europa-azul.es
sábado, febrero 4, 2023
Inicio Investigación Publicado el informe de la UE sobre bioeconomía azul

Publicado el informe de la UE sobre bioeconomía azul


El informe sobre bioeconomía azul de la UE se centra en las algas como sector reconocido como el más importante en la bioeconomía azul de la UE, La bioeconomía azul incluye cualquier actividad económica asociada al uso de recursos biológicos acuáticos renovables para fabricar productos. La edición de 2022 del Informe sobre Bioeconomía Azul de la UE se centra en las algas, ya que este sector ha sido reconocido como el más importante de la bioeconomía azul de la UE.

El informe ofrece una visión general de los últimos avances en sistemas de cultivo de microalgas y macroalgas en la UE y en todo el mundo. Se centra en particular en una macroalga, el sargazo, y muestra cómo las algas pueden capturar carbono y transformar las economías regionales. El informe ha sido elaborado por el EUMOFA (Observatorio Europeo del Mercado de los Productos de la Pesca y la Acuicultura). La Comisión adoptó en noviembre de 2022 la Comunicación «Hacia un sector de las algas fuerte y sostenible en la UE», que aborda algunas de las conclusiones destacadas en el informe.

Principales conclusiones del Informe sobre Bioeconomía Azul UE 2022


Panorama de los últimos avances en sistemas de cultivo de microalgas y macroalgas
En Europa, el cultivo y la recolección de algas todavía se realizan a muy pequeña escala: aunque el 36% de las entradas en una base de datos mundial sobre la industria de las algas se encuentran en Europa, muchas son empresas incipientes que aún no funcionan comercialmente.

El panorama normativo de las licencias y permisos de cultivo de algas marinas está descoordinado, contiene muchos agentes reguladores a escala nacional y local, y a veces resulta muy costoso para las pequeñas empresas que quieren cultivar en el mar.

«Acuicultura 4.0» -el uso de la tecnología de la información, la supervisión automatizada de alta sensibilidad, el Internet de las cosas, los análisis basados en la nube, las respuestas automatizadas y robóticas en tiempo real- se convertirá en el estándar para la gestión de plantas de microalgas y algas marinas a gran escala.

El sargazo aún no está listo para su explotación comercial


El sargazo es una especie de alga parda de gran tamaño que vive en la superficie del océano y flota en grandes masas. El sargazo pelágico desempeña un papel crucial en los ecosistemas marinos, actuando como un punto caliente para la biodiversidad y la productividad en aguas oceánicas que, de otro modo, serían pobres en sustrato y nutrientes. La oleada de floraciones de sargazos en la región atlántica ha provocado la proliferación de proyectos que tratan de mitigar sus efectos. Pero, de momento, no existe un mercado real para el sargazo. La mayoría de las soluciones que pretenden mejorar el sargazo aún no han madurado comercialmente.

Las algas como «carbono azul
Los ecosistemas de algas desempeñan un papel importante en el ciclo del carbono marino. Según la literatura científica, actúan como secuestradores netos de CO2 en todo el mundo. La UE alberga importantes ecosistemas de algas silvestres, pero representan menos del 0,25% de la producción mundial de algas de origen humano. Entre las posibles acciones para integrar las algas en las políticas climáticas figuran la conservación, la restauración y la agricultura, con posibles efectos positivos tanto para el clima como para el medio ambiente. Para que la UE aproveche al máximo el potencial de mitigación climática de las algas marinas, hay que colmar las lagunas de conocimiento. Esto incluye evaluar los ecosistemas de algas silvestres existentes en Europa, comprender mejor la disponibilidad de nutrientes y la eutrofización en las costas y cuencas de la UE, y evaluar la huella de carbono de los productos derivados de las algas.

¿Cómo puede el cultivo de algas transformar las economías regionales?

Además de ser a pequeña escala, la industria europea de las algas está desequilibrada regionalmente. La creciente demanda de productos derivados de las algas no puede ser satisfecha por los productores debido a una serie de factores (falta de transparencia de los datos, ciclos de producción impredecibles, cadenas de suministro ineficaces, marcos normativos complejos). Esta situación desincentiva a los inversores y empresas reacios al riesgo. Los retos a los que se enfrenta la industria europea de las algas no son de índole tecnológica, sino que están más relacionados con cuestiones de gobernanza y mercado. La inversión de esta tendencia dependerá de un acceso estable a las materias primas, del desarrollo de productos de valor añadido y de la transferencia de competencias entre las regiones donde la producción está bien desarrollada y las que desean desarrollarse.

Artículos relacionados

Lo más popular