europa-azul.es
martes, abril 23, 2024
Inicio Galicia Bruselas pide pruebas antes de proceder a la prohibición de la venta...

Bruselas pide pruebas antes de proceder a la prohibición de la venta de aletas de tiburón

Bruselas pide pruebas sobre una posible prohibición de la venta de aletas de tiburón sueltas.También se están recabando opiniones sobre posibles opciones políticas para proteger mejor a los tiburones y los ecosistemas marinos afines

La Comisión Europea está recabando opiniones y conocimientos sobre las consecuencias medioambientales, sociales y económicas de una posible prohibición de la venta y el comercio internacional de aletas sueltas de tiburón en la UE. También está recabando opiniones sobre posibles opciones políticas para proteger mejor a los tiburones y ecosistemas marinos afines.

La Comisión de la UE trata de prohibir la venta de aletas de tiburón al considerar que las medidas aprobadas, en los últimos tiempos, no están siendo efectivas. De esta manera, la flota de palngre de superficie afronta la amenaza de más restricciones, ya que la unión Europea debate la iniciativa ciudadana ‘Stop finning-Stop the trade.

En 2019, al menos 79 millones de tiburones murieron en pesquerías, y al menos 25 millones de ellos pertenecían a especies amenazadas, cifras que se han mantenido estables o incluso han aumentado en la última década.

En comparación con hace 10 años, menos de esos tiburones murieron porque la gente les cortó las aletas y los devolvió al mar, una práctica conocida como aleteo que ahora está prohibida en alrededor del 70% de los países y territorios de ultramar. Pero las normas que han reducido la frecuencia del cercenamiento de las aletas no han servido realmente para salvar más vidas de tiburones, según informa esta semana un equipo internacional de investigación en la revista Science.

«En todo caso, la mortalidad mundial de los tiburones ha aumentado ligeramente», afirma Boris Worm, ecólogo marino de la Universidad Dalhousie de Canadá. En la actualidad, la mayoría de los tiburones se desembarcan enteros, y la creciente demanda de productos derivados del tiburón ha impulsado a las pesquerías a seguir capturando estos animales.

Worm y siete colegas se han pasado los últimos tres años recopilando datos sobre la mortalidad de los tiburones y la normativa pesquera. «Fue todo un reto», afirma; «ya que la pesca del tiburón es muy poco conocida. Recopilamos todo lo que pudimos encontrar, desde cifras de capturas hasta datos de observadores en barcos en aguas internacionales, pasando por estimaciones de la pesca costera que incluyen la pesca recreativa, artesanal e incluso ilegal».

Malestar del sector

El presidente de Interfish, Juan Carlos Martín, aseguró que “el concepto de sostenibilidad no se está manejando de la mejor manera posible”, ante lo que reivindicó que “nuestra flota de palangre es un ejemplo de responsabilidad y de recabación de datos científicos”. Por ello, apeló a un “alineamiento” de la ciencia con la política pesquera.

Los armadores gallegos muestean su rechazo a la iniciativa ciudadana para vetar la venta de aletas de tiburón ya que, a su juicio, su objetivo “ya se cumple con la norma de aletas adheridas”. Para ella, esta propuesta sería “un nuevo despropósito de la política pesquera comunitaria” y pondría seriamente en riesgo el futuro de la flota de palangre gallega. Por ello, apeló a la Comisión Europea, a la Eurocámara y a los estados miembros para que frenen esta propuesta “carente de sentido”.

Recuerdan que esta normativa de aletas adheridas está cumpliéndose de manera estricta en la Unión Europea, pero no así por terceros países con prácticas menos sostenibles, motivo por el que Galicia pidió en numerosas ocasiones que la prohibición del finning -la práctica de cortar las aletas y descartar el cuerpo- fuera extensiva a todas las flotas mundiales.

Los armadores advieren además de que una posible prohibición de la comercialización de aletas de tiburón en Europa tendría un importante impacto socioeconómico en el sector pesquero europeo y beneficiaría nuevamente a los buques de terceros países con prácticas menos responsables, pues se harían con el mercado y con el negocio de los armadores comunitarios que realizan una actividad totalmente legal y sostenible.

Artículos relacionados

Lo más popular