miércoles, julio 28, 2021
Inicio Sector Pesquero Greenpeace se opone a las redes de deriva asiáticas

Greenpeace se opone a las redes de deriva asiáticas


La sección española de Greenpeace denunció el lunes 12 de abril la presencia de redes de deriva en el océano Índico, a pesar de que su uso está prohibido en alta mar.

El informe de la asociación ecologista está dedicado a las “repercusiones económicas y sociales de la pesca destructiva en alta mar en el océano Índico”, un océano que representa aproximadamente el 15% de las capturas mundiales de pescado, y el 21% de las de atún. La organización no olvida denunciar una vez más a los cerqueros atuneros europeos (españoles y franceses), que, a su juicio, provocan demasiadas capturas accesorias de tiburones y cetáceos, sobre todo por el uso excesivo de dispositivos de concentración de peces (DCP).

Pero la campaña de tres semanas realizada en febrero por el Arctic Sunrise en el océano noroccidental permitió a la asociación comprobar lo que los cerqueros europeos llevan denunciando desde hace una década: el uso a gran escala por parte de las pesquerías asiáticas de atún de aleta amarilla y listado (los buques iraníes en particular) de redes de enmalle a la deriva, teóricamente prohibidas desde 1991.

Greenpeace observó a siete buques alineando dos hileras de redes a lo largo de un total de 33 kilómetros, con un desnivel de 8 metros, filmando la captura de especies en peligro de extinción como la manta raya y ciertos tiburones.

La asociación, que aboga por el establecimiento de zonas marinas protegidas en alta mar, señala también el reciente crecimiento de la pesca de calamares asiáticos en aguas internacionales, con más de 100 buques según ella. También advierte del peligro potencial de la minería submarina

Artículos relacionados

Lo más popular