martes, julio 5, 2022
Inicio Sector Pesquero El catedrático Rafael Uriarte publica un libro sobre el origen de la...

El catedrático Rafael Uriarte publica un libro sobre el origen de la expansión de la flota atunera en aguas tropicales

El libro del Catedrático de Historia, Rafel Uriarte Ayo, «Bermeo y la expansión de la industria atunera española en aguas tropicales: De las campañas de Dakar al cerquero oceánico (1945-2015) constituye el compendio más importante de la histori del sector atunero congelador vasco.

El libro, financiado por el Gobierno Vasco y la Unión Europea, en colaboración con AZTI abarca el proceso de modernización de la flota atunera española y su integración en los mercados globales durante la segunda mitad del siglo XX. Así, se da a conocer como este sector desde las pesquerías de Dakar se convierte con su expansión al Indico y Pacífico en un sector estratégico en la actual pesquería industrial y que, desde su etapa inicial de desarrollo, en los años sesenta, ha mantenido una significativa presencia en la compleja estructura mundial del sector extractivo y de la industria conservera asociada.

En esta dirección desarrollada, inicialmente en el puerto de Bermeo (Vizcaya), la expansión de los modernos atuneros oceánicos, lejos de constituir un hecho fortuito y aislado, forma parte de una dinámica más amplia en la que han intervenido las principales potencias pesqueras del mundo desarrollado y en desarrollo. Un proceso global que se ha extendido en las aguas tropicales del Pacífico, Atlántico e Indico, y que en la actualidad constituye una de las pesquerías más tecnificadas del mundo y de mayor contribución al valor generado en el sector-

En ese mismo escenario, el libro describe comoa partir de la década de los sesenta, se desarrolló un moderno complejo industrial basado en la pesca intensiva de túnidos tropicales, utilizando barcos congeladores altamente equipados, construidos en acero, que sustituyeron la pesca tradicional de anzuelo (ya sea con señuelo o con carnada viva) por redes de cerco, de acuerdo con el modelo desarrollado en Estados Unidos por la flota californiana (purse seiners).

Los barcos y su equipamiento, sistemas de pesca, áreas de actividad y volumen
de capturas, infraestructuras, así como la base organizativa e institucional del sector,
evolucionaron de manera extraordinaria. Esta última transformación fue protagonizada, de manera muy destacada, por el puerto de Bermeo, que en la actualidad mantiene su posición.

Junto a ello, la importancia del libro radica en el análisis del origen de muchas empresas y familias. La trayectoria de los primeros atuneros vascos tenemos tres ejemplos en los que la industria conservera bermeanaha participado directamente en el sector extractivo, con el intento temprano llevado a cabo por Hijos de J. Serrats y Amadeo Ormaza Unamuno, con los atuneros Cimarrón y Atunero Primero; la participación de los hermanos Norberto y Pedro Astorquiza, en el primer Alacrán, y en la armadora Pesqueras Echebastar S.A., y sobre todo la integración llevada a cabo por Conservas Garavilla, a partir de los setenta, construyendo su propia flota de atuneros y barcos frigoríficos de transporte. «Las empresas armadoras, surgidas en los sesenta y primera mitad de los setenta estarían más vinculadas al propio desarrollo del sector extractivo.Se trataba de armadores y patrones, también de mecánicos, frigoristas, y tripulación en general, que venían de la flota de bajura y en especial de aquellos que habían participado en las campañas de Dakar (1956-1964).

También se recoge el papel jugado por el Banco de Bilbao, en la sucursal de Bermeo, en donde en 1973 movían del 80 al 90 por ciento del sector atunero congelador» hasta incluso su vinculación con participaciones directas del Banco en su capital, como en el caso de las armadoras Pevasa-Montecastro, en Inpesca o en Conservas Garavilla. La intervención de la pesca industrial de altura de Pasaia que diversificó hacia el sector de altura, casa ee la armadora pasaitarra Estela S.A. dedicada al sector de arrastre de altura, construyendo el Albacora Uno, atunero entregado en 1969. Igualmente, se habla del protagonismo jugado en el desarrollo del sector por el armador Ignacio Lachaga Bengoechea, o la dimensión que comenzó a jugar Pesqueras Echebastar, así como Pevasa o Inpesca.

El autor desglosa como la industrialización del sector pesquero, tanto en las actividades meramente extractivas, como en la conserva, procesado y distribución de sus productos, «ha sido uno de los factores que ha contribuido de forma más significativa al crecimiento de la moderna industria agroalimentaria en España y su proyección internacional». No obstante, frente a las dificultades de pesquerías que han retrocedido, como es el bacalao, la captura de túnidos y la industria conservera asociada a su procesado se ha consolidado como uno de los sectores más dinámicos y con mayor presencia exterior en las economías pesqueras»

Artículos relacionados

Lo más popular