jueves, mayo 6, 2021
Inicio noticias de pesca Europeche cambia la narrativa para hacer del sector la solución a los...

Europeche cambia la narrativa para hacer del sector la solución a los cambios climáticos

Los armadores europeos cambiarán de narrativa para fijar un rumbo firme para convertir a la UE en el primer continente climáticamente neutro en 2050. La contaminación cero, la preservación de la biodiversidad y los sistemas alimentarios sanos y respetuosos con el medio ambiente son algunas de las prioridades que influirán en todas las políticas de la UE en los próximos años.

La industria pesquera europea ha tomado una posición de vanguardia, confirmando una notable reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero en los últimos 30 años, al tiempo que produce la proteína perfecta para nuestra dieta. Europêche busca, por ello, ahora una nueva narrativa que reconozca al sector como parte de la solución a las amenazas medioambientales globales. Europêche está dispuesta a cuestionar algunos de los mitos que rodean a la industria pesquera y a mostrar el duro trabajo de los pescadores para poner en nuestros platos productos del mar sostenibles, recordando que el pescado salvaje producido en la UE es la opción más saludable y con menor huella de carbono para alimentar al mundo y combatir el cambio climático.

Desconexión entre las percepciones

Existe una aparente desconexión entre las percepciones y la realidad en lo que respecta a la salud de los océanos. Las razones pueden ser el hecho de que las malas noticias se difunden más rápido que las buenas, o el éxito de las campañas engañosas sobre el estado de los océanos, que muchos describen como al borde del colapso.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Según Europêche, tras años de buena gestión y de reducción de la presión pesquera, las poblaciones de peces, especialmente en el Atlántico Nororiental, han ido aumentando significativamente hasta alcanzar, en sólo 10 años, niveles un 50% superiores a los de 2010. Además, el 99% de los desembarcos de las poblaciones reguladas por la UE, el 79% a nivel mundial, proceden de poblaciones de peces sostenibles. Esto parece indicar que el sector europeo de las capturas ha logrado un buen equilibrio entre la seguridad alimentaria y la biodiversidad. Además, gracias a la disminución de la huella de carbono del sector, un 40% menos si se compara con los niveles de 1990, el marisco es una de las mejores opciones alimentarias para garantizar la protección del clima.

Según Europêche, los pescadores de la UE se entienden a sí mismos como parte del entorno marino, el mar es su lugar de trabajo, y como tal dependen directamente de la buena salud de los ecosistemas marinos. Daniel Voces, director general de Europêche, señaló que: “Como guardianes del mar, nuestros pescadores son los primeros y más interesados en cuidar los océanos. Llevan muchos años demostrando su compromiso con la pesca responsable, la naturaleza, la ciencia y el suministro de productos del mar ahora y para las generaciones futuras. La pesca es su forma de vida. El Sr. Voces recordó que: “Es fundamental poner el foco de las políticas de la UE en el lado humano de un sector que se preocupa por su gente y por el planeta. Cientos de empresas pesqueras familiares se esfuerzan por alimentar a la población mundial con la proteína animal más saludable que existe, incluso durante la pandemia de Covid-19, creando riqueza y empleo en toda la cadena de valor con el menor impacto ambiental posible.”

La industria pesquera representada por Europêche ha desarrollado una visión común para los próximos cinco años para que los pescadores sean vistos, tanto por las instituciones de la UE como por la sociedad civil, como parte de la solución y no del problema para hacer frente a las amenazas medioambientales globales.

El éxito de la buena gestión

Como parte de esta nueva narrativa, Europêche pretende comunicar el éxito de la buena gestión de la pesca y su contribución para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030. Se hará especial hincapié en un enfoque equilibrado de los tres pilares de la sostenibilidad, en mantener una tolerancia cero contra la pesca INDNR, en mantener la igualdad de condiciones a nivel internacional, en desmentir mitos, en dar prioridad al acceso a los caladeros tradicionales, en defender los principios de una economía social, en apoyar la producción pesquera de la UE, en promover el acuerdo pesquero de la UE, en mejorar la gobernanza internacional de los océanos y en generar confianza entre los ciudadanos de la UE para generar una licencia social para operar en los mares.

Ha habido muchos sacrificios en el sector pesquero para garantizar la salud de las poblaciones de peces. En el Atlántico, la presión pesquera se ha reducido casi a la mitad en los últimos 20 años, alcanzando sostenible (RMS) para casi el 100% de los desembarcos de las poblaciones reguladas por la UE.


Como consecuencia, las poblaciones de peces han aumentado significativamente, alcanzando en sólo 10 años, niveles un 50% más altos que en 2010. El sector europeo de capturas ha logrado un buen equilibrio entre la seguridad alimentaria y la biodiversidad.

La pesca clave para la economía azul

Así, en la UE, la pesca está bien regulada para garantizar un uso a largo plazo de los recursos renovables. La pesca es, por lo tanto, clave para la economía azul y para hacer posible un futuro de recuperación verde después de la crisis.


La visión para los próximos cinco años será, por tanto, que los pescadores sean vistos, por las instituciones de la UE instituciones de la UE y la sociedad civil, como parte de la solución y no del problema.
Como parte de esta nueva narrativa, el sector pesquero tratará de ir de la mano de la comunidad científica y cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 teniendo en cuenta la contribución a la seguridad alimentaria (ODS2) los beneficios para la salud de los productos del mar (ODS3), el acceso de las mujeres al sector (ODS5), el desarrollo socioeconómico en las zonas rurales costeras (ODS 8), la innovación y la digitalización (ODS 9), la producción responsable de productos del mar
(ODS12), la baja huella de carbono de las proteínas del pescado capturado en el medio natural (ODS13), el uso sostenible de la vida bajo el agua (ODS14), la mejora de la calidad de vida en las zonas costeras (ODS15).
agua (ODS14), mejorar el papel de la gestión y la aplicación de la ley (ODS16) y encontrar alianzas globales (ODS17).


Los puntos centrales de acción


1) Comunicar el éxito de la gestión pesquera. El buen estado de las poblaciones de peces ha demostrado que la gestión eficaz es la mejor herramienta para la conservación y que los responsables políticos
deben perseguir el 100% de la gestión pesquera en todas las zonas marítimas, de acuerdo con el enfoque de la FAO, y no objetivos arbitrarios (por ejemplo, un 10% de AMP sin capturas).
2) Utilizar el conocimiento vital y la experiencia de los pescadores en la aplicación de las medidas de gestión como un poderoso aliado en el proceso de toma de decisiones y la comunicación. Ser racional y creíble
comprometiéndose cuando sea necesario, colaborando con los responsables políticos, la organización de la ONU, los sindicatos y ONG respetadas, siendo proactivos en lugar de reactivos, y ofreciendo soluciones, no negaciones;
3) Poner el foco en la dimensión social de la pesca, mostrando el lado humano de una industria que se preocupa por su gente. Explicar cómo las políticas están afectando a las comunidades pesqueras, el trabajo y la seguridad en el mar. Comunicar el atractivo de la profesión pesquera para salvar la brecha generacional. Defender los principios de la economía social.
4) Presentar a los pescadores como proveedores de alimentos, que incluso durante acontecimientos catastróficos como la pandemia del COVID-19
pandemia, siguieron asegurando el desembarco diario de marisco fresco a nuestros platos en entornos difíciles.
Promover el produjo salvaje como la “proteína perfecta” y como una opción segura, sostenible e inteligente que mantiene al planeta y a los ciudadanos sanos y felices. Se recordará a los consumidores y a los
a los consumidores y a los responsables políticos que la sustitución de los productos del mar por la producción de proteínas en tierra costaría al mundo mucho más en deforestación y pérdida de biodiversidad que la pesca;
5) Apoyar a la UE en su liderazgo en materia de sostenibilidad sin perder de vista la importancia de igualar las condiciones entre los países de la UE y entre los países de la UE y los países no pertenecientes a la UE mediante
regulando por igual a todos los usuarios del mar. Tratar los productos del mar de la UE y de fuera de la UE por igual en cuanto a de criterios de importación, salud, normas laborales y acuerdos comerciales;
6) Comunicar la necesidad de apoyar el duro trabajo de nuestros pescadores y su compromiso con la sostenibilidad mediante
consumiendo pescado producido en la UE, lo que en última instancia contribuye a la autosuficiencia y reduce la la dependencia del mercado de la Unión de las importaciones de productos del mar;
7) Defender la flota pesquera exterior europea y los acuerdos pesqueros de la UE como los más transparentes, responsables y sostenibles a nivel mundial que contribuyen a una gobernanza internacional
internacional de los océanos y al desarrollo de las comunidades costeras de terceros países, proporcionando pescado para
consumo humano no sólo a la UE sino también a los mercados de los países en desarrollo;
8) Reclamar el acceso a los caladeros tradicionales frente a la actual competencia por el espacio
frente a la actual competencia por el espacio marino que reclaman las industrias marítimas emergentes (por ejemplo, las energías renovables), para sostener a las comunidades pesqueras costeras y su importante contribución a la alimentación.
comunidades pesqueras costeras y su importante contribución a la seguridad alimentaria;
9) Combatir el mito en torno a las llamadas “artes de pesca destructivas” o “buques monstruosos” que dañan el
el medio ambiente marino. No hay artes de pesca ni buques buenos o malos, todo depende del
uso sostenible, la buena regulación, la gobernanza, el cumplimiento y la protección de las zonas y especies vulnerables.
y especies vulnerables. Mantener y promover un enfoque de tolerancia cero contra la pesca INDNR;
10) Desarrollar un alto nivel de confianza en las actividades pesqueras para apuntalar una licencia social sobre el rendimiento real (o percibido) de la sostenibilidad de las empresas pesqueras.
10) Desarrollar un alto nivel de confianza en las actividades pesqueras para respaldar una licencia social sobre la sostenibilidad real (o percibida) de las empresas pesqueras. De forma colectiva y concertada

Artículos relacionados

Lo más popular