miércoles, enero 26, 2022
Inicio Curso de Oceanografía Un fin de año que avisó del impacto del cambio climático

Un fin de año que avisó del impacto del cambio climático

Temperaturas extremadamente suaves para un invierno, seguidas de repentinas e intensas nevadas, lluvias ininterrumpidas, miles de personas desplazadas… El año 2022 ha tenido un comienzo apocalíptico. En todo el mundo ya no hay duda de que el cambio climático está aquí.

Los incendios en el estado de Colorado, al oeste de Estados Unidos, destruyeron miles de casas en un abrir y cerrar de ojos, antes de que la nieve, que también cayó repentinamente, apagara las llamas.

Tras una temporada de vacaciones marcada por unas temperaturas especialmente suaves, la nieve y el frío se imponen ahora. En Colorado, en el oeste de Estados Unidos, azotado por una sequía excepcional desde hace varios años, decenas de miles de personas tuvieron que huir de sus casas a finales de año, expulsadas por las llamas que lo destruyeron todo en un tiempo récord. Al día siguiente, fue la nieve, que cayó repentinamente, la que detuvo la catástrofe. «Las familias tuvieron sólo unos minutos para meter todo lo que pudieron -sus mascotas, sus hijos- en el coche y salir de allí», dijo el gobernador del estado, Jared Polis, en una rueda de prensa. Sucedió «en un abrir y cerrar de ojos».

Tras un calor récord, Alaska se enfrenta a un «Icemageddon


El mismo escenario se dio en Alaska, donde se registró una temperatura récord de 19,4°C en diciembre. Unas horas más tarde, se produjeron lluvias torrenciales en el interior, un fenómeno que no se producía desde 1937. La temperatura del aire cayó entonces en picado, lo que provocó la formación masiva de hielo, tan duro como el cemento. Una situación apocalíptica bautizada como «Icemageddon2021» por las autoridades en Twitter.

Diciembre suele ser un mes seco y frío para Alaska. «Este tipo de evento, de alta humedad y aire muy cálido, es exactamente el efecto esperado del calentamiento global», dijo Rick Thoman, un científico del clima de la Universidad de Alaska. En el este de Estados Unidos, la capital, Washington, también se despertó con un grueso manto de nieve a principios de semana, que provocó cortes de electricidad, pospuso las votaciones del Senado, cerró colegios y centros de revisión de Covid-19 y bloqueó el Air Force One en la pista.

Repercusiones sobre pesquerías

La anchoa peruana es el peso pesado de las pesquerías marinas del mundo. En aguas peruanas, este pez domina el ecosistema marino. Pero a finales de siglo, debido al calentamiento global, esta especie podría dar paso a otras, mucho más pequeñas, según un estudio publicado en la revista. Ciencias, Jueves 6 de enero.

El calentamiento global tiene dos consecuencias importantes para los ecosistemas marinos. Por un lado, el calor provoca una disminución del oxígeno presente en el agua. Por otro lado, acelera el metabolismo. peces, que luego necesitan más oxígeno. Cuanto más grande es el pez, más difícil le resulta oxigenar las células ubicadas en el corazón de su cuerpo. En océanos más cálidos, el tamaño de los peces tiende a disminuir.

Ante esta observación, un equipo científico formado por investigadores alemanes, canadienses, estadounidenses, españoles y franceses propuso dos hipótesis: o bien, ante el calentamiento global, los individuos de una misma especie verían disminuir su tamaño; o observaríamos un cambio de comunidad a favor de especies más pequeñas. “Hasta ahora, era imposible determinar cuál de estas dos hipótesis era válida, explica Arnaud Bertrand, investigador del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) y coautor del estudio, porque la presión de la pesca también provoca estos dos fenómenos. Por tanto, es difícil distinguir entre el clima y la pesca. “

Proliferación de peces pequeños

Para tratar de validar una de las dos hipótesis, los investigadores compararon el tamaño de los peces y las comunidades presentes en dos períodos distintos, utilizando la Corriente de Humboldt en Perú como ecosistema modelo. Esta corriente es actualmente la más productiva del mundo y representa alrededor del 15% de la captura mundial anual de peces.

Gracias a los huesos de peces fósiles que se encuentran en los sedimentos marinos, los investigadores estudiaron por primera vez las especies presentes durante el último período interglacial, hace 130.000 a 116.000 años. En ese momento, las temperaturas y los niveles de oxígeno en Perú eran similares a los pronosticados para el cambio de siglo. Luego analizaron los ecosistemas del Holoceno, es decir de los últimos 11.700 años. “Conclusión: durante el último período interglacial, los individuos de la misma especie no eran más pequeños, explica Arnaud Bertrand. Por ejemplo, las anchoas tenían el mismo tamaño que durante el Holoceno, de 12 a 19 centímetros. ”

Temperaturas increíbles en el País Vasco

Los vascos ya no tienen que ir a Canarias a disfrutar del Sol. Del 24 al 31 de diciembre disfrutaron de las temperaturas más cálidas. De hecho, fue el 31 de diciembre más cálido desde que hay registros en numerosas ciudades y se pulverizaron seis récords absolutos de temperaturas máximas para este mes con 25,2º en el aeropuerto de Bilbao, 22,2º en Cuenca, 21,2º en Teruel, 20,5º en Salamanca y 20,4º en Soria. El día anterior, cayeron otros tres, con 24,7 en Bilbao, 20,2º en Ávila y 22,6º en Segovia. Y este 1 de enero, la traca: han caído otros 17 récords de calor para enero, “con valores en el Cantábrico y Canarias que no son raros en pleno verano”. Son Gijón, A Coruña, Pontevedra, Lugo, Ourense, Colmenar Viejo (Madrid), Navacerrada, Jaén…

En Francia, la última semana del año, del 24 al 31 de diciembre, fue la más cálida registrada desde 1947, según Météo France. Una anomalía consistente con el cambio climático. «Las temperaturas fueron durante ocho días 5°C más cálidas de lo normal, con un indicador térmico nacional (temperatura media de 30 estaciones representativas) de 10,7°C entre el 24 y el 31 de diciembre. De este modo, el final del año 2021 se sitúa en el escalón más alto del podio, por delante de 2002 (10,5°C) y 2015 (9,8°C)», afirma el establecimiento público.

«Estas olas de suavidad en invierno son un marcador del cambio climático, coherente con la rareza de las olas de frío, la última de las cuales en Francia data de febrero de 2012», explica la climatóloga Christine Berne. «Nos sentimos como en la película No mires hacia arriba (actualmente en Netflix), frustrados porque los líderes mundiales repiten lo mismo sin escucharnos», dice el científico climático estadounidense Peter Kalmus en un artículo de opinión para The Guardian.

En el resto del mundo, Brasil se ha enfrentado a fuertes lluvias que han desplazado a 63.000 personas. En Malasia, miles de personas se han visto obligadas a huir por el empeoramiento de las inundaciones causadas por las fuertes lluvias, mientras que más de 125.000 personas ya han sido desplazadas desde mediados de diciembre. Unas 50 personas han perdido la vida. El país sufre inundaciones anuales durante la temporada de lluvias, pero las autoridades se vieron sorprendidas por las continuas lluvias que comenzaron el 17 de diciembre, provocando inundaciones y anegando ciudades.

Artículos relacionados

Lo más popular