miércoles, julio 6, 2022
Inicio Internacional Se revela el impacto global de la pesca ilegal y el abuso...

Se revela el impacto global de la pesca ilegal y el abuso de los derechos humanos en la vasta flota de aguas lejanas de China



La flota de aguas lejanas de China -la mayor del mundo con diferencia- está plagada de abusos contra los derechos humanos y de pesca ilegal, y tiene como objetivo la vida marina en peligro y protegida en todo el océano mundial, según revela nuestro nuevo informe. En el análisis más exhaustivo de la flota hasta la fecha, se muestra que las subvenciones estatales de China han permitido que la flota, con un exceso de capacidad, explote las aguas de los países en desarrollo que dependen de los recursos marinos para su sustento y seguridad alimentaria.

Esta destrucción se ve favorecida por la a menudo total falta de transparencia en las pesquerías mundiales, afirma la EJF, y para evitarla, todas las naciones deben aplicar medidas rentables y de libre acceso que den a todas las partes interesadas un control mucho mayor sobre sus cadenas de suministro de productos del mar.

La flota de aguas lejanas de China opera en todo el mundo con consecuencias que afectan a casi todas las naciones, muestra nuestro informe, que cruza datos del gobierno chino con registros de pesca ilegal y testimonios de la tripulación.

Pesca ilegal

La pesca ilegal está muy presente en la flota. Los testimonios de más de un centenar de tripulantes a bordo de 88 buques mostraron que el 95% declaró haber presenciado alguna forma de pesca ilegal.

Casi todos los tripulantes entrevistados dijeron que en sus barcos se cercenaban ilegalmente las aletas de los tiburones, un proceso cruel y derrochador en el que se quitan las aletas más valiosas y se tira al tiburón por la borda para que muera. Más de un tercio de los entrevistados afirmaron que en sus barcos se capturaban y mataban especies protegidas, como tortugas y focas. Alrededor de una quinta parte de la tripulación también dijo que los delfines eran sacrificados rutinariamente como cebo para los tiburones.

«No importaba si el tiburón era grande o pequeño, incluso las crías que estaban dentro del vientre de los tiburones: los cogíamos todos. Supongo que se le puede llamar ‘barco del diablo’ porque realmente se lo llevaba todo», dijo un miembro de la tripulación.

Abuso de los derechos humanos

Estas prácticas destructivas se ven favorecidas no sólo por las perjudiciales subvenciones estatales -que ascienden a unos 1.800 millones de dólares-, sino también por los flagrantes abusos contra los derechos humanos de la tripulación migrante. Estos trabajadores hablaron de abusos físicos y verbales, horarios extenuantes, comida y agua inadecuadas y trabajos forzados a manos de los capitanes chinos y de la tripulación superior.

Los testimonios y las imágenes que recibimos revelan que los tripulantes indonesios son golpeados con tubos de metal y amenazados con cuchillos por los altos cargos de la tripulación china. En total, el 58% de los tripulantes entrevistados dijeron haber presenciado o sufrido violencia física y el 85% denunciaron condiciones de trabajo y de vida abusivas. «Me sujetaban y golpeaban. Me golpeaban en todas las partes del cuerpo», dijo un indonesio. Además, casi todos los tripulantes (97%) entrevistados dijeron haber sufrido alguna forma de servidumbre por deudas o que les habían confiscado documentos como el pasaporte.

Sociedades opacas

Además de los delitos cometidos en el mar, el informe examina las empresas implicadas en estas infracciones, trazando un mapa de las complejas estructuras corporativas de la flota en tierra. En Ghana, por ejemplo, se sospecha que al menos el 90% de la flota de arrastre industrial del país es propiedad de empresas chinas que utilizan empresas locales «de fachada» para registrarse como ghanesas y eludir la ley. Muchos de estos barcos han sido asociados repetidamente con la pesca ilegal.

El destino del pescado capturado por la flota también está rodeado de opacidad, lo que hace difícil o imposible rastrear las cadenas de suministro. Sin embargo, lo que sí se sabe es que varios buques chinos de aguas lejanas tienen licencia para exportar a Europa, y China es el mayor socio comercial de Estados Unidos en materia de productos del mar.

Explotación de las aguas de los países en desarrollo

Según el informe, la flota china se ha convertido en una presencia importante en muchos países y regiones en desarrollo que tienen una capacidad limitada de control de los buques pesqueros, pero que dependen en gran medida de la pesca para la seguridad alimentaria y los medios de vida locales.

Destaca África, con el 78,5% de los proyectos pesqueros aprobados por el gobierno chino en aguas de otros países. En África Occidental, una zona conocida por la pesca ilegal, la flota china de arrastre de fondo captura cada año unos 2,35 millones de toneladas de marisco -según algunas estimaciones, alrededor de la mitad de las capturas totales de China en aguas lejanas- valoradas en más de 5.000 millones de dólares. Muchas poblaciones de peces en África están fuertemente explotadas, hasta el punto de que podrían colapsar, lo que supondría un desastre para las comunidades costeras empobrecidas.

Estos buques subvencionados por el Estado están arrasando el océano, cometiendo abusos contra los derechos humanos e impulsando la injusticia medioambiental, todo ello mientras se esconden detrás de complejas estructuras empresariales en tierra que impiden que los responsables rindan cuentas.

Artículos relacionados

Lo más popular