europa-azul.es
miércoles, abril 17, 2024
Inicio noticias de pesca Comercialización El incremento de los precios impide un consumo alimentario sostenible y saludable

El incremento de los precios impide un consumo alimentario sostenible y saludable

Las numerosas crisis internacionales, como la emergencia climática, la pandemia de COVID-19, la especulación alimentaria y las múltiples repercusiones de la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania, demuestran que se requiere una soberanía alimentaria europea que siga manteniendo niveles muy elevados de seguridad alimentaria para los consumidores, a escala mundial.

La agricultura, la ganadería y la pesca son sectores clave para dicha soberanía alimentaria de la UE y, por tanto, son decisivos para garantizar la autonomía estratégica de la Unión. El 26 de septiembre, el Grupo de Organizaciones de la Sociedad Civil se reunió en Santiago de Compostela con organizaciones de la sociedad civil españolas y europeas que representan a los sectores de la agricultura, la ganadería y la pesca y a los consumidores, y también con autoridades regionales y europeas, para debatir los retos a los que se enfrenta la producción de alimentos en la UE. Además de en cómo mantener la soberanía alimentaria, se hizo especial hincapié en el diseño de sistemas de producción de alimentos de los sectores agrario y pesquero que estén en consonancia con los ingentes cambios que se requieren para lograr los numerosos objetivos de reducción de emisiones acordados a escala internacional. Se hicieron llamamientos para apoyar activamente a los agricultores, ganaderos y pescadores en el desarrollo de nuevos sistemas científicos y financieros. Participantes de distintas procedencias destacaron la importancia de tener en cuenta los puntos de vista de los productores y consumidores a la hora de elaborar una política a largo plazo que garantice la soberanía alimentaria de la UE en el marco de una producción de alimentos justa y sostenible para todos. La conferencia se organizó en el contexto de la Presidencia española del Consejo de la UE y en colaboración con la Xunta de Galicia.


Condiciones justas para que el sector primario garantice la seguridad alimentaria

  • Es fundamental reconocer el papel esencial del sector primario (agricultura, ganadería y
    pesca) a la hora de asegurar la seguridad alimentaria de la ciudadanía europea. Sin embargo, también es preciso subrayar que, junto con los consumidores, constituye el eslabón más débil y desprotegido de la cadena alimentaria.
  • Los productores suelen tener poca capacidad de negociación a la hora de acordar el desglose de costes con los intermediarios y las cadenas de supermercados, quienes acaban obteniendo la mayor parte de los beneficios. Es necesario establecer normas sobre el proceso de negociación que contribuyan a garantizar que los que se encuentran al inicio de la cadena de producción reciban una remuneración justa.
  • La cadena alimentaria debe examinarse con más detalle al objeto de publicar información sobre los costes asociados a las diferentes fases de producción, lo que aumentará la transparencia y el conocimiento de los costes de producción. Dicha información deberá estar disponible a tiempo de poderse emplear como un referente preciso para la fijación de precios. Un doble etiquetado en el que se indiquen los precios en origen y en destino es otra manera de lograr transparencia en cuanto al coste de los productos.

Cómo ofrecer a los consumidores opciones de alimentos sostenibles y asequibles

  • El incremento de los precios vinculado a la inflación es el principal obstáculo para un consumo alimentario sostenible y saludable, que afecta también a alimentos de primera necesidad como la carne, el pescado, la leche o el aceite de oliva. Esto se refleja en la modificación de los hábitos de consumo: disminuye la ingesta de productos frescos y aumenta la adquisición de alimentos procesados de inferior calidad nutricional. Es preciso invertir esta tendencia y devolver la capacidad de decisión a los consumidores, para que puedan tomar decisiones informadas y elijan productos europeos.
  • Una mayor transparencia en el etiquetado, estableciendo criterios de etiquetado de
    productos, puede ayudar a devolver a los consumidores su capacidad de tomar decisiones
    informadas.
  • Debe mejorarse la comunicación entre productores y consumidores para eliminar los
    obstáculos derivados del etiquetado insuficiente, lo que ayudará a abordar el problema de la desinformación de los medios de comunicación sobre las condiciones de producción.
    Garantizar la soberanía alimentaria asegurando una generación futura de los sectores agrícola y pesquero
  • Para proteger el suministro de alimentos a los consumidores europeos, es fundamental preservar la tradición de la agricultura familiar y profesional. Las explotaciones familiares son parte integrante de las redes territoriales y de las culturas locales, y generan oportunidades de empleo en el sector agrario y en las zonas rurales. Del mismo modo, en el sector pesquero, son los pequeños pescadores y acuicultores quienes abastecen a las comunidades locales. Por estas razones, resultan esenciales para el impulso de las economías locales, la gestión territorial y la lucha contra el abandono de tierras y la pobreza. Las iniciativas políticas y la legislación deben respaldar a las explotaciones familiares agrícolas, ganaderas y pesqueras para que utilicen soluciones tecnológicas e innovadoras que, por lo general, solo se pueden permitir los grandes productores. Así mismo, es relevante señalar la importancia de la pesca de altura y gran altura
    para la soberanía alimentaria de la UE, al contribuir a generar empleo y riqueza, no solo en las zonas costeras europeas, sino también en muchos terceros países en desarrollo.
  • El relevo generacional es una de las mayores dificultades del sector primario, tanto en la
    agricultura como en la pesca. Para mantener la producción actual de alimentos en la UE y
    afrontar el envejecimiento y la escasez de personal del sector, se necesitan políticas que hagan estos sectores atractivos para la juventud, prestándoles apoyo y fomentando el reconocimiento social de su trabajo.
  • Merecen especial mención las mujeres que trabajan en el sector primario: a fin de ayudar a las mujeres que trabajan en el sector agrario y pesquero a conciliar su profesión con los cuidados y el trabajo doméstico, las administraciones a escala nacional deben ampliar la prestación de servicios sociales, como la atención a la infancia en el medio rural. Es necesario que cada vez más mujeres ocupen puestos de responsabilidad y representación en los distintos ámbitos de los sectores agrario y pesquero y que se logre la igualdad salarial entre mujeres y hombres.

4

La sostenibilidad en todas sus dimensiones es fundamental para asentar la soberanía alimentaria de
a UE

  • Para garantizar la producción a largo plazo de alimentos suficientes y saludables y unos medios de subsistencia viables, es importante que se utilicen los recursos naturales de manera sostenible, se preserven los recursos hídricos y del suelo, se luche contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad y se proteja el bienestar de los animales. En este contexto, es preciso reconocer el enorme esfuerzo que realiza el sector primario de la UE para minimizar el
    impacto medioambiental de su actividad y contribuir a la lucha contra el cambio climático.
  • Tanto los representantes de los productores como de los consumidores reconocen que la
    sostenibilidad también ha de definirse en función de la viabilidad económica y social: las
    autoridades de la UE deben debatir y acordar con todas las partes interesadas el ritmo al que es factible alcanzar los objetivos de la Agenda 2030.
  • La investigación, la innovación y la digitalización constituyen los medios para crear un
    conjunto de herramientas de producción ecológica mejorada y requieren apoyos a escala
    nacional y de la UE.
  • Los acuerdos comerciales de la UE con terceros países deben tener en cuenta la inclusión de cláusulas espejo, es decir, que los productores (tanto en el sector agrario como en el pesquero) de terceros países respeten las mismas normas de producción que en la UE para garantizar la competitividad y la igualdad de condiciones.
  • Un refuerzo de la producción local y regional permitirá que tanto la producción como la
    transformación de alimentos estén bien equilibradas y mantengan una baja huella de carbono.
    Acortar la cadena alimentaria también contribuirá a reducir los costes asociados al producto
    de que se trate, logrando así que los alimentos sean más asequibles para los consumidores.
    4 Encontrar soluciones conjuntamente
  • El valor de los alimentos debe volver a ocupar un lugar primordial entre las principales políticas de todos los Estados miembros de la UE. La soberanía alimentaria de la UE dependerá de las decisiones de las personas, las comunidades y la sociedad civil organizada. Todos los ciudadanos de la UE se benefician de una cadena alimentaria justa, saludable, resiliente y sostenible.
  • El futuro del sector alimentario dependerá de la colaboración entre productores, minoristas,
    responsables políticos, ecologistas y organizaciones de consumidores en pos de una gestión
    y resolución eficaces de los numerosos retos. Aún son necesarios avances para alentar a un
    mayor número de mujeres y jóvenes a que se incorporen al sector de la producción de
    alimentos.
  • Es esencial también una mejor cooperación con vistas a garantizar precios más justos y
    transparentes tanto para los productores como para los consumidores, salarios más
    equitativos, subvenciones para la adaptación al cambio climático y los derechos de los
    temporeros.
  • Es fundamental tener en cuenta el apartado de la educación y ampliar los conocimientos
    impartidos en las escuelas desde una edad temprana: las generaciones futuras necesitan saber quién produce los alimentos, cómo y dónde, y quién participa en los demás eslabones de lacadena alimentaria para llevar dichos alimentos a los hogares de los consumidores.

Las autoridades regionales, nacionales y de la UE deben aspirar a elaborar políticas alimentarias inclusivas que permitan también a las personas más vulnerables de nuestras sociedades disfrutar de unos sistemas alimentarios sostenibles y sanos.

  • Asimismo, ha llegado el momento de desarrollar una visión a largo plazo para el sector
    pesquero de la UE, que debe basarse en los esfuerzos europeos existentes en materia de
    biodiversidad, política alimentaria sostenible, salud, bienestar y buenas condiciones de trabajo, además de permitir a la UE cumplir sus compromisos de descarbonización el sector pesquero, cumpliendo así con el Pacto Verde Europeo y la Agenda 2030. Esta visión también debe situar a los pescadores en el centro de la política pesquera y buscar un equilibrio entre la conservación de la biodiversidad, el uso sostenible de los recursos pesqueros y la seguridad
    alimentaria.
  • De aquí a las próximas elecciones al Parlamento Europeo, disponemos de un período transitorio que podría servir para entablar un diálogo con todos los agentes de la cadena alimentaria, con el fin de desarrollar una agenda común de sostenibilidad, debatir el ritmo de su implantación y movilizar un conjunto de diferentes instrumentos, entre otros una financiación que facilite dicha aplicación a escala regional, nacional y europea.
  • Al objeto de alcanzar los objetivos acordados a escala internacional en materia de lucha contra el cambio climático sin dejar de satisfacer las necesidades alimentarias de nuestra población, es imperativo desarrollar rápidamente los conocimientos científicos necesarios para poder crear nuevas modalidades sostenibles de producción de alimentos.
Artículos relacionados

Lo más popular