Noticia general

Las expectativas del sector pesquero se centran en la apertura de la restauración

Las expectativas del sector pesquero a corto plazo se apoyan en
la inminente apertura del canal HORECA, que potenciará la venta de mariscos y pescados Premium, y la flexibilización de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del Estado de Alarma –asunto que está abordando en este momento la mesa del diálogo social–, para que el rescate de los trabajadores se produzca progresivamente y
conforme se vayan recuperando los niveles de actividad tanto en el mar como en los mercados y tiendas minoristas. La aprobación de la Fase 1 para algunas comunidades autónomas posibilita la apertura de terrazas, pero los restaurantes seguirán cerrados.


Los responsables del Comité de Crisis del sector, integrado por la Confederación Española de Pesca ( CEPESCA ), la Federación Nacional de Asociaciones Provinciales de Empresarios Detallistas de Pescados y Productos Congelados ( FEDEPESCA ) y la Federación Nacional de
Cofradías de Pescadores ( FNCP ), consideran que solo garantizando la flexibilidad laboral se podrá proteger tanto el futuro de las empresas de la cadena como el de sus trabajadores.


El inicio del plan de desescalada decretado por el Gobierno ha coincidido con un brusco descenso del precio de la merluza, el gallo o el rape en primera venta, que en las grandes superficies no se está trasladando al precio de venta al público. Esta caída de precios responde en gran medida a la entrada en España de pescado procedente de Irlanda y Escocia, cuyo destino habitual es Francia, país que durante la pandemia está dando prioridad a su producto nacional.
En este estado de cosas, el Comité de Crisis anima a los consumidores españoles y a las empresas de distribución a apoyar a nuestras flotas comprando pescado capturado por buques españoles, legal, sostenible y saludable. En este sentido, cabe reseñar el aumento del consumo de pescado en los hogares que, según los datos del Ministerio de Agricultura,
Pesca y Alimentación, ha crecido un 25,8% en lo referente al congelado y un 21,4% al producto fresco, en comparación con la misma semana de 2019. Así, por segunda semana consecutiva, el pescado fresco obtiene incrementos de consumo superiores al 20% desde el comienzo de la crisis.

Sin test para los relevos


El problema más acuciante del sector, en los buques de pesca de altura que trabajan en aguas de terceros países y alta mar, sigue siendo el relevo de las tripulaciones, debido a las dificultades a la hora de enviar y recoger tripulantes por avión a los aeropuertos de los terceros países que también han declarado el estado de alarma. En este sentido, el sector agradece a la Secretaría General de Pesca las gestiones que está realizando con el Ministerio de Asuntos Exteriores para facilitar los relevos.
A estos problemas se suman las dificultades que sigue teniendo el sector para acceder a los test serológicos de detección del COVID-19. Los armadores continúan esperando el permiso del Gobierno –que solicitaron con urgencia hace ya dos semanas– para comprarlos directamente, ante los problemas del Ejecutivo para suministrárselos, pese a ser un sector
esencial. Además de proteger a los trabajadores del mar, realizar pruebas previas al embarque a los tripulantes de los buques de larga distancia facilitaría el desembarco de sus capturas en puertos de terceros países, ya que la presentación de dichas pruebas sería acreditación suficiente para justificar la entrada a puerto sin riesgo para la población local.
Actualmente, los pescadores salen a faenar sin otras medidas de protección que las que proporcionan de manera particular armadores, tripulantes y los propios trabajadores, y lo hacen tanto por su compromiso de abastecimiento a la población –que continúa garantizado–, como para seguir contando con ingresos para el pago de plantillas e impuestos.


En lo que se refiere a los minoristas, una de sus principales preocupaciones es la ausencia de ayudas oficiales a aquellas empresas –pymes y autónomos en buena parte– cuyas pérdidas no alcancen el 75% de la facturación. Muchas de estas empresas registran caídas de ventas de entre el 30% y ese 75% límite, con lo que pierden su rentabilidad, y tienen que seguir pagando sus cuotas de autónomos. La noticia positiva de esta semana es, junto al reseñado aumento del consumo de pescado en los hogares, la mayor variedad de especies que se incorpora a la cesta de la compra. Así, entre los productos más demandados esta última semana figuran las habituales: merluza, lubina, dorada y salmón, y se abren paso el boquerón, la sardina, la gamba y el bonito canario.

3501   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios