Investigación Científicos piden que la industria pesquera se adapte al cambio climático para...

Científicos piden que la industria pesquera se adapte al cambio climático para seguir nutriendo el planeta

Dado que la mayor parte de la producción mundial de productos del mar es vulnerable a los efectos del cambio climático, cada sector se enfrenta a obstáculos y oportunidades de adaptación únicos. Foto de Petersburg, Alaska, por Marysia Szymkowiak.
Se prevé que la demanda mundial de productos del mar se duplique de aquí a 2050. Pero mientras que los impactos ambientales de la acuicultura y la pesca reciben atención, los impactos potenciales del cambio climático en los dos sectores han pasado en gran medida por debajo del radar.

Pero en junio de 2023, un estudio reveló que más del 90% de la producción de productos del mar es vulnerable al cambio climático. Al tiempo que identifica los principales factores de estrés inducidos por el hombre, plantea dudas sobre si los alimentos de origen acuático pueden realmente resistir el paso del tiempo y ser la solución de seguridad alimentaria que muchos creen que son.

«Sólo hemos arañado la superficie en nuestra comprensión de cómo se conectan los factores de estrés ambiental y cómo pueden afectar negativamente a la producción y la seguridad de los alimentos azules», dijo a Advocate Ling Cao, coautora principal y profesora del Laboratorio Estatal Clave de Ciencias Medioambientales Marinas de la Universidad de Xiamen. «Comprender la complejidad de estos factores de estrés y sus impactos en cascada será esencial para desarrollar estrategias exitosas de adaptación y mitigación».

En 2021, un estudio sobre los efectos del cambio climático en la acuicultura concluyó que el calentamiento de las aguas podría facilitar más brotes de enfermedades, y el aumento previsto del dióxido de carbono en los océanos podría diezmar la vida marina. Los autores analizaron el aumento de las temperaturas, la subida del nivel del mar, las enfermedades, la proliferación de algas nocivas, los cambios en el régimen de lluvias y la salinidad de la superficie del mar, y debatieron varias medidas paliativas.

Según el autor principal, Sahya Maulu, de la Universidad de Plymouth (Reino Unido), adaptarse a los cambios previstos a corto plazo y adoptar medidas de mitigación a largo plazo podría ser la única forma de mantener la producción acuícola. Según él, el éxito de la adaptación dependerá de la capacidad de los productores de las distintas regiones del mundo. Afortunadamente, muchos son conscientes hasta cierto punto del cambio climático y sus repercusiones, y se están tomando medidas para mejorar la resistencia de la acuicultura.

«La mayoría de los gobiernos se están tomando en serio los programas de concienciación para preparar a los productores ante los cambios previstos», afirma Maulu. «En los países desarrollados, están aumentando la financiación destinada a la investigación para mejorar la comprensión de las respuestas de las especies acuícolas al cambio climático, mejorar la eficiencia de la producción, como la reutilización del agua, o promover una economía circular. Los gobiernos también están animando y apoyando a los productores acuícolas para que diversifiquen su producción. Un estudio reciente que realizamos en Zambia sobre la percepción del cambio climático por parte de los productores acuícolas mostró que más del 80% eran conscientes de ello. Lo que quizá no esté claro es si pueden atribuir correctamente los cambios en su producción al cambio climático y viceversa».

Mientras tanto, en Estados Unidos, los pescadores del Golfo de Alaska han visto avances del cambio climático y no son bonitos. Entre 2014 y 2016, un calentamiento sin precedentes en el Pacífico Norte desencadenó cambios en el ecosistema. Según Marysia Szymkowiak, del Centro de Ciencias Pesqueras de Alaska (AFSC, por sus siglas en inglés), la ola de calor marino fue notable, con pruebas de descensos rápidos y pronunciados del salmón y el bacalao del Pacífico, reducción de la productividad en todo el ecosistema y mortandad de mamíferos marinos y aves. Szymkowiak y un equipo de científicos del AFSC y de la universidad trabajan para entender cómo puede afectar el cambio climático a la pesca y cómo pueden prepararse.

En 2021, un estudio sobre los efectos del cambio climático en la acuicultura concluyó que el calentamiento de las aguas podría facilitar más brotes de enfermedades, y el aumento previsto del dióxido de carbono en los océanos podría diezmar la vida marina. Los autores analizaron el aumento de las temperaturas, la subida del nivel del mar, las enfermedades, la proliferación de algas nocivas, los cambios en el régimen de lluvias y la salinidad de la superficie del mar, y debatieron varias medidas paliativas.

Según el autor principal, Sahya Maulu, de la Universidad de Plymouth (Reino Unido), adaptarse a los cambios previstos a corto plazo y adoptar medidas de mitigación a largo plazo podría ser la única forma de mantener la producción acuícola. Según él, el éxito de la adaptación dependerá de la capacidad de los productores de las distintas regiones del mundo. Afortunadamente, muchos son conscientes hasta cierto punto del cambio climático y sus repercusiones, y se están tomando medidas para mejorar la resistencia de la acuicultura.

«La mayoría de los gobiernos se están tomando en serio los programas de concienciación para preparar a los productores ante los cambios previstos», afirma Maulu. «En los países desarrollados, están aumentando la financiación destinada a la investigación para mejorar la comprensión de las respuestas de las especies acuícolas al cambio climático, mejorar la eficiencia de la producción, como la reutilización del agua, o promover una economía circular. Los gobiernos también están animando y apoyando a los productores acuícolas para que diversifiquen su producción. Un estudio reciente que realizamos en Zambia sobre la percepción del cambio climático por parte de los productores acuícolas mostró que más del 80% eran conscientes de ello.

En el caso de la pesca, el siguiente paso es la planificación formal de la adaptación al clima.

En colaboración con tres comunidades pesqueras del Golfo de Alaska, Szymkowiak elaborará evaluaciones de vulnerabilidad para examinar los riesgos y efectos del cambio climático.

La vulnerabilidad climática de las comunidades pesqueras no se limita a los riesgos para la pesca.Más bien afecta directamente al tejido social y humano que mantiene unidas a estas comunidades.

«Los pescadores son innovadores y tanto ellos como las comunidades pesqueras ya están respondiendo a los efectos del cambio climático», afirmó Szymkowiak. «En mi opinión, las comunidades se dirigen ahora a unir diferentes piezas, compartir lecciones para comprender lo que ha funcionado y lo que no, y crear economías de escala, pasando de esfuerzos ad hoc y poco sistemáticos a una planificación holística.Eso es lo emocionante de nuestro proyecto de planificación de la adaptación pesquera.Por fin hemos conseguido algo de dinero para hacer estas cosas en Córdova, Sitka y Kodiak, y éste es un proyecto piloto para formalizar estos procesos de planificación de la adaptación para otras comunidades, de modo que puedan planificar de modo similar la adaptación.»

¿Podría la acuicultura adaptarse de forma similar?

Maulu afirmó que la investigación y el desarrollo son fundamentales para comprender mejor los diversos aspectos del sector de la acuicultura que se ven y se verán afectados por el cambio climático.Mientras tanto, hay que potenciar los programas de concienciación, especialmente para los productores rurales con acceso limitado a los principales sistemas de información.Las prácticas acuícolas también deben integrarse eficazmente en la economía circular para hacer frente a los impactos previstos, dijo, especialmente en la industria de los piensos acuícolas.Los estudios sobre la utilización de harinas de insectos o proteínas unicelulares que muestran potencial para sustituir a los piensos convencionales con muy baja contribución al cambio climático son algunos de los impresionantes pasos en esta dirección.

«La acuicultura es diversa en cuanto a sistemas de producción, especies e intensidad, por lo que debe promoverse una tecnología más eficiente en el uso de los recursos, como los sistemas multitróficos», afirma Maulu.»Hay numerosas especies y otras potenciales cuyo rendimiento en condiciones cambiantes no se conoce bien.Hay que estudiarlas más a fondo para predecir su respuesta al cambio climático y, cuando sea posible, desarrollar especies más resistentes a las enfermedades emergentes o a los cambios en las condiciones ambientales.La mayoría de los países desarrollados avanzan en este sentido, pero los países en desarrollo siguen rezagados debido sobre todo a la escasez de fondos».

Artículos relacionados

Lo más popular