martes, mayo 24, 2022
Inicio noticias de pesca Comercialización Frinsa adelanta por primera vez en conservas siendo líder del sector

Frinsa adelanta por primera vez en conservas siendo líder del sector

El grupo de Ramiro Carregal creció un cuarenta por ciento en el último lustro y expande su imperio a Portugal tras haber adquirido una importante empresa, mientras que la firma boirense Jealsa mantiene su trono con 712,8 millones de euros de facturación. Los tres gurús gallegos de la conserva dan trabajo a 2.782 personas en sus plantas de Boiro, Ribeira y Carballo.

Es la otra cara de la pandemia. La económica. El Covid ha incrementado el consumo de los hogares españoles en todas las categorías de productos de la pesca: el 8,3 % en volumen y el 11,1 % en valor. El consumo y gasto per cápita de las conservas y preparados de pescado y marisco se ha incrementado un 13,6 % y un 14,4 %, respectivamente, según datos facilitados por Anfaco (la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados), publicados en El Correo Gallego.

La pandemia ha cambiado nuestra forma de vivir, pero también de comprar y de consumir: menor frecuencia de compra, pero mayor gasto en cada una. Las restricciones de movilidad y en el funcionamiento de la hostelería aumentaron el consumo en los hogares del total de la categoría de pesca. Los españoles han cocinado más y han surgido nuevos momentos de consumo en el hogar, como por ejemplo, el aperitivo.

Y en este contexto, la conservera Frinsa de Ribeira acaba de desbancar por primera vez a Calvo, de Carballo, al superar su cifra de ventas en diez millones de euros.

La conservera Jealsa de Boiro sigue liderando el ranquin por ingresos en el sector gallego. El cincuenta por ciento de sus ventas corresponden a la marca blanca para Mercadona. Por comercialización de pescado facturó en el año 2020 un total de 636 millones de euros, aunque contando las demás áreas de negocio del grupo, la cifra total fue de 712,8 millones de euros (un 7 % más).

Le sigue de cerca el grupo fundado por Ramiro Carregal Rey, que acaba de superar por primera vez en ventas a Calvo, al facturar durante el pasado año la cifra de 588 millones de euros, frente a los 578 de la compañía de Carballo.

Toma de control de empresas

La empresa ribeirense, que produce para la marca blanca de Carrefour, Alcampo o El Corte Inglés, incrementó su facturación un 40 % en el transcurso del último lustro, y se encuentra en pleno proceso de expansión tras haber adquirido el 75 % de Exportadora de Conservas, matriz de la tercera mayor conservera de Portugal: A Poveira.

La operación mediante la que adquirió el 25 % complementa a la que ya realizara en 2019 cuando se hizo con el 50 % de la compañía lusa. En aquel momento formalizó una opción de compra sobre el 25 % restante que, si bien vencería todavía en el año 2023, acaba de ser ejecutada.

Al lograr la mayoría de las acciones, el grupo ribeirense Frinsa toma el control de las dos fábricas que Exportadora de Conservas tiene en el país vecino: una en la localidad de Póvoa do Varzim (A Poveira, que fue objeto de una importante inversión en 2013 para la modernización de sus instalaciones) y otra en Matosinhos (A Góndola, una de las marcas que comercializa Frinsa a través de A Poveira, reforzándose de este modo en el mercado premium de la conserva de sardina).

El volumen de negocio de Frinsa vinculado a sus activos lusos alcanzó el año pasado los 47,1 millones de euros. Al menos en el momento en el que Frinsa adquirió el cincuenta por ciento de A Poveira, en 2019, ésta era la tercera mayor conservera portuguesa, por detrás de Ramírez y del líder luso, Cofisa (Grupo Freitasmar). Era la primera vez que la conservera barbanzana expandía su producción a un territorio distinto de su enclave natal en Galicia, si bien la compañía cuenta con una amplia red de filiales comerciales en el exterior, con presencia en Italia, Francia, Rumanía, Alemania o Singapur.

Con esta adquisición fortalece su mercado en el país vecino y accede a importantes cadenas de distribución a las que provee la firma lusa, entre ellas Jerónimo Martins, un fuerte operador del sector alimentario allí y con gran presencia en países como Polonia y Colombia.

Probablemente esta expansión haya influido en su crecimiento durante la pandemia, pues en el año 2019 Frinsa había registrado unas ventas de 524 millones de euros.

Una potente red de filiales

 

En el año 2015 la compañía empezó a desplegar una red de filiales en el exterior por una decena de países. En el pasado ejercicio obtuvo unos beneficios antes de impuestos de 42,4 millones de euros, ligeramente por encima de los 41 millones que ganó en el año 2019.

Frinsa es el séptimo comprador de atún del mundo. Procesa más de 150.000 toneladas brutas al año, de las que factura más de 124.000 toneladas brutas, lo que representa más de 540 millones de latas esterilizadas. En la actualidad, más de mil trescientas personas trabajaban en la conservera que dirige Jorge Carregal (hijo del fundador).

Según los últimos datos de Ranking de Empresas (una plataforma web en la que se publica toda la información de las empresas españolas ordenadas según su cifra de ventas, permitiendo conocer el puesto que ocupa una empresa a nivel nacional, regional y sectorial) Frinsa es la primera en el ranquin sectorial de fabricantes de conservas de pescados, la decimosexta en el provincial (por detrás de Inditex, en el 81), Zara (en el 3), Gadisa (en el 12) o Hijos de Rivera (en el 14), y ocupa el puesto número 396 en el ranquin nacional de empresas por facturación. El pasado año, Frinsa generó unas ventas por 588 millones de euros, con un beneficio de 33 millones de euros.

Entre las empresas gallegas del sector, le seguían en el ranquin nacional de 2019 Jealsa (en el puesto 423, con unas ventas de 449.126.020 €), Escurís, de A Pobra (en el 465, con 405.083.173 €), Bolton Food, de O Grove (en el 983, con 201.818.000 €), Calvo (en el 1.050, con 191.103.548 €), Hijos de Carlos Albo, de Vigo (en el 2.237, con 95.020.023 €), Ignacio González Montes, de Ribeira (en el 2.482, con 86.597.975 €), Conservas del Noroeste, de Vilaboa (en el 3.632, con 60.498.221 €), Conservas Cerqueira, de Vigo (en el 4.845, con 45.353.558 €) y Alfonso García López, de Poio (en el puesto 5.272, con 41.603.249 euros).

En el ranquin de la provincia de A Coruña, Frinsa ocupaba el puesto 16 (bajó uno). Le seguían entre las gallegas Jealsa en el 19, Escurís en el 20, Calvo en el 31, Ignacio González Montes en el 67, Conservas Ría de Arosa en el 433, Industrias Cerdeimar en el 438, Conservera de Rianxo en el 441, Luis Escurís Batalla, de A Pobra do Caramiñal, en el 1.292, y Alimar Galicia en el puesto 1.528.

En cuanto al ranquin nacional de empresas en el sector de la fabricación de conservas de pescado, según ventas Frinsa mantuvo en 2019 su posición (396). En esta última tabla le seguían Jealsa (puesto 423), Escurís (465), Bolton Food (983), Calvo (1.050), Sálica (en el 2.059, con unas ventas de 103.295.000 euros), Hijos de Carlos Albo (en el 2.237, con 95.020.023 euros), Ignacio González Montes (2.482), Consorcio Español Conservero (en el puesto 3.500, con 62.576.389 euros) y Conservas del Noroeste (en el puesto 3.632).

En cuanto a los empleos, la conservera ribeirense Frinsa tiene 1.303 (el 78,81 % fijos y el 21,18 % eventuales); Jealsa 990 (el 29,19 % fijos); Escurís 383 (el 82,24 % fijos), Bolton Food 523 (100 % fijos), Calvo 489 (100 % fijos), Hijos de Carlos Albo 248 (94,75 % fijos), Ignacio González Montes 322 (74,22 % fijos) y Conservas del Noroeste 210 (80 % fijos).

Calvo, por su parte, que procesó en 2020 un total de 36.635 toneladas de pescado, sufrió en el pasado ejercicio las consecuencias de la depreciación de la moneda en Brasil, su principal mercado (hasta un treinta por ciento frente al dólar). Con todo, la compañía de Mané Calvo logró un beneficio de 28,6 millones de euros, lo que supone más del doble de las ganancias de Jealsa (que el año pasado fueron de 12,7 millones de euros, con un crecimiento del 65 %).

 Una de las principales conserveras del Barbanza que está dando importantes pasos con vistas a la planificación de su crecimiento es Ignacio González de Montes, ubicada en Couso (Ribeira). El Consello de la Xunta declaró recientemente como iniciativa empresarial prioritaria su proyecto de ampliación, que tiene por objetivo dotar de la infraestructura necesaria a la planta, mejorando así la capacidad de almacenamiento de materias primas y los procesos productivos. Esta declaración se enmarca dentro de la filosofía de la Ley de simplificación administrativa, que supone, en la práctica, la reducción a la mitad de los plazos de tramitación para poder llevar a cabo un proyecto. La obra supondrá la creación de treinta y cinco puestos de trabajo directos, el noventa por ciento de ellos para mujeres del Barbanza, y se movilizarán inversiones por 9,5 millones de euros, dándose además prioridad, en el proceso de contratación, a proveedores gallegos y de la zona de destino de la inversión.

En 2020, el sector de las conservas de pescados y mariscos de España aumentó su producción en un 2 % en volumen y un 4,8 % en valor. Se estima un aumento de la facturación del sector de un 5 %. España es el primer productor de la Unión Europea y el segundo a nivel mundial.

La conserva de atún es el principal producto producido y exportado por la industria de transformación de España; supone más del 67 % de la producción de la UE.

Galicia es la comunidad autónoma que tiene más relevancia en la actividad nacional, tanto por el número de empresas, producción, facturación y exportación como por los puestos de trabajo creados. Las empresas gallegas asociadas de Anfaco-Cecopesca representan más del 85 % de la facturación y del 80 % del empleo de la industria de procesado y conservación de productos de la pesca.

El año pasado, más del sesenta por ciento de la producción de conservas de pescados y mariscos se destinó a la exportación, estando presentes en más de 140 países de los cinco continentes. Las empresas industriales del sector emplean a cerca de veinte mil personas de forma directa, de las cuales, más de diez mil quinientas están trabajando en Galicia.

Destaca en el sector la contratación indefinida, siendo especialmente relevante la fija ordinaria y la fija discontinua, y la amplia presencia del personal femenino (en torno al setenta por ciento, con una edad media de 45 años). Las cifras de empleo del sector ponen de manifiesto una tendencia de consolidación en los últimos años: el año 2020 estuvo marcado por la “estabilidad en todos los trimestres”, según señalan al respecto desde Anfaco.

Una entidad, por cierto, que desde el ámbito asociativo desarrolla un importante trabajo con las diferentes administraciones, organizaciones multilaterales y todo tipo de entidades, con el fin último de potenciar la competitividad del sector al que representa. Anfaco es una de las asociaciones europeas del complejo mar-industria con mayor grado de representatividad ante la Comisión Europea, dada su destacada presencia en los comités ejecutivos de los principales consejos consultivos de la UE en cuanto a pesca y acuicultura.El volumen de exportación de las latas de pescado aumentó un 15,05 %El confinamiento ayudó a digitalizar los canales de consumo, y la venta ‘online’ se elevó el 95 %

Ribeira. Las exportaciones totales de pescados frescos han disminuido en el año 2020 en un 10,63 % en volumen y un 15 % en valor, hasta alcanzar un volumen total de 79.011 toneladas, las cuales han adquirido un valor de 406.882.000 euros; las de pescados congelados han disminuido un 1 % en volumen y un 9 % en valor, hasta alcanzar un volumen total de 415.070 toneladas, las cuales han adquirido un valor de 682.589.000 euros; las de crustáceos han disminuido en un 7,40 % en volumen y 11,64% en valor, hasta alcanzar un volumen total de 44.150 toneladas, las cuales han adquirido un valor de 340.707.000 euros; las de moluscos han disminuido en un 22,98 % en volumen y 19,21 % en valor, hasta alcanzar un volumen total de 171.190 toneladas, las cuales han adquirido un valor de 719.110.000 euros; y las de conservas, preparados y semiconservas de pescados y mariscos se han incrementado un 15,41 % en volumen y un 13,62 % en valor, con un volumen total de 244.168 toneladas y con un valor de 1.144.629.000 euros.

Si no tenemos en cuenta la anchoa en salazón, las exportaciones de conservas y preparados de pescados y mariscos alcanzaron las 236.941 toneladas valoradas en más de 1.127 millones de euros, lo que supone un aumento del 15,05 % en volumen y del 13,40 % en valor con respecto a 2019.

La principal especie exportada es la de los túnidos en conserva, que representan el 59 por ciento del total.

Por otra parte, la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus y el confinamiento de la población como una de las medidas implantadas por las autoridades para hacerle frente han impulsado la digitalización de los canales de consumo.

El canal online ha impulsado las ventas. El aumento en el consumo de productos de la pesca a través del canal online ha sido del 95 por ciento en volumen y 101 por ciento en valor si comparamos el primer semestre del año 2020 con el de 2019.

En el caso de las conservas de pescados y mariscos, dicho aumento ha sido del cincuenta y cuatro por ciento en lo referente al volumen y del cincuenta por ciento en cuanto al valor, según los datos facilitados por la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados.


Artículos relacionados

Lo más popular