Euskadi

El consumo de los productos pesqueros baja el 8 % en los hogares vascos

El consumo de los productos pesqueros baja un 8 por ciento en los hogares vascos, según la información proporcionada por el Panel de Consumo Alimentario Doméstico del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
En 2019, el consumo per cápita de productos pesqueros desciende alrededor de un 7,8% respecto a 2018 (y un 18,6% desde 2009) hasta los 26,2 kg (28,4 kg en 2018). Supone el 4,3% del consumo per cápita en alimentación, participación que se debilita dos décimas desde 2018, lo mismo que ocurre con el gasto per cápita en productos de la pesca, cuya dotación del gasto alimentario total pasa del 14,3% en 2018 al 14,1% en 2019. En concreto, el gasto per cápita en pescado, marisco y conservas de pescado en 2019 desciende un 2,6%. Cada persona consumidora gasta 243,6 euros al año en la compra de productos pesqueros, mientras que en 2018 gastaba 250,2 euros.

En junio de 2020, los precios de los Alimentos y bebidas no alcohólicas
aumentaron ligeramente en la Comunidad Autónoma de Euskadi (+0,27%), mientras que en el conjunto del Estado disminuyeron en un -0,31%.

A lo largo de la crisis sanitaria el Índice de precios al Consumo se incrementaron tanto en Euskadi como en el Estado, tendencia que se mantuvo en el mes de junio de 2020; en términos intermensuales el IPC en Euskadi se incrementa en un +0,58% y en el Estado dicho índice aumenta en un +0,48%. Si se analiza el comportamiento del IPC en términos interanuales, se observa que los precios disminuyen un -0,10% en Euskadi y un -0,29% en el Estado con respecto al mes de junio de 2019

En 2019, el consumo per cápita de pescado se situó en 15,3 kgs, cifra que se contrae un 11%, mientras que su gasto per cápita se reduce un 7% (hasta los 130,1 euros per cápita). El descenso más destacable se da en el consumo de la merluza, cuyo consumo retrocede casi un 20% (de 4,45 kgs a 3,61 kgs). Asimismo, también se resiente de manera considerable el consumo del bacalao y de la anchoa (un -21% y -29%, respectivamente, en 2019): en el caso del bacalao, su consumo cae de 1,70 kgs en 2018 a 1,35 kgs en 2019, mientras que en el caso de la anchoa lo hace de 1,58 kgs a 1,12 kgs per cápita. En el lado contrario, se registran aumentos en el consumo del salmón (+6%), la lubina (+12%) y el atún y bonito (+7%)

Más del 70 por ciento de capturas de la cuota de bonito

La flota vasca de bajura se encuentra inmersa en la costera del bonito del norte desde primeros de junio, con todas sus esperanzas puestas en la obtención de unos resultados que compensen la merma de ingresos en las campañas de verdel y de la anchoa, que se han visto seriamente afectadas por la crisis sanitaria del Covid-19. Las primeras descargas fueron buenas, con 565 toneladas capturadas en el mes de junio frente a las 300 toneladas
del mismo mes de un año antes. Sin embargo, preocupa el precio, con registros un 21% inferiores que en las mismas fechas del año pasado: su cotización en primera venta, en el primer mes de campaña, ha descendido hasta 3,71 €/kg como media, casi un euro menos que al comienzo de campaña el año pasado.
El sector pesquero confiaba en que cambiara esta tendencia y mejorasen los
precios coincidiendo con el auge del sector hostelero en los meses de
julio y agosto, meses en los que se presenta la mayor demanda de la especie reina del verano. Así, para la primera semana de agosto llevaban recogido un 75 % de la cuota permitida con lo que se prometía una rápida finalización de la costera.

Las lonjas vascas redujeron la actividad más de un 31 por ciento

Durante el primer semestre del año, el volumen de pescado comercializado en las cofradías vascas ha descendido en comparación con el año anterior (-31%) y la cifra de ventas se ha resentido un 42%. Los efectos del Covid-19 y la crisis sanitaria han condicionado la campaña de anchoa de este año, que tuvo un tardío arranque de temporada a partir del 20 de abril. A esas fechas los arrantzales encontraron anchoa en aguas cántabras y asturianas y fue en sus correspondientes puertos donde comercializaron las capturas. Esta situación ha provocado un descenso importante en la actividad de las cofradías vascas en los meses de primavera.


Puestas las esperanzas en la campaña del bonito del norte, los arrantzales vascos se preparaban para dicha campaña a partir de la primera semana de junio, dando por finalizada la campaña de anchoa. Las capturas iniciales de bonito han sido buenas, sin embargo el sector muestra su preocupación por el bajo precio obtenido en lonja.

3501   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios