europa-azul.es
martes, diciembre 6, 2022
Inicio noticias de pesca La flota del bonito regresa a los puertos vascos por el mal...

La flota del bonito regresa a los puertos vascos por el mal tiempo

La flota vasca regresa de sus caladeros a los puertos vascos debido a las malas previsiones meteorológicas en la mar que impiden realizar las faenas. Los barcos volverán a la mar la próxima semana para agotar los últimos kilos que quedan a la flota. En este momento, los arrantzales han agotado el 88,7 por ciento de la cuota y al llegar al 90 por ciento se dará por finalizada la costera que ha contado con un precio medio de 4,40 euros-kilo. 

La campaña de bonito finalizará, si los tiempos mejoran, la próxima semana, Aunque el ritmo de capturas en septiembre fue notable, la flota ha tenido que soportar las inclemencias meteorológicas que le han llevado a permanecer en puertos de la provincia de Lugo durante varios días. El fuerte ritmo de las capturas en septiembre con unas descargas diarias de 206 toneladas frente a las 125 de agosto han hecho que la flota agotase el recurso hasta alcanzar los 88,7 % de la cuota tope fijada en 18.127 toneladas

No obstante, la Secretaría General de Pesca llevará a cabo el cierre precautorio de la campaña cuando se alcance un 90 por ciento de la cuota quedará por cerrada la costera.

La costera se ha caracterizado por el desplazamiento del túnido a la zona de Asturias y Galicia, en donde se han realizado las descargas para después comercializarlas en nuestros puertos. Esto ha obligado a la flota a realizar un mayor consumo de gasoil en búsqueda de la especie. Junto a ello, se une que la costera ha sido más «pausada» que en anteriores ejercicios en los que el bonito entraba «muy pronto» en el Golfo de Bizkaia y se concluían las capturas para agosto.

No obstante, el presidente de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa decía que » la costera ha sido más parecida a la de los últimos años, en que finalizaba a finales de septiembre o principios del mes de octubre, pero también hemos permanecido más tiempo en la mar, en la zona de Lugo, y más tiempo consumiendo gasoil. Antes la especie estaba más cerca, aunque en algunos años algunos barcos marcharon a Irlanda».

En este sentido, ante el aumento del precio del combustible para los arrantzales como consecuencia de la crisis energética por la guerra en Ucrania y la presión en el suministro hacia Europa desde Rusia, el responsable de las Cofradías de Gipuzkoa decía que «aunque el precio en la lonja ha sido superior también hemos gastado más que otros años, tanto en mar como en tierra»

En este sentido, el diferencial aproximado era de 50 o 70 céntimos más caro el kilo de bonito que el año pasado, situado entre 4,30-4,40 euros, «pero también por la inflación los precios de las materias primas han subido. Cuando se cierre la costera tenemos que hacer un recuento de ingresos y gastos y quizás pensemos de una forma más realista», decía Elduayen.

Artículos relacionados

Lo más popular