europa-azul.es
sábado, enero 28, 2023
Inicio noticias de pesca EJF denuncia que la pesca ilegal está empujando los ecosistemas oceánicos hacia...

EJF denuncia que la pesca ilegal está empujando los ecosistemas oceánicos hacia el colapso



A medida que los buques pesqueros recorren los océanos en busca de cada vez menos peces, el rastro de cada uno puede seguirse vía satélite. Cada barco cruza y vuelve a cruzar los caminos dejados por otros hasta que los mares del mundo empiezan a parecerse a las redes de pesca que albergan. Dentro de esta enmarañada red, las trayectorias de dos buques llamaron la atención del equipo de investigación de mi organización, la Fundación para la Justicia Medioambiental(EJF): sus extraños movimientos paralelos no parecían correctos.

Esta observación fortuita, que a la mayoría no le llama la atención, fue el inicio de una investigación de un año de duración para desenmascarar a la flota de Israr: tres buques que pescan ilegalmente atún, dañando nuestros ya sobreexplotados ecosistemas oceánicos, amenazando la seguridad alimentaria y los medios de vida de las comunidades costeras, y utilizando todos los medios posibles para eludir su detección. Estos barcos, y otros como ellos, pescan ilegalmente y a menudo de forma indiscriminada, superando a los pescadores locales y poniendo en riesgo la seguridad alimentaria y los medios de vida de más de 100 millones de personas que dependen de la pesca artesanal.

El operador que controla esta flota sabía cómo manejar el sistema. Sabía que la falta describir crónica de transparencia, comunicación y responsabilidad en el sector pesquero mundial podía utilizarse en su beneficio para mantener las actividades ilegales y destructivas de la flota fuera del radar.

No son, ni mucho menos, los primeros en advertir y explotar esta debilidad: la falta de transparencia sistémica en todo el sector pesquero mundial es uno de los factores más importantes que facilitan la pesca ilegal en todo el mundo. La información crucial sobre la propiedad de los buques, los registros de actividad ilegal y las autorizaciones de pesca no están disponibles públicamente, lo que obliga a las autoridades a tomar decisiones sin conocimiento de causa sobre qué buques pueden pescar en sus aguas. La falta de flujo de datos dificulta la colaboración entre las ONG, los gobiernos y las autoridades pesqueras regionales que trabajan para detener a los operadores ilícitos y hace que la pesca ilegal prospere con demasiada facilidad. También crea un entorno sin ley, propicio para que florezcan los abusos de los derechos humanos, sin supervisión y sin escapatoria.

Existe un proverbial libro de jugadas de probada eficacia que aprovecha los fallos del sistema. El propietario de la flota de Israr las conocía todas.

ENGAÑO PRACTICADO
Todos los buques pesqueros están obligados a navegar bajo el pabellón de una nación y, en teoría, a acatar las leyes de ese Estado. La flota de Israr no sólo fue «apátrida» durante un tiempo, navegando ilegalmente sin bandera, sino que los marineros cambiaron repetidamente de bandera. Puede que el cambio de bandera no sea ilegal, pero los operadores ilegales lo utilizan para crear confusión en torno a quién es responsable de controlar y sancionar el buque, o para adoptar una bandera de un Estado que saben que simplemente no puede o no quiere controlar sus operaciones y hacer cumplir las leyes y reglamentos. Al amparo de esta incertidumbre, pueden continuar su actividad delictiva sin interrupción, dañando nuestros océanos y diezmando las poblaciones de peces.

Para aumentar la confusión, los propietarios cambiaron los nombres de los buques, con la tripulación cambiando los códigos de identificación digital a mitad de la travesía y pintando físicamente sobre el nombre en el costado de cada buque con pintura blanca brillante. Esta táctica sólo es eficaz debido a nuestro sistema desarticulado. Los sistemas universales de identificación de buques no se aplican a todos los buques pesqueros, no todas las naciones cuentan con sistemas nacionales de identificación de buques para los buques no aptos, y muchos de estos registros no están disponibles públicamente para comprobar los buques que cometen actos ilegales. En la actualidad no existe un sistema de identificación de buques verdaderamente universal y de libre acceso -un número o código único, el llamado identificador único de buques (UVI)- que permanezca con cada buque desde el astillero hasta el desguace, independientemente de los cambios de nombre o de bandera. Sin estos registros, es casi imposible descubrir el historial ilegal de un buque y exigir responsabilidades a sus propietarios y operadores.

La flota de Israr también realizaba transbordos, reuniéndose con otros buques en el mar para transferir capturas, suministros o tripulación. Aunque esto puede ocurrir legalmente, se ha convertido en una táctica característica de los operadores ilegales que intentan cubrir sus huellas. Les permite «blanquear» el pescado capturado ilegalmente y perpetuar el abuso y la esclavitud de la tripulación al permitir que los buques permanezcan fuera del puerto durante meses o incluso años.

Por ejemplo, los trabajadores migrantes de la flota pesquera de aguas lejanas de Corea declararon que se les obligaba a trabajar jornadas de 18 horas; una cuarta parte de la tripulación con la que hablamos había sufrido abusos físicos y más del 60 por ciento había sido testigo de abusos verbales. A casi todos les confiscaba el pasaporte el capitán y les descontaba varios meses de salario al inicio de los contratos para disuadirlos de escapar de estos entornos abusivos. Estos barcos permanecían regularmente en el mar durante más de un año, y en algunos casos más de 18 meses, sin hacer escala en el puerto.

Artículos relacionados

Lo más popular