Noticia general

Pescadores británicos aprecian que el Coronavirus va a provocar un shock severo a sus ventas

Reino Unido teme que el Brexit no facilite la recuperación económica en la post pandemia

En 2021, cuando Europa sin duda hayan superado la pandemia, el país británico teme otro shock que el Brexit impida la recuperación definitiva.

Reino Unido teme que el Brexit no facilite la recuperación económica en la post pandemia

Pronto pasarán cuatro años desde que el Reino Unido comenzó su viaje popular fuera de la Unión Europea por voluntad popular. El destino final aún se desconoce. Desde el 31 de enero de 2020, el país ya no es miembro de la Unión Europea, pero las relaciones comerciales entre las dos entidades no cambiarán hasta el 1 de enero de 2021. La esperanza de concluir un acuerdo de libre comercio es microscópica. Sin acuerdo, pasaremos al régimen de la OMC que implica la construcción de barreras arancelarias y no arancelarias que aumentan el costo del comercio. En 2021, esto puede poner en peligro la recuperación que se espera después del choque de la pandemia.

No hace mucho tiempo, el “Brexit sin acuerdo”, es decir, la ausencia de un acuerdo de libre comercio entre el Reino Unido y la Unión Europea, fue visto como un desastre . Los numerosos estudios publicados durante la fase de negociación del acuerdo de retirada, entre 2016 y 2019, estimaron que esto provocaría una caída de la actividad de alrededor de cinco puntos a mediano plazo en el Reino Unido y al menos un punto en el resto de Europa. El coronavirus ha anulado la noción de desastre. En solo dos meses, el PIB real británico cayó un 25%. En comparación, Brexit casi parece ser un evento menor. En cualquier caso, el Reino Unido y la zona euro ya están pasando por la peor recesión en su historia moderna . En los últimos meses, la atención de los políticos se ha centrado en la pandemia, no en Brexit. Las discusiones entre las dos partes ciertamente han continuado, pero sin ningún progreso. El gobierno británico ha dejado en claro que no solicitará extender la fase de transición durante la cual se puede negociar un acuerdo de libre comercio. Termina el 31 de diciembre de 2020. Después de lo cual, Brexit realmente comenzará.

Reino Unido teme que el Brexit no facilite la recuperación económica en la post pandemia

Durante la fase de transición, el Reino Unido tiene un pie adentro y otro afuera. Ya no es miembro de la Unión Europea, no está representado en el Consejo, la Comisión o el Parlamento, sino que permanece en el área económica europea. Se mantiene la libertad de movimiento con el resto de la Unión Europea (aparte de las restricciones resultantes de la pandemia), y se aplican las regulaciones de la Unión Europea. Esta transición tenía la intención de ajustar las relaciones comerciales entre el régimen de partida (UE28) y el régimen de llegada (una nueva asociación Reino Unido-UE27 o, en su defecto, las normas de la OMC). Pero esto es imposible si no sabemos cuál será el punto final. Idealmente, esto debería haberse aclarado durante la negociación del acuerdo de retirada, pero las innumerables aventuras políticas en el Reino Unido entre 2016 y 2019 no lo permitieron. La declaración política común adjunta al acuerdo de retirada establece las líneas principales, pero en una forma bastante vaga que permite diversas interpretaciones. Las dos partes querían un acuerdo sin cuotas ni derechos de aduana para el comercio de mercancías, un acceso muy amplio para los servicios (basado en el régimen de equivalencia en el sector financiero), un acuerdo sobre protección de datos y cuotas todo cubierto por un mecanismo de gobernanza común. Después de la última ronda de discusión, Michel Barnier, el negociador de la Unión Europea, señaló que las dos partes tropezaron con cuatro puntos, a veces con tales diferencias que no hay un punto medio.

 La declaración política común adjunta al acuerdo de retirada establece las líneas principales, pero en una forma bastante vaga que permite diversas interpretaciones. Las dos partes querían un acuerdo sin cuotas ni derechos de aduana para el comercio de bienes, un acceso muy amplio para los servicios (basado en el régimen de equivalencia en el sector financiero), un acuerdo sobre protección de datos y cuotas todo cubierto por un mecanismo de gobernanza común. Después de la última ronda de discusión, Michel Barnier, el negociador de la Unión Europea, señaló que las dos partes tropezaron con cuatro puntos, a veces con tantas diferencias que no hay un punto medio. La declaración política común adjunta al acuerdo de retirada establece las líneas principales, pero en una forma bastante vaga que permite diversas interpretaciones. Las dos partes querían un acuerdo sin cuotas ni derechos de aduana para el comercio de bienes, un acceso muy amplio para los servicios (basado en el régimen de equivalencia en el sector financiero), un acuerdo sobre protección de datos y cuotas todo cubierto por un mecanismo de gobernanza común. Después de la última ronda de discusión, Michel Barnier, el negociador de la Unión Europea, señaló que las dos partes tropezaron con cuatro puntos, a veces con tales diferencias que no hay un punto medio. Las dos partes querían un acuerdo sin cuotas ni derechos de aduana para el comercio de bienes, un acceso muy amplio para los servicios (basado en el régimen de equivalencia en el sector financiero), un acuerdo sobre protección de datos y cuotas todo cubierto por un mecanismo de gobernanza común. 

Después de la última ronda de discusión, Michel Barnier, el negociador de la Unión Europea, señaló que las dos partes tropezaron con cuatro puntos, a veces con tales diferencias que no hay un punto medio. Las dos partes querían un acuerdo sin cuotas ni derechos de aduana para el comercio de bienes, un acceso muy amplio para los servicios (basado en el régimen de equivalencia en el sector financiero), un acuerdo sobre protección de datos y cuotas todo cubierto por un mecanismo de gobernanza común. Después de la última ronda de discusión, Michel Barnier, el negociador de la Unión Europea, señaló que las dos partes tropezaron con cuatro puntos, a veces con tantas diferencias que no hay un punto medio.

  • Cuotas– Este es uno de los principales escollos, fuera de toda proporción con el peso de este sector (0.1% de la economía británica, más de la mitad de los cuales en la Escocia proeuropea). El Reino Unido quiere que las cuotas, congeladas durante mucho tiempo, sean revisadas a su favor y renegociadas todos los años. La geografía requiere que los intereses de los miembros de la Unión Europea no estén necesariamente alineados. También está la cuestión de los barcos que pescan bajo la bandera británica pero que provienen de países de la Unión Europea. Además, es necesario tener en cuenta las normas internacionales sobre la conservación de las poblaciones, ya que los peces tienen la molesta costumbre de cruzar el límite de las zonas marítimas nacionales. Cabe señalar que la mayor parte de la pesca británica se exporta a la Unión Europea y que la mayoría del pescado que se consume en el Reino Unido se importa de Europa. En resumen, es un rompecabezas.
  • Juego limpio económico y comercial (igualdad de condiciones)– El Reino Unido se niega a comprometerse formalmente a no practicar la “devaluación regulatoria” en el futuro. Del lado de la Unión Europea, hay muchas menos razones para tomar promesas vagas de alineamiento regulatorio para el efectivo que muchos Brexiteers nunca han ocultado su intención de hacer de su país un Singapur en el Támesis. . El objetivo del Brexit es recuperar su soberanía, el Reino Unido rechaza cualquier acuerdo en el que exista una forma de tutela representada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Pero abrir las puertas del mercado único a un tercer país mientras se acepta en caso de conflicto la intervención de un mediador que no sea el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) equivaldría a crear una distorsión frente a frente a los países miembros de la Unión Europea, lo cual no es deseable. Finalmente, el Reino Unido argumenta que las demandas de la Unión Europea van mucho más allá de lo que se requiere de Japón o Canadá, dos países con los cuales tiene un tratado de libre comercio. Precisamente, la integración económica y comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea no tiene comparación con ningún otro país del resto del mundo.
  • Mecanismo de gobierno : si se llegara a un acuerdo de libre comercio, tendría que ir acompañado de un mecanismo para monitorear su aplicación y, de ser necesario, sancionar las desviaciones. La Unión Europea quiere un mecanismo único. La posición del Reino Unido es ser lo más flexible posible y, en cualquier caso, negarse una vez más a que el TJUE sea el máximo árbitro para interpretar las normas europeas. En resumen, al Reino Unido le gustaría una especie de modelo suizo, donde hay una multiplicidad de acuerdos. Esto es lo que la Unión Europea no quiere reproducir, y que incluso intenta corregir, a veces sin cierta fricción con Suiza.
  • Protección de los derechos y cooperación judicial : una vez más, es difícil conciliar la aspiración de los Brexiteers de dar más soberanía al Reino Unido y la continuidad de los compromisos del pasado, como el respeto del Convenio Europeo de Derechos Humanos. hombre. Sobre estos puntos, Barnier señala que la discusión ha sido un poco más constructiva en los últimos meses pero que, sin embargo, se aparta de gran parte de lo que estaba en la declaración política.

Dados los plazos para ratificar un posible acuerdo, todos estos puntos de disputa deben resolverse antes del 31 de octubre. Boris Johnson incluso afirma que todo se puede resolver antes del 31 de julio. Ni el clima de los últimos intercambios entre las dos partes, ni la situación política en el Reino Unido invitan al más mínimo optimismo en esta área. ¡Aquí o allá permanece la esperanza de que Alemania, que ocupará la presidencia de la Unión Europea en la segunda mitad de 2020, sea pragmática y más complaciente que estos molestos franceses, Macron o Barnier! Recuerde, sin embargo, que el gobierno británico ha estado tratando de dividir el frente europeo durante cuatro años, sin ningún éxito. De hecho, Brexit ha unido al resto de la Unión Europea. Por el momento, Los negociadores de la Unión Europea continúan refiriéndose a la declaración política una y otra vez, mientras que los negociadores británicos parecen ignorarla deliberadamente. Sin embargo, fue Boris Johnson, el actual Primer Ministro, quien lo firmó en octubre pasado, pero desde entonces el Parlamento británico ha cambiado. De 2016 a 2019, la mayoría de los funcionarios electos rechazaron el “acuerdo sin Brexit”, que también causó varios aplazamientos de la fecha límite de salida. Este ya no es el caso con la Cámara elegida en diciembre pasado, cuya mayoría conservadora hizo campaña bajo el lema Get Brexit Done … implícito, a cualquier costo. El Parlamento británico ha cambiado. 

De 2016 a 2019, la mayoría de los funcionarios electos rechazaron el “acuerdo sin Brexit”, que también causó varios aplazamientos de la fecha límite de salida. Este ya no es el caso con la Cámara elegida en diciembre pasado, cuya mayoría conservadora hizo campaña bajo el lema Get Brexit Done … implícito, a cualquier costo. El Parlamento británico ha cambiado. De 2016 a 2019, la mayoría de los funcionarios electos rechazaron el “acuerdo sin Brexit”, que también causó varios aplazamientos de la fecha límite de salida. Este ya no es el caso con la Cámara elegida en diciembre pasado, cuya mayoría conservadora hizo campaña bajo el lema Get Brexit Done … implícito, a cualquier costo.

El precio de las negociaciones fallidas no es pequeño, como dijimos en la introducción. Introducir la fricción en el comercio aumenta el costo. El impacto directo sería un aumento de los derechos de aduana. Excepto en algunos sectores (alimentos, ropa, vehículos), su nivel debe establecerse en niveles bajos. En vista de la distribución del comercio por categoría principal, se puede estimar que el costo adicional para los importadores británicos representaría 0.7 puntos porcentuales del PIB, y en el lado de la Unión Europea 0.1 puntos porcentuales del PIB (cuadro). A primera vista, se trata de pequeñas cantidades, pero que representan solo la parte más visible del choque. Las fricciones no arancelarias (control, regulaciones) son mucho más embarazosas. Afectan el comercio de bienes al causar problemas logísticos, pero también y sobre todo el comercio de servicios.

Reino Unido teme que el Brexit no facilite la recuperación económica en la post pandemia

Desde el referéndum de 2016, la esperanza prevaleciente era que, a pesar de la dificultad de las negociaciones, una transición suave prevalecería en última instancia y, en cualquier caso, se evitaría una ruptura brutal. La declaración política de octubre pasado, firmada por los dos partidos, fue en esa dirección. Pero ahora es más probable la opción de un “acuerdo sin Brexit”. No solo se está acabando el tiempo, sino que el cansancio se ha asentado en Europa hacia el gobierno británico. Está claro que el estado de preparación es insuficiente para gestionar las consecuencias inmediatas. También se acepta ampliamente que la lejanía de dos de esas zonas económicas integradas tendrá efectos negativos en el potencial de crecimiento a mediano plazo. En resumen, a principios de 2021,

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

    Search

    SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

    ¿No estas suscrito a Europa Azul?

    La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

    ¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

    Revistas

    Revistas

    DIRECTORIOS

    DIRECTORIOS