europa-azul.es
sábado, febrero 4, 2023
Inicio Investigación ¿La acidificación de los océanos está provocando el deshielo del Ártico?

¿La acidificación de los océanos está provocando el deshielo del Ártico?



Un nuevo estudio ha encontrado una relación entre el rápido derretimiento del hielo del Ártico y la acidificación de los océanos.

El descubrimiento pone de manifiesto un doble peligro para la supervivencia de las plantas, los mariscos, los arrecifes de coral, otras especies marinas y el clima.
Tras descubrir que los niveles de acidez del océano Ártico occidental están aumentando entre tres y cuatro veces más rápido que los de otras aguas oceánicas, un equipo internacional de científicos ha hecho sonar nuevas alarmas sobre la cambiante química del océano.

El equipo, del que forma parte Wei-Jun Cai, de la Universidad de Delaware, descubrió una fuerte correlación entre la tasa de acidificación del océano y el ritmo acelerado de deshielo en la región. Se trata de una peligrosa combinación que pone en riesgo la supervivencia de plantas, mariscos, arrecifes de coral y otros procesos biológicos en todo el ecosistema del planeta.

El nuevo estudio, publicado en la prestigiosa revista Science, es el primero que analiza datos sobre la acidificación del Ártico que abarcan más de dos décadas, desde 1994 hasta 2020.


Los investigadores, entre los que se encuentra Zhangxian Ouyang, de la Universidad de Delaware, viajaron a bordo del rompehielos R/V Xue Long a una zona de deshielo activo en el Océano Ártico para obtener muestras para su análisis. Crédito: Zhangxian Ouyang, Wei-Jun Cai y Liza Wright-Fairbanks/ Universidad de Delaware

Se espera que el hielo marino del Ártico en esta región desaparezca en 2050, si no antes, debido a los veranos cada vez más cálidos de la región. Sin una cubierta de hielo persistente que frene o mitigue el avance, la química del océano se volverá más ácida como consecuencia de esta retirada del hielo marino cada verano.

Esto plantea graves riesgos para la población extremadamente diversificada de animales marinos, plantas y otros seres vivos que dependen de un océano saludable para existir. Los cangrejos, por ejemplo, viven en un caparazón crujiente hecho de carbonato de calcio, que abunda en el agua del océano. Los osos polares dependen de la salud de las poblaciones de peces para alimentarse, los peces y las aves marinas dependen del plancton y las plantas, y el marisco es una parte importante de la dieta de muchas personas.

Esto hace que la acidificación de estas aguas lejanas sea un gran problema para muchos de los habitantes del planeta.

En primer lugar, un rápido repaso a los niveles de pH, que indican lo ácido o alcalino que es un determinado líquido. Cualquier líquido que contenga agua puede caracterizarse por su nivel de pH, que oscila entre 0 y 14, considerándose el agua pura como neutra con un pH de 7. Todos los niveles inferiores a 7 son ácidos, y todos los niveles superiores a 7 son básicos o alcalinos, y cada paso completo representa una diferencia de diez veces en la concentración de iones de hidrógeno. Entre los ejemplos del lado ácido se encuentran el ácido de la batería, que tiene un pH de 0, el ácido gástrico (1), el café negro (5) y la leche (6,5). En el lado básico se encuentran la sangre (7,4), el bicarbonato de sodio (9,5), el amoníaco (11) y el desatascador (14). El agua de mar es normalmente alcalina, con un valor de pH de alrededor de 8,1.

Cai, catedrático Mary A.S. Lighthipe de la Escuela de Ciencias y Políticas Marinas de la Facultad de Ciencias de la Tierra, el Océano y el Medio Ambiente de la UD, ha publicado importantes investigaciones sobre la química cambiante de los océanos del planeta y este mes ha completado un crucero desde Nueva Escocia hasta Florida, actuando como científico principal entre los 27 que iban a bordo del buque de investigación. El trabajo, apoyado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), incluye cuatro áreas de estudio: La costa oriental, el Golfo de México, la costa del Pacífico y la región de Alaska y el Ártico.

En el nuevo estudio publicado en Science participó el investigador postdoctoral de la UD Zhangxian Ouyang, que participó en un viaje reciente para recoger datos en el Mar de Chukchi y la Cuenca de Canadá en el Océano Ártico.

El primer autor de la publicación fue Di Qi, que trabaja con institutos de investigación chinos en Xiamen y Qingdao. También colaboraron en esta publicación científicos de Seattle, Suecia, Rusia y otros seis centros de investigación chinos.

«No se puede ir solo», dijo Cai. «Esta colaboración internacional es muy importante para recopilar datos a largo plazo en una gran zona del océano remoto. En los últimos años, también hemos colaborado con científicos japoneses, ya que el acceso a las aguas del Ártico fue aún más difícil en los últimos tres años debido a COVID-19. Y siempre contamos con científicos europeos. Y siempre contamos con la participación de científicos europeos».

Cai dijo que tanto él como Qi estaban desconcertados cuando revisaron juntos por primera vez los datos del Ártico durante una conferencia en Shangai. La acidez del agua estaba aumentando entre tres y cuatro veces más rápido que en las aguas oceánicas de otros lugares.

Eso era realmente sorprendente. Pero, ¿por qué sucedía esto?

Cai no tardó en identificar un sospechoso principal: el aumento del deshielo del mar durante la temporada de verano en el Ártico.

Texto escrito por la Universidad Delaware

Artículos relacionados

Lo más popular