martes, abril 20, 2021
Inicio Sector Pesquero Los armadores consideran inaplicable algunos términos del reglamento de control

Los armadores consideran inaplicable algunos términos del reglamento de control

Armadores atuneros consideran inaplicables algunos términos del reglamento de control de la pesca. Este es el caso de los armadores atuneros. Desde que se introdujeron las cuotas de determinadas especies en 2017, la Comisión Europea ha decidido endurecer los controles. El reglamento se examina, hoy día 9 de marzo, y las empresas pesqueras que se dedican al atún tropical lo consideran inviable y temen por la supervivencia de sus flotas.


A lo largo de hoy, el Parlamento Europeo votará el informe de la Comisión de Pesca sobre la revisión del reglamento que establece un sistema de control para garantizar el cumplimiento de las normas de la Política Pesquera Común. Entre las medidas anunciadas hay un punto especialmente preocupante para las empresas que pescan atún tropical en los océanos Índico y Atlántico.

Un margen de error del 10%.


La sección 14.4 establece que todos los patrones de pesca deberán ahora estimar con precisión, con un margen de error máximo del 10%, las cantidades de cada especie capturada y luego desembarcada. Esta medida se considera inaplicable en entornos tropicales, donde las temperaturas oscilan entre los 30 y los 40°.

“Las cantidades que se envían a granel tienen que sumergirse muy rápidamente en cubas para ser congeladas, por lo que es difícil diferenciar unas especies de otras”, explican armadores atuneros a Europa Azul.

En esta dirección, las empresas atuneras piden una modificación del artículo, similar a la concedida en 2016 a ciertos pequeños pescadores pelágicos del Mar Báltico y del Norte. Es decir, “que la tolerancia del 10% se aplica a todas las capturas, a todas las especies combinadas”, dice su presidente.


Junto a ello la aplicación del artículo 14.4 es ni más ni menos que “una cuestión de supervivencia”. En caso de incumplimiento, se prevén sanciones que pueden llegar hasta la suspensión definitiva del certificado del capitán y la retirada de los derechos de pesca del buque. “Si nada cambia, en el plazo de un año, un año y medio, corremos el riesgo de tener la flota europea de atuneros en los muelles, completamente desmantelada”, predicen

Artículos relacionados

Lo más popular