Noticia general

Un estudio canadiense trata de predecir los cambios bruscos de la desaparición de una especie pesquera


La sobrepesca y el cambio climático están trabajando juntos para perturbar las aguas de nuestro planeta. Entre el aumento de las temperaturas, la acidificación y la reducción de los bancos de peces, los océanos ya no pueden proporcionar los recursos que los humanos esperan. No obstante, un estudio reciente describe una nueva técnica estadística para medir la rapidez con que cambia un gran número de especies y para determinar dónde han comenzado los cambios de régimen.

Los investigadores de Quebec están interesados ​​en los cambios en los regímenes que experimentan los ecosistemas marinos, es decir, los períodos en los que la distribución de las especies cambia repentinamente. «Es importante entender estos cambios, para operar en una pesquería sostenible. Algunas especies pueden caer a un nivel demasiado bajo para que sea seguro seguir pescando», explica el profesor asistente en el Departamento de Biología de la Universidad deConcordia, Eric Pedersen.

Una mejor comprensión de las interacciones entre especies también promueve la comprensión de los intercambios entre los que comen y los que se comen, los que ceden y los que los reemplazan.

Cabe recordan que en la década de 1990, frente a Terranova, el rápido declive del bacalao y otras especies de peces de fondo (pez roca, fletán de Groenlandia, solla americana, etc.) estaba suficientemente preocupados de que el gobierno hubiera luego instituyó una moratoria sobre la pesca del bacalao.

El bacalao era un pez importante en la pesquería en ese momento, y los investigadores quisieran encontrar mejores formas de detectar tales cambios cuando apenas están comenzando, lo que permitiría una mejor planificación. Las moratorias ciertamente han ayudado a los peces de fondo a recuperarse, pero han tenido un impacto dramático en las comunidades pesqueras, sin mencionar que este colapso de las poblaciones fue seguido por un rápido aumento de invertebrados, como camarones y cangrejos.

Para ello, los investigadores del Laboratorio de Ecología Pesquera Cuantitativa estudiaron 37 años de datos sobre la biomasa de las comunidades de peces de fondo mediante el análisis de tres indicadores, incluida la tasa promedio de cambio por especie.

Entre los datos en cuestión: el tiempo dedicado por los buques pesqueros (cifras de la Organización de Pesquerías del Atlántico Noroeste), el volumen y las capturas realizadas por las redes de arrastre entre 1983 y 2015, para 29 especies de peces de fondo. de Terranova.

«Largo período de tiempo»

«Hemos demostrado que el colapso de los peces de fondo en Terranova fue parte de un largo período de cambio», señala Eric Pedersen. Nuestro modelo estadístico nos permite realizar una sincronicidad «entre estos cambios, particularmente cuando ‘hay vínculos entre presa y depredador.

Un estudio anterior mostró que el colapso de los peces de fondo en la plataforma continental de Terranova comenzó ya en 1985. Los investigadores describieron cuatro períodos separados de cambio: un colapso de especies de una manera sincronizada y rápida, luego una modificación del diversidad dentro de la comunidad con la pérdida de diversidad funcional, seguida de una recuperación paulatina de especies y finalmente, un lento crecimiento de la biomasa.

Con datos sobre una gran cantidad de especies, los investigadores creen que podría ser posible medir cuándo comienzan y terminan los cambios en la dieta. En el pasado, se han centrado en las especies más abundantes, como el bacalao del Atlántico o el camarón del norte. Pero el problema es que «las especies más abundantes pueden no ser las más sensibles a los cambios ambientales y pueden no ser las primeras en sufrir estos cambios».

El ecosistema de la plataforma continental de Terranova ha cambiado drásticamente entre 1985 y hoy, por lo que los investigadores esperan ver cambios más significativos en los próximos años. Esperan que algunos puedan ser interrumpidos o anulados con la rápida interrupción de la pesca de las especies objetivo.

Para ello, tendríamos que convencer a los consumidores de que cambien su menú y prueben nuevas especies que sean más abundantes, como la gallineta nórdica, o menos sensibles a los cambios en su ecosistema.

Sin embargo, el profesor Pedersen admite que «deberíamos tener menos confianza en predecir lo que estará disponible en el futuro, dada la situación actual y el hecho de que los ecosistemas marinos pueden estar sujetos a períodos muy prolongados de inestabilidad y estrés». gran variabilidad «.

El análisis podría haber sido aún más completo, comenta el profesor de la Cátedra de Investigación en Ecología Integrativa del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Sherbrooke, Dominique Gravel.

Fuente: Kerstin Riemer de Pixabay

3532   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios