lunes, noviembre 29, 2021
Inicio noticias de pesca La finanzas verdes no funcionan para mitigar el cambio climático

La finanzas verdes no funcionan para mitigar el cambio climático

El verde está de moda, ya sea en el ámbito del crecimiento o de las finanzas. Pero hay una gran distancia entre las palabras utilizadas y la realidad. Esto podría cambiar si hubiera una verdadera voluntad política.

Son tiempos paradójicos. No pasa una semana sin que una catástrofe natural -incendios, inundaciones, tormentas tropicales- aparezca en los titulares y en los telediarios. Con la excepción de unos pocos escépticos climáticos acérrimos, que cada vez son menos creíbles, la idea del calentamiento global y la responsabilidad del hombre por él se acepta cada vez más.

Sin embargo, ¿qué está pasando? Las emisiones de gases de efecto invernadero, lejos de reducirse, siguen aumentando en todo el mundo, aunque es probable que el revés de la pandemia de 2020 se compense en gran medida este año, y la vuelta al crecimiento parece ser la principal preocupación de los gobiernos, con algo de ecologismo en los márgenes. Todo el mundo sabe ahora que la casa está ardiendo y por qué, pero el comportamiento apenas cambia.

Este es el caso, en particular, de las finanzas, como explican Alain Granjean, presidente de la Fundación Nicolas Hulot, y Julien Lefournier, antiguo financiero, en su libro L’Illusion de la finance verte. Desde el prólogo de Gaël Giraud, economista jesuita cuyas posiciones radicales inspiraron en gran medida la encíclica «Laudato Si'» del Papa Francisco, se marca el tono: «No, tal y como están las cosas, las finanzas del mercado no permiten financiar la reconstrucción ecológica, sin la cual seguiremos dirigiéndonos hacia un aumento de la temperatura media de +4 a +6 °C a finales de siglo. Hasta ahora, la mayoría de los productos financieros «verdes» son sobre todo productos de marketing, destinados a inspirar la benevolencia de clientes escaldados por 2008 y cada día más conscientes de la gravedad del desastre ecológico».

Los inversores tienen un falsa visión


Los ahorradores o inversores institucionales que ponen su dinero en productos verdes pueden estar sinceramente convencidos de que están avanzando en la causa de la lucha contra el cambio climático. Desgraciadamente, en la realidad, el análisis riguroso realizado por los dos autores muestra que este progreso es muy débil.

Tomemos el ejemplo de los bonos verdes, en el que la plaza financiera de París ve un nicho en el que imponerse, con el apoyo del Ministerio de Economía.

La primera observación es que los tipos a los que las empresas o los gobiernos pueden financiarse emitiendo bonos verdes no son significativamente diferentes de los tipos que estos mismos emisores podrían obtener con bonos convencionales. Los prestamistas no están haciendo un esfuerzo especial para invertir en lo que consideran importante para el futuro de la humanidad. La única diferencia con una emisión de bonos convencional es que el prestatario declara que el dinero se utilizará para un proyecto con un «claro beneficio medioambiental», según el artículo 1 de los Principios de los Bonos Verdes. Este proyecto debe especificarse en el prospecto emitido en el momento de la emisión y un informe anual debe dar información precisa sobre la utilización del dinero.

Bono verde, operación de comunicación

Por supuesto, el prestatario no va a proponer un proyecto que pueda perjudicar al medio ambiente, pero es el propio prestatario el que decreta el carácter ecológico de su proyecto; no hay una normativa precisa y vinculante sobre este punto. Este prestatario también puede tener actividades muy contaminantes, pero esto no es un obstáculo: si su proyecto es aceptable, puede presentarse ante el público como emisor de bonos verdes. En términos de imagen, esto es beneficioso. Y sabemos que en nuestra sociedad, la imagen juega un papel considerable.

En resumen, el bono verde es principalmente una operación de comunicación. En cualquier caso, este prestatario, si su situación financiera se considera lo suficientemente saludable como para ser considerado para un préstamo, habría obtenido este dinero prácticamente al mismo tipo de interés. La única diferencia es que, al reverdecer su imagen, también puede atraer a los inversores con la etiqueta de Inversión Socialmente Responsable (ISR).

Artículos relacionados

Lo más popular