viernes, septiembre 17, 2021
Inicio Acuicultura Un proyecto de acuicultura multitrófica trata de recuperar la anémona marina

Un proyecto de acuicultura multitrófica trata de recuperar la anémona marina

Un prometedor proyecto de acuicultura multitrófica integrada (AIM) pretende recuperar una anémona marina en peligro de extinción en una amplia franja de la costa suroeste de España, además de producir una serie de otros productos del mar.

El proyecto está liderado por iMare Natural, una spin-out de la Universidad de Granada, que se centra en el desarrollo de métodos para la cría de anémonas de mar. Las técnicas se basan en la correcta utilización y recirculación de los productos biológicos de desecho procedentes del cultivo multitrófico integrado (IMTA) de anémonas de mar con equinodermos y quenopodiáceas (plantas de agua salada).

La Anemonia sulcata es una especie nueva en la acuicultura, pero los resultados de la investigación confirman que está bien adaptada a la acuicultura por su biología, su capacidad de aclimatación a la cautividad y sus bajos costes de producción.

Este tipo de cría permite una cosecha constante de marisco en condiciones controladas y los invertebrados proporcionan un importante complemento nutricional a las dietas de todo el mundo.

La investigación actual tiene como objetivo crear nuevos sistemas de cultivo de especies marinas que están en riesgo por estar sobreexplotadas, y mejorar el diseño del sistema y el rendimiento económico tanto de la acuicultura como de la producción natural, utilizando sistemas multitróficos sostenibles, combinando acuicultura y acuaponía.

Las anémonas de mar se adaptan bien a las condiciones de cautiverio, tanto en sistemas abiertos como cerrados (RAS), siempre que se proporcionen las condiciones hidráulicas, fisicoquímicas y de iluminación ambiental adecuadas. Los resultados son realmente sorprendentes: adaptación a un nuevo entorno, facilidad de mantenimiento, crecimiento e incluso recuperación inducida tras la reproducción asexual y sexual. También pueden soportar altas concentraciones de compuestos de nitrógeno disuelto.

Superando dificultades

Sin embargo, todavía hay que superar algunos cuellos de botella para lograr una agricultura de anémonas totalmente sostenible. Una de ellas es el desarrollo durante todo el año de nuevas anémonas mediante la reproducción sexual. Superar esto aumentaría el número de anémonas que podrían producirse, lo que anularía la necesidad de capturar reproductores silvestres. También reduciría el tiempo dedicado a la reproducción asexual por división inducida. La reproducción asexual inducida implica un alto nivel de estrés para los animales, que puede retrasar su crecimiento.

Un segundo cuello de botella se refiere a la obtención de un suministro sostenible de piensos. La dieta de las anémonas se basa en peces, mejillones, crustáceos y otros invertebrados marinos. A diferencia de las especies de peces marinos, no necesitan grandes cantidades de alimento, por lo que los costes de producción son relativamente bajos. Pero si la industria se expandiera, utilizar una dieta en la que toda la materia prima procediera de la pesca de captura no sería sostenible. Así que es necesario encontrar otras fórmulas, con materias primas procedentes de organismos marinos cultivados de forma sostenible, proteínas vegetales, etc. De hecho, una de las líneas de investigación actuales es encontrar una dieta que proporcione el valor nutricional adecuado y que, al mismo tiempo, sea económicamente viable y ambientalmente sostenible.

Existen algunas similitudes entre el cultivo de anémonas de mar y de corales: ambos requieren un buen flujo de agua, una luz brillante adecuada y una buena calidad del agua, lo cual es de gran importancia porque todos los invertebrados marinos son muy sensibles a los compuestos de nitrógeno disuelto. Del mismo modo, otros parámetros físico-químicos del agua (Tª, salinidad, pH, fosfato, calcio y oligoelementos) deben estar perfectamente equilibrados para garantizar la viabilidad de la explotación.

Según las estimaciones de los investigadores, los ejemplares tardarán unos dos años en alcanzar el tamaño necesario tras la reproducción sexual. Para la reproducción asexual sólo unos 45 días.

El estudio se realiza dentro del proyecto marco ORTIMAR “Estrategias de cría en cautividad de Anemonia sulcata , para optimizar su reintroducción en el medio natural” (Fundación Biodiversidad, Programa Pleamar, España) y se centra en el desarrollo de estrategias de cría para el cultivo de anémonas de mar (Anemonia viridis y Anemonia sulcata) en cautividad para repoblar los fondos marinos de Granada, en el sur de España.

Conservar el litoral de Granada


Tras una evaluación previa del estado de conservación de esta especie en el litoral granadino, se seleccionaron tres zonas de muestreo y recogida de ejemplares para adaptarlos a las condiciones de cultivo. Se calcularon las condiciones óptimas de cultivo en función de las necesidades nutricionales, la hidrodinámica del agua, la incidencia de la luz y la tolerancia a los principales parámetros físicos y químicos del agua. A lo largo del periodo experimental, se monitorizaron los parámetros biométricos de los ejemplares de las diferentes líneas poblacionales y se definió una estrategia para multiplicar la cepa mediante la reproducción asexual inducida. También se ha realizado un estudio de su ciclo reproductivo y, finalmente, se pretende ampliar las zonas de repoblación a lo largo de todo el litoral andaluz.

La intención es también ampliar el proyecto para consolidar las condiciones óptimas de cultivo y las técnicas de reproducción sexual, que permitan repoblar nuevos ejemplares con variabilidad genética, para asegurar la conservación de esta especie sobreexplotada.

En la actualidad, los esfuerzos se centran en restaurar las poblaciones silvestres, en lugar de venderlas directamente a los consumidores. Esto se debe en gran medida a que las actividades de repoblación requieren el mayor número posible de anémonas de mar para tener éxito.

Tras 45 días en el sistema IMTA, la población de anémonas de mar mostró un aumento del 50% en la biomasa total. Además, el número de individuos aumentó debido a la reproducción asexual (bipartición).

Mientras tanto, la población de anémonas mantenidas en agua filtrada no aumentó en número y sufrió una pérdida de peso del 33%. Estos resultados demuestran claramente el valor proteico del alimento suspendido triturado que se dio a las anémonas, los microorganismos floculados presentes en el SRA y el gran futuro que puede tener esta especie en los sistemas de IMTA.

Recirculación de residuos

El objetivo principal de este cultivo acuapónico es que los residuos producidos por las anémonas se recirculen y sean utilizados por los pepinos de mar y las plantas marinas, mejorando así la calidad del agua al poder reutilizarla en los tanques de anémonas.

Este tipo de actividad aumenta la rentabilidad de los proyectos de acuicultura; la producción de otros productos con este sistema adquiere mayor valor comercial por ser considerados “productos verdes” (libres de productos químicos como pesticidas y fertilizantes). No se necesitan fertilizantes adicionales para las plantas porque los nutrientes están contenidos en el agua que fluye por el sistema. La Salicornia europaea y la Spirulina sp . están empezando a producirse, pero todavía no de forma comercial, debido a las bajas cantidades de producción.

Uno de los objetivos del proyecto ORTIMAR ha sido la transferencia de conocimientos a las instituciones encargadas de regular la pesca de anémonas. La transferencia de los resultados del ciclo reproductivo, de los estudios biométricos, de la dimensión comercial, de las poblaciones naturales de Anemonia sulcata ha sido decisiva para que las instituciones autonómicas españolas aporten soluciones para la mejora de la gestión del recurso para lograr la sostenibilidad de las poblaciones naturales.

Fuente: Fish Site

Artículos relacionados

Lo más popular