Europa

Europa clama para modificar el sistema de reparto de TACs y cuotas

Asociaciones empresariales europeas solicitan un cambio en el sistema del reparto de TACs y cuotas «porque crea situaciones injustas y perpetua las diferencias entre pescadores», según han valorado armadores españoles y franceses.

El reparto de TACs y cuotas requieremayor seriedad a todas luces. Desde todos los sectores es muy común, leer, y oir críticas por la falta de rigor en las propuestas de la Comisión que a todas las luces se lanzan, en muchos de los casos también sin un rigor científico Las posibilidades de capturas es un término básico en los aspectos de la pesca. Incluso, uno de los ejes fundamentales del apoyo de los pescadores británicos y escoceses al ` brexit´ se basaban en las situaciones incomprensibles en las que se cimenta la Política Pesquera Comunitaria, y especialmente las asignaciones de cuotas pesqueras. Los pescadores británicos no quieren estar en la UE por el injusto reparto de cuotas pesqueras.

 

De principio, la Comisión Europea reiteró su intención de alcanzar el RMS (rendimiento máximo sostenible) en 2018 (en lugar de 2020) y de introducir una moratoria sobre determinadas pesquerías Este asuntó fue el que desesperó a los respresentantes de armadores y a la propia Administración española. A pesar de todas las campañas científicas o reglas de supervisión que las organizaciones profesionales pusieron en marcha sus esfuerzos de protección de los recursos, nuevamente, ni quedaon recompensados. Lo hemos visto en la reunión de ICCAT que beneficia más a países que no llevaron a cabo ninguna actuación de conservación del recurso frente a los que han llevado a cabo planes de recuperación. Por ello, el `Brexit´ tiene que servir para abrir un debate en el seno de la Comisión y el Consejo, y llevar a cabo un replanteamiento de las cuotas de pesca. La profesión pesquera necesita ser respetada y no quedar sometida a estos vaivenes de explotación, y  además existen márgenes particularmente estrechos entre alcanzar el RMD entre 2018 y, como máximo, en 2020.

 

Por ello, se divisa cierto hartazgo porque estamos siempre padeciendo situaciones que alarman a cualquiera. Propone la Comisión primero una reducción del 30% para la merluza sur y después aprueban reducir un 12%». Y la conclusión, es que con el RMS en puertas en los próximos dos años se van a llevar a cabo recortes más pronunciados, con.una Comisión Europea, obsesionada solo por conseguir una actividad pesquera guiada por el RMS despreciando la sostenibilidad social y económica del sector».

Y así, no podemos entender la reducción del 10% del gallo, que se suma, al recorte del 25% sufrido por esta especie el año pasado, y se siguen con reducciones de la la merluza norte (-7%) cuando basta por darse una vuelta por cualquier puerto y los patrones sólo hablan que el recurso se encuentra en buen estado.

Un caso más preocupante es la situación de la cigala, cuyo cierre se mantiene un año más en las aguas del Cantábrico y Golfo de Vizcaya. Por ello, es inconcebible que en unas zonas se incremente su captura un 13%, en otra se reduzca el 20%. La especie migra a lo largo de todos los mares, y en unos sitios se establecen reducciones, en otros ampliaciones, y para nuestros pescadores el cierre.

 

 Caballa o verdel

Otro caso flagrante es la caballa o verdel. Los pescadores del Norte sufrirán una reducción del 20% en las posibilidades de pesca de verdel para la campaña de 2018 tras el acuerdo alcanzado en la reunión celebrada en Londres por los Estados Costeros de la Comisión para las Pesquerías del Atlántico Oriental (NEAFC) para determinar el Total Admisible de Capturas (TAC). Representantes de la Unión Europea, Noruega y las Islas Feroe acordaron establecer un tope de 816.797 toneladas para la pesquería de verdel en aguas del Atlántico nordeste. Esta cantidad supone un recorte del 20% frente al TAC de 1.020.996 toneladas establecido para 2017. Asimismo, las partes representadas en el NEAFC acordaron la puesta en marcha de una serie de medidas para la gestión a largo plazo de la pesquería de verdel hasta 2021 con el objetivo de lograr “una administración racional con una explotación sostenible para el stock de mayor importancia económica para la industria pesquera de la UE”.

 

Los buques pesqueros de la Unión Europea podrán capturar un total de 402.596 toneladas 2018, en tanto que Noruega y las Islas Faroe dispondrán de unas cuotas de 183.857 y 102.924 toneladas respectivamente, unas cantidades increíbles frente a los poco que queda para algunas flotas artesanales que tendrán que quedarse paradas.  Asimismo, en el acuerdo adoptado en Londres se contempló una cuota de 127.420 toneladas para las flotas de otros estados costeros como Islandia y Groenlandia. No se entiende que el mismo stock tenga diferente volumen de captura, según el país que lo pesque..

 

La flota que faena bajo pabellón español dispondrá de un total de 30.745 toneladas de cuota de verdel para la campaña de 2018 -un 7,6% de la cuota correspondiente a la Unión Europea- frente a las 38.432 toneladas correspondientes al 2017. Los buques del Reino Unido podrán capturar 190.383 toneladas, Irlanda 68.843, Holanda 31.724 y Dinamarca 30.275. Alemania contará con 21.176 toneladas, Francia con 15.580 y Portugal 6.320, unos volumenes de captura que distan mucho de lo que puede alcanzar España, con sus tres flotas (arrastre, flota de bajura, artesanal).

What to read next

3532   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios