Investigación

Una dieta deficiente posible causa del desplome de colonias de anidación de aves marinas

Una dieta deficiente, posible causa del desplome en las principales colonias de anidación de aves marinas del Atlántico. En base a una investigación de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, se demuestra que el choque poblacional observado en una colonia de golondrinas de mar, aves marinas tropicales en uno de los Territorios de Ultramar de Reino Unido (UKOTs, por sus siglas en inglés), se debe en parte a una mala alimentación.

Los hallazgos proporcionan evidencia reciente de la fragilidad de los ecosistemas marinos y dan peso a la creación del Santuario de la Isla de la Ascensión (AIOS, por sus siglas en inglés), que se convertirá en una de las reservas más grandes y totalmente protegidas del Océano Atlántico.

El ave marina más numerosa de aguas tropicales, los charranes de hollín, se reproducen en la Isla Ascensión, donde la colonia es la más grande de todo el Océano Atlántico. La población de la Ascensión ha disminuido en número desde varios millones a mediados del siglo pasado, hasta unos pocos cientos de miles en la actualidad.

Un equipo basado en la Escuela de Biociencias de la Universidad cree que la difícil situación de las aves está estrechamente relacionada con los cambios en las poblaciones de peces depredadores como el atún. Los charranes siguen a estos grandes peces a través de vastas extensiones del océano para alimentarse de los pequeños peces que llevan a la superficie mientras cazan.

Se esperaba que los términos se beneficiaran del trabajo de conservación realizado en la isla entre 2002 y 2004 por la Real Sociedad para la Protección de las Aves (RSPB, por sus siglas en inglés). Esto implicó un esquema de erradicación de gatos silvestres en un intento por restaurar las poblaciones de nidos de especies de aves marinas, incluida la fragata Ascensión que solo se encuentra en la Isla de Ascensión.

Sin embargo, aunque muchas especies de aves marinas comenzaron a prosperar, la población de charrán no se recuperó como se esperaba y el equipo de Birmingham, junto con investigadores de la Universidad de Exeter, el Departamento de Conservación del Gobierno de la Isla Ascensión (AIGCD, por sus siglas en inglés) y la Sociedad Ornitológica del Ejército (AOS, por sus siglas en inglés), se dispuso a averiguar por qué.

«Creemos que una serie de factores podrían influir en el tamaño de la población reproductora de charranes en la isla, pero queríamos entender estos factores con mayor detalle, lo que resultó en explicaciones causales de la disminución de la población en los últimos 60 años», apunta el autor principal del artículo, el doctor Jim Reynolds.

PRESAS BAJAS EN NUTRIENTES

El equipo comenzó a observar la dieta de las aves después de notar que algunos de los alimentos regurgitados naturalmente por los charranes contenían muchas presas bajas en nutrientes, como calamares, caracoles marinos e incluso langostas. Para obtener más información, comenzaron a buscar en las bases de datos de los museos para encontrar ejemplares de charran de hollín de Ascensión en colecciones de museos de todo el mundo.

Se pueden analizar las plumas de estos especímenes utilizando técnicas de espectrometría de masas para revelar pistas sobre lo que comían las aves. Las plumas de más de 180 especímenes, que datan desde 1890 hasta nuestros días, fueron recolectadas y analizadas por colaboradores de la Universidad de Coimbra en Portugal. Los resultados mostraron claramente que un cambio en las dietas de los charranes de comer principalmente pescado a comer alimentos de baja calidad fue coincidente con el declive de su población.

«Hay varios factores que podrían haber llevado a que los charranes comieran menos pescado –explica Reynolds–. Parte de la respuesta radica en el rápido crecimiento de la pesca industrial de especies como el atún en las últimas décadas, pero los ecosistemas son complejos y otras formas de cambio global, como el calentamiento de los océanos, también pueden desempeñar un papel importante en esta historia. A medida que los océanos se calientan, los movimientos de los principales depredadores y los peces de los que se alimentan están cambiando, posiblemente haciendo más difícil que los charranes los sigan en busca de alimento».

Y agrega: «Esta es una historia complicada que muestra cómo de frágil y delicado es el ecosistema marino. Nuestros hallazgos refuerzan la necesidad de una gran reserva marina donde sería posible vigilar la pesca de manera más efectiva y hacer mucho más para proteger las especies vulnerables».

El doctor Sam Weber, coautor de la Universidad de Exeter, subraya: «Las aves marinas a menudo son consideradas como indicadores sensibles de la salud de los ecosistemas marinos, o ‘especies centinela’, por lo que los hallazgos de este estudio podrían considerarse como un referente para los más amplios desafíos ecológicos a los que se enfrenta el Atlántico tropical».

Leave a Reply

2535   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios