europa-azul.es
martes, diciembre 6, 2022
Inicio Sector Pesquero El aniversario del Prestige recuerda el protagonismo de los pescadores en eliminar...

El aniversario del Prestige recuerda el protagonismo de los pescadores en eliminar el chapapote

Gracias a la acción de los arrantzales nuestra costa estuvo más protegida. Y es que cambiaron la pesca por la limpieza de fuel, y las redes que hace días hacían acopio de peces, subían en esta ocasión al barco repletas de chapapote.

Un gesto miles de veces repetido que sirvió para evitar una catástrofe mayor. Así lo cuentan ahora muchos representantes de los pescadores que recuerdan cómo tuvieron margen de aprendizaje gracias a los días que tardó la contaminación en llegar hasta la costa vasca.

Aquellas jornadas previas fueron imprescindibles para prepararse “para lo que nos venía encima”. Fueron días en los que varios barcos vascos se desplazaron hasta Cantabria y Asturias, para hacer salidas experimentales y comenzar a recoger el fuel, y aprender cómo hacerlo en el mar. Así, las reuniones con el Gobierno vasco comenzaron para coordinar cómo abordar la crisis.

La coordinación entre pescadores, Gobierno vasco y Azti, hizo que lo que pudo haber sido una tragedia también en Euskadi, fuera interceptada a tiempo. Recogieron 11.000 toneladas chapapote.

«Si el chapapote hubiese llegado a la costa hubiese sido un desastre absoluto»

¿Qué hubiese pasado sin la labor de los arrantzales? Los pescadors lo tienen claro: “Hubiésemos perdido la costa durante años. Había que evitar que llegara, por eso recoger en el mar era clave”, explica.

“Si hubiese llegado a la costa hubiese sido un desastre horrible. Y al mar solo podíamos ir nosotros, tenía que ser gente que conociera el medio”, sostiene. Por lo que fueron los encargados de hacer una barrera de protección para evitar que toda la contaminación desprendida por el Prestige tiñera también de negro las playas de Euskadi.

“O íbamos nosotros, o era una tragedia”, asegura. Sin embargo, fueron días difíciles. “No sabíamos si el chapapote iba a obstruir las tuberías de aspiración de agua. Pero visto lo visto teníamos que salir, y lo hicimos”. 

La primera salida desde Bermeo fue un desastre, porque “había una marejada impresionante” pero lo hicieron, se adecuaron mejor las grúas de recogida, y vieron que era mejor recogerlo con sacos de obra de una tonelada, ya que “se pescaba más, y se descargaba mejor”

Artículos relacionados

Lo más popular