europa-azul.es Free Porn





manotobet

takbet
betcart




betboro

megapari
mahbet
betforward


1xbet
teen sex
porn
djav
best porn 2025
porn 2026
brunette banged
jueves, junio 20, 2024
Inicio Sector Pesquero Grandes arrastreros pelágicos de Holanda piden respeto a la actividad que desarrollan

Grandes arrastreros pelágicos de Holanda piden respeto a la actividad que desarrollan

La Pelagic Freezer-Trawlers Association (PFA) de Holanda han emitido un comunicado en relación con recientes artículos de prensa y campañas en las que se han vertido acusaciones contra sus miembros. La declaración dice así. A la luz de los recientes mensajes sobre las actividades pesqueras de los arrastreros congeladores pelágicos, queremos reiterar los hechos sobre la pesca pelágica y los arrastreros congeladores

Es necesario subrayar que todos los buques de nuestros miembros

Sólo pescan en zonas donde está legalmente permitido;
pescan dentro de las cuotas asignadas por la Unión Europea
Sólo pescan especies pelágicas, que constituyen bancos masivos de peces que nadan en la columna de agua, lejos del fondo marino, lo que permite una pesca lo más selectiva posible;
Se componen en un 70% de capacidad de transformación y congelación, que es la única razón por la que son más grandes que otros buques pelágicos, que normalmente tienen una capacidad de captura diaria superior.
Entendemos que algunos de los mensajes sobre los superarrastreros pueden resultar confusos y suscitar dudas sobre por qué nuestros buques faenan a veces en AMP, zonas definidas geográficamente para proteger, gestionar y mejorar los ecosistemas marinos. Por lo tanto, nos gustaría asegurarles que todas las actividades pesqueras de los arrastreros congeladores de los miembros de la PFA son totalmente legales y están autorizadas por la UE y que el arrastre pelágico está permitido en estas zonas específicas:

En primer lugar, es importante destacar que la mayoría de las AMP están designadas para proteger los hábitats de los fondos marinos.


Se sabe que los peces pelágicos, como el arenque, el jurel y la bacaladilla, migran por la columna de agua en enormes bancos homogéneos. Estas especies nadan entre el fondo y la superficie del agua.


Nuestros buques pescan especies pelágicas de forma muy selectiva, gracias a los equipos de sonar de alta tecnología que llevan a bordo (lo que hace que nuestra pesquería tenga una selectividad del 99%), y con redes que no dañan el fondo marino, ya que se arrastran por la columna de agua. Por lo tanto, las actividades de pesca pelágica tienen un impacto mínimo en los ecosistemas marinos de las AMP.
Las cantidades de peces pelágicos capturados por nuestros miembros están directamente relacionadas con el tamaño de la biomasa de las especies pelágicas. Es una necesidad económica aplicar economías de escala debido a los grandes volúmenes de pescado implicados y a la dura competencia internacional en el mercado de productos del mar.

Sin embargo, también es importante destacar que todas las operaciones pesqueras de los miembros de la PFA se ajustan estrictamente a las cuotas asignadas por la Unión Europea para apoyar la gestión responsable de las poblaciones pelágicas. Estas cuotas se basan en las recomendaciones científicas del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM), el principal organismo científico independiente en materia de pesca.

Por lo tanto, el tamaño de nuestros buques no significa que tengan un poder de captura desproporcionado, como a veces se afirma.
De hecho, los arrastreros congeladores de los miembros de la PFA son más grandes que la mayoría de los demás arrastreros pelágicos, porque son casi únicos en su espacio de procesamiento y congelación a bordo, que constituye alrededor del 70% del tamaño del buque. Esta opción de congelación, envasado y almacenamiento a bordo contribuye a reducir la huella de carbono de la operación pesquera.

Nos gustaría subrayar que la pesca responsable es esencial para la estrategia empresarial de los miembros de la PFA. Nuestros miembros están comprometidos con la pesca sostenible de alimentos para proporcionar alrededor de 6 millones de comidas saludables, de alta calidad y asequibles al día con la menor huella de carbono de toda la producción de proteína animal. Los miembros de la PFA quieren seguir contribuyendo a la seguridad alimentaria mundial. No sólo ahora, sino también en el futuro; para que las generaciones venideras puedan seguir pescando para el consumo humano.

Selectividad de sus artes

Sin embargo, también es importante destacar que todas las operaciones pesqueras de los miembros de la PFA se ajustan estrictamente a las cuotas asignadas por la Unión Europea para apoyar la gestión responsable de las poblaciones pelágicas. Estas cuotas se basan en las recomendaciones científicas del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM), el principal organismo científico independiente en materia de pesca.

Por lo tanto, el tamaño de nuestros buques no significa que tengan un poder de captura desproporcionado, como a veces se afirma.
De hecho, los arrastreros congeladores de los miembros de la PFA son más grandes que la mayoría de los demás arrastreros pelágicos, porque son casi únicos en su espacio de procesamiento y congelación a bordo, que constituye alrededor del 70% del tamaño del buque. Esta opción de congelación, envasado y almacenamiento a bordo contribuye a reducir la huella de carbono de la operación pesquera.

Nos gustaría subrayar que la pesca responsable es esencial para la estrategia empresarial de los miembros de la PFA. Nuestros miembros están comprometidos con la pesca sostenible de alimentos para proporcionar alrededor de 6 millones de comidas saludables, de alta calidad y asequibles al día con la menor huella de carbono de toda la producción de proteína animal. Los miembros de la PFA quieren seguir contribuyendo a la seguridad alimentaria mundial. No sólo ahora, sino también en el futuro; para que las generaciones venideras puedan seguir pescando para el consumo humano.

Ataques desde Bloom

La asociación Bloom acaba de lanzar Trawl watch, una cuenta de Twitter que rastrea las prácticas de los arrastreros en aguas francesas.

Siguiendo el modelo de las cuentas que rastrean los viajes en jets privados, la ONG espera arrojar luz sobre los controvertidos impactos de estos «buques factoría» que esquilman los recursos pesqueros, minando la biodiversidad y las actividades de los pescadores artesanales.


«Prins Bernhard», «Scombrus» o «Carolien» son el objetivo de una nueva cuenta de Twitter, lanzada el 13 de marzo por Bloom. Llamada Trawl watch, su objetivo es vigilar la actividad de los arrastreros que faenan en aguas francesas. Se trata de enormes barcos «de hasta 140 metros de eslora» que pueden capturar hasta «400.000 kilos de pescado al día» el mayor de ellos, lo que equivale a «1.000 barcos de pesca artesanal en un día», según explica Bloom en un hilo de Twitter.

«Trawl Watch permitirá desvelar las prácticas de estos buques en las zonas costeras, las subvenciones asignadas a la construcción de estos barcos en los años 90 y los acuerdos de pesca», explica a Novethic Laetitia Bisiaux, responsable del proyecto en la ONG. Y es que los arrastreros, independientemente de su tamaño o capacidad, pueden pescar sin restricciones, incluso en zonas marinas protegidas. Según un estudio publicado en febrero de 2022 por la ONG estadounidense Oceana, «en 2018, el 26% de las áreas marinas protegidas fueron objeto de pesca de alto riesgo.»

Biodiversidad y los pescadores
Las zonas de captura están en el centro de la polémica. Los barcos pescan a veces a pocos kilómetros de la costa, donde las redes llegan hasta el nivel del agua, raspando el fondo marino a su paso. «Los grandes arrastreros están diseñados para llegar lejos. Son barcos que procesan el pescado a bordo, que pueden estar semanas sin tocar tierra. No tienen nada que hacer en las zonas donde faenan los pescadores de bajura y donde los peces acuden a alimentarse y reproducirse», señala Laetitia Bisiaux. Es el caso del «Prins Bernhard» y el «Carolien», dos enormes arrastreros de una empresa holandesa, según Trawl Watch. Estos últimos fueron avistados a menos de 11 km de la costa de Calais.

Bloom también señala con el dedo prácticas especialmente destructivas como el cerco demersal. Esta técnica consiste en desplegar dos cables vibratorios en el fondo del mar para crear un «muro de sedimentos» que hace huir a los peces hacia el centro de la zona cercada. Mientras que una red de arrastre convencional recorre una anchura de unos 100 metros, la jábega explora una superficie media de 3 km². «Este método agota los recursos y hunde a los pescadores artesanales, que ya no encuentran peces suficientes. La Unión Europea votó en contra de la prohibición el pasado mes de septiembre, con el apoyo de Francia», explica Claire Nouvian, fundadora de Bloom.

De la sensibilización a la regulación
Para sensibilizar a la opinión pública sobre estos problemas, poco conocidos fuera del mundo de la pesca, la ONG se inspiró en el éxito de la cuenta de Twitter «L’avion de Bernard», que sigue los viajes en jet privado de los grandes jefes. «Hemos tomado el modelo de @laviondebernard, que ha permitido plantear la cuestión de los jets privados en el debate público, de modo que la cuestión de los megabarcos se incluya también en la agenda política», explica Laetitia Bisiaux. Paralelamente al lanzamiento de la cuenta, Bloom ha puesto en línea una petición para exigir la prohibición de estos arrastreros en aguas de los Estados miembros de la Unión Europea.

El tema también se está debatiendo en el Parlamento Europeo. La asociación apoya una enmienda presentada por dos diputados de EELV al proyecto de ley de restauración de la naturaleza, que permite excluir de las aguas territoriales a los barcos de más de 25 metros de eslora. Porque eso es lo que está en juego. «Decidimos revelar estas prácticas a través de Trawl Watch tras una carta dirigida a Hervé Berville, Secretario de Estado del Mar, alertándole del problema de los buques factoría. Se limitó a responder que esas prácticas eran legales», afirma Laetitia Bisiaux. «Hoy, con el pretexto de que no hay salvaguardias en la normativa, dejamos que ocurra y, sobre todo, no lo controlamos.

Artículos relacionados

Lo más popular