Noticia general

Touza «El sector pesquero siempre se ha caracterizado por su resiliencia y será así de nuevo con coronavirus»

El presidente de la Cooperativa de Armadores de Pesca del Puerto de
Vigo, Javier Touza, habla, en el último número de Europa Azul de los efectos del coronavirus en un sector bregado en múltiples crisis como es el pesquero en el caso concreto de las empresas de esta entidad. En principio, Eel empresario vigués se muestra optimista con respecto al futuro de la actividad y nos cuenta qué segmento de flota está aguantando mejor estos días de incertidumbre y cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan los barcos que continúan su actividad para que el mercado siga abastecido de pescado.


VIGO/M. BEREA
-¿Cómo están viviendo sus asociados los efectos de la pandemia por el COVID-19?


Como dijo el Ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas, los barcos son una parte crítica de la cadena de suministros de alimentos, por lo que debe garantizarse su funcionamiento y operatividad y alargarse las mareas lo máximo posible. Desde nuestro punto de vista, para asegurar ese suministro necesitamos analizar cuestiones que están teniendo una gran incidencia en la posibilidad de seguir manteniendo la actividad. En primer lugar, desde la perspectiva sanitaria, es muy escaso el número de EPI’s (Equipos de Protección Individual) de los que disponemos; y en segundo lugar, es muy difícil en flotas artesanales, me refiero a barcos del cerco o de bajura, mantener las distancias de precaución recomendadas por las autoridades. Hablamos de barcos pequeños, con espacios reducidos, y es muy complicado, por no decir imposible, dejar más de un metro entre trabajadores. También estamos teniendo problemas de reclutamiento de personal para completar las tripulaciones, básicamente por el efecto psicológico que se está implantado en nuestra sociedad sobre posibles contagios y sus consecuencias. De hecho, tenemos constancia de que en el País Vasco se ha producido un contagio que ha supuesto la cuarentena de un barco. Repito, si ya teníamos problemas de falta de relevo generacional, con esta situación se ha agravado.


¿Y qué sucede desde el punto de vista de los mercados?


En ese sentido, seguimos presentando una importante oferta de productos. Nuestras flotas, al menos hasta hoy, siguen operando pero nos estamos encontrando con una caída muy importante de demanda. Especialmente, tenemos el impacto centrado en el fresco y en productos de alto valor: pez espada, rape, merluza… Esto se debe a que está completamente cerrado el canal Horeca (hoteles, restaurantes…) y provoca que se nos caiga una cantidad muy importante de clientes. También es reseñable que, aunque se está destacando poco a nivel mediático, muchos de nuestros productos de valor teníanen Italia a un gran cliente, concretamente el norte, que ahora mismo es zona roja de Coronavirus, donde no operan las empresas. Tampoco hay que olvidar que se ha producido un refuerzo de fronteras. Parte importante de nuestra logística es transportar pescado para suministrar a muchos punto de Europa o recoger el producto de las descargas de nuestra flota que opera en Gran Sol y que desembarca en Castletown o en Francia. Actualmente, el paso de fronteras se está demorando mucho y, aunque la presidenta de la Comisión Europea ha propuesto una senda verde para que haya un acceso rápido para estos camiones, por ahora el tema de retrasos es importante. Por otra parte, en las capitanías marítimas no hay presencia física en sus instalaciones y eso, por ejemplo, a efectos de entrega de roles o de acreditación de certificaciones, nos está dificultando mucho las cosas. Aunque el principal problema en este campo es para la flota de larga distancia porque puertos que son para nosotros absolutamente referentes como Montevideo, Callao o algunos de Sudáfrica están prácticamente cerrados y cuando se produce el envío para los relevos de las tripulaciones, los trabajadores tienen que quedarse en cuarentena 14 días para ver si son transmisores del virus. Como se puede imaginar, esto complica bastante el flujo normal
de la actividad de los barcos. Además de que ya hay cierres de puertos y lonjas que para nosotros son muy operativos, tanto en Irlanda como en Francia. El último fue San Juan de Luz. Con respecto al pescado congelado, estamos notando un problema de espacio frigorífico. Al caer los precios ante la baja demanda, se está produciendo una acumulación de stocks y se complica mantener el espacio de protección entre los equipos de trabajo.


¿Y qué opinan de las medidas económicas anunciadas por el Gobierno?


Hay que tener presente que con esta situación -flota parada y la que trabaja con muchas menos ventas-, las empresas deben seguir afrontando pagos y no hay entrada de dinero, además de que también nos esperamos un previsible aumento de la morosidad. Si el canal Horeca, al que nosotros vendemos bastante, tiene cero ingresos, tenemos miedo de que no puedan pagar. Entendemos que las medidas adoptadas por el Gobierno en cuanto a conceder avales para solicitar financiación a bancos es muy positiva y creemos que deben de ampliarse estas líneas y complementarse con otras. Pensamos que es importante también el que se concedan aplazamientos en el pago de impuestos. Y desde el punto de vista europeo, estamos trabajando en diversas medidas: establecer ayudas recogidas en la OCM a efectos de almacenamiento privado; subir los ‘minimis’ de 30.000 a 100.000 euros; y, tal y como propuso ayer a Bruselas el ministro Luis Planas,
contemplar modificaciones temporales del Fondo Europeo Marítimo y Pesquero para poder ayudar a implementar estas soluciones. Aunque es una situación temporal y transitoria, tienen que ayudarnos a mantener vivas las empresas. Otra medida que consideramos de importancia es que se usen recursos del Fondo Marítimo Pesquero si, por situaciones de mercado o debido a causas sanitarias, nos vemos obligados a hacer paradas temporales. Y, por último, las cuotas que no hayamos podido utilizar en 2020, pasen a 2021.


-Por un lado se les pide que se garantice el suministro, pero por otro la caída de precios en algunas especies es brutal. ¿Qué se puede hacer?


En la medida de lo posible, potenciar al máximo, a través de campañas informativas, las cualidades que tiene el pescado para que el consumidor siga comprándolo. Así mismo, establecer medidas para algunas especies con el fin de tener un umbral de precio suficiente como para que las empresas puedan asumir costes. Y, también, que se puedan habilitar mecanismos compensatorios para guardar la mercancía hasta que vuelvan a subir estos precios. La cuestión es que debido a esta situación de pérdidas económicas
por el hecho de salir a pescar, los ingresos no cubren los gastos. Y tampoco hay que olvidar que nuestros pescadores trabajan «a la parte»: si se factura poco, ganan poco. Lo que unido al pánico de este momento provoca que muchos barcos del litoral, del cerco o incluso de Gran Sol, prefieran parar a perder dinero saliendo a trabajar. En todo caso, consideramos que esto es un escenario coyuntural que poco a poco se irá resolviendo y, ahora más que nunca, creemos que debemos contar con los fondos comunitarios porque están al servicio de los pescadores, no al contrario. La cadena de suministro, hoy por hoy, está garantizada. Va a seguir habiendo barcos pescando, aunque esa incertidumbre que estamos viviendo es tremenda porque no se puede gestionar.


-No están viviendo el mejor momento. Al problema del Brexit se le une ahora el provocado por el coronavirus. ¿Podrá salir el sector pesquero airoso de esta situación?


No tengo la menor duda, aunque también es cierto que cada vez lo tenemos más difícil. Son lo que me gusta llamar «cisnes negros», situaciones totalmente inesperadas que producen grandes cataclismos pero que al final, de una u otra manera, tienen solución. El Brexit es una circunstancia compleja que afecta en múltiples aspectos a varios tipos de flota, dado que tenemos barcos de distintas banderas faenando en aguas británicas o de Malvinas. También nos influye la guerra comercial de Estados Unidos con China, que nos ha supuesto problemas traducidos en importantes aranceles. Y ahora, el coronavirus, que es global y afecta a todos. En el sector pesquero, siempre nos hemos caracterizado por tener resiliencia, una capacidad de adaptación a las circunstancias muy grande. Y nos solemos crecer ante las adversidades. Ahora bien, también solicitamos que si se nos considera como una actividad esencial para el suministro de alimentos, contemos con los máximos apoyo y colaboración de las administraciones. No somos parte del problema, somos parte de la solución. Y dado que Galicia es una zona altamente dependiente de la pesca y que somos la despensa de proteína marina de Europa. esperamos tener un trato sensible con nuestros problemas.


-Antes de la pandemia, había sobre la mesa una situación muy preocupante de falta de relevo generacional entre los consumidores de pescado. La Cooperativa de Armadores de Vigo ha puesto en marcha varias iniciativas en este sentido para revertir la situación, ¿cuáles son?

La empresa tipo de nuestro sector es familiar y lleva muchos años asentada. Somos empresarios que cogimos el relevo de nuestros padres y nuestros abuelos y siempre hemos tenido una visión a largo plazo. Sabemos, por los datos que manejamos, que donde tenemos que hacer una especial incidencia es en la población más joven, en la que se ceba la caída del consumo. Por tanto, desde hace más de dos años trabajamos en un proyecto que se llama «Educa Sano» para el establecimiento de una asignatura obligatoria en Educación Infantil sobre hábitos nutricionales y lucha contra el senderismo que recoja la importancia de la inclusión de proteína marina en la alimentación. Por otra parte, a través de distintas actividades, ensalzamos todos los valores que tiene el pescado, tanto con la Sea Fest en Vigo como con una campaña en distintos colegios con la que explicamos el origen de los productos, las artes de pesca, las zonas en las que trabamos… Asimismo, con la Fundación para la Pesca y el Marisqueo estamos desarrollando con los centros escolares el programa «Vigo pesqueiro», que tiene una parte de inclusión muy bonita. Estamos plenamente centrados en el objetivo de potenciar el consumo de pescado entre los niños porque son los consumidores del mañana. Es el gran reto que tenemos en este momento.

3501   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios