La pandemia aumenta la compra de productos congelados a domicilio

Bofrost Italia S.p.A., la empresa italiana más importante en la venta a domicilio de especialidades congeladas, cerró a finales de febrero sus cuentas anuales 2020-21 con una facturación de 313 millones de euros y un crecimiento del +31,9% respecto al año anterior. El fortísimo aumento de la demanda de compra de alimentos a domicilio, debido también a la pandemia, llevó a la empresa de San Vito al Tagliamento (PN) a aumentar la facturación en todos los canales: tradicional, telemarketing e internet, siendo este último el protagonista de un crecimiento récord (+700%).

“La emergencia iniciada en marzo de 2020 nos ha visto comprometidos con la prestación a las familias de un servicio esencial, que hemos garantizado de forma continua y segura, incluso en los momentos más difíciles, gracias a un esfuerzo sin precedentes que ha implicado a todos y cada uno de los empleados y colaboradores”, afirma el consejero delegado de Bofrost Italia, Gianluca Tesolin. Desde el verano, la empresa también ha incorporado 180 nuevos empleados y 200 colaboradores para reforzar su red de ventas en toda Italia.

La extraordinaria situación de los últimos meses ha llevado a Bofrost a enfrentarse a dificultades de una magnitud sin precedentes relacionadas con la cadena de suministro y la logística. A finales de marzo, vimos que el número de artículos vendidos alcanzaba los 225.000 al día, frente a los 150.000 de un día normal”, dice Tesolin, “una vez resueltos los problemas iniciales, se optó por invertir a largo plazo para dotarnos de una estructura adecuada para satisfacer la demanda de compras a domicilio que ya se ha instalado en los hábitos de los italianos”. Por ello, Bofrost está adaptando su flota de vehículos y sucursales (unas cincuenta en todo el país) para entregar no sólo alimentos congelados, sino también productos frescos y a temperatura ambiente, que estarán cada vez más presentes en el catálogo de la empresa.

Las estrategias de Bofrost se centran en la investigación y el desarrollo de nuevos productos, nuevos servicios para los clientes (incluyendo pagos electrónicos y vales de comida, blockchain para el seguimiento de la cadena de suministro, apps para dispositivos móviles) y la continua ampliación del catálogo de productos, con especial atención a las propuestas que potencian el valor de los proveedores italianos y la excelencia alimentaria de nuestro país.

El reconocimiento a los resultados de Bofrost en 2020-21 es principalmente para los trabajadores, continúa el director general: “El motor de nuestro éxito son las personas. Para apoyar a nuestro personal, llamado a trabajar en condiciones difíciles este año, hemos pagado más de 6 millones de euros en primas por resultados y medidas de bienestar empresarial”. También se han implantado soluciones para que el trabajo de todo el personal sea cada vez más ágil y sin papeles, en particular herramientas dedicadas a la fuerza de ventas para la gestión digital de los pedidos.

Por último, Bofrost se compromete a aportar una ayuda concreta a las comunidades donde está presente. “Hemos hecho y haremos siempre nuestra parte para apoyar a los que están en dificultades -subraya Tesolin-. Entre abril y mayo, recogimos 350 mil euros en donaciones para hospitales de toda Italia y donamos 1,5 millones de euros en vales de descuento para el personal sanitario. Además, renovamos nuestro compromiso con la investigación científica en el ámbito de la salud con una donación de 310.000 euros a la Fundación Telethon”.