Euskadi

Tristeza en Ondarroa por la venta de dos barcos comunitarios a Galicia

Los barcos de altura Ur Ondo y Ur Ertza han sido vendidos por armadores de Ondarroa a otros de Vigo. Dos de los barcos que eran una referencia importante en la pesca de altura ondarresa marcharán a otro puerto, después de cerrarse las negociaciones de sus ventas. La operación es un serio revés para la flota de altura de Ondarroa debido a que con la venta se transfieren los derechos y cuotas que contaba, con lo que la pérdida para el puerto ondarrés es importante, justo en un momento que se había frenado el declive de la flota. Pese a ello, agentes que trabajan en el puerto ondarrés criticaban «la escasa importancia que da la Administración al ver como se escapan unidades pesqueras a otros puertos. De la misma manera que se prestan ayudas a las empresas, en tierra, para que se queden en sus municipios, se debería de establecer subvenciones para la permanencia de barcos en la Comunidad Autónoma». La empresa adquiriente de los barcos son los armadores del Punta Vixia, de Vigo, más conocidos como O Panadeiro.

 

Declive de la flota

La salida de estos dos barcos se produce también en un momento en el que la flota cuenta con importantes cupos de captura. No obstante, el goteo de pérdida de barcos persiste y para los armadores su causa radica «en la política basada en exigir a los barcos comunitarios lo que no reclama a los de otros países». Tampoco tiene sentido: ahora mismo que dos tercios del consumo de pescado en Europa llega de importación de países como China, Corea y otros donde no se exigen los mismos respetos ambientales y laborales, y los criterios de sostenibilidad que tienen que seguir las empresas ondarresas para mantenerse activas. «El resultado es que los barcos acaban desapareciendo o cambiando de bandera, y esto es malo para todos»,señalan los armadores
El caso es que el fenómeno de la deslocalización de la flota avanza al parecer de forma implacable, señalan los armadores tirando de datos, que de nuevo se fijan en la política que se traza desde Bruselas sólo cuentan lo que dicen las ONG y ecologistas, es un hecho. Aunque no haya informes científicos que respalden la reducción de capturas, se bajan los totales admitidos «por pura protección y eso repercute en la menor actividad y en la pérdida de barcos, que van a desguace o el cambio de bandera, y también la descarga en puertos extranjeros, sean o no comunitarios, con lo que conlleva a radicarse en otros países y llevar una parte de la tripulación a otros puertos, y todo esto repercute sobre la actividad económica y el empleo, en los puertos vascos», y más en Ondarroa, un municipio cuya actividad económica depende del número de barcos activos.
Un comercializador de Ondarroa señalaba que «nos ha dado mucha pena la marcha de estos barcos porque desembarcaban mucho pescado que nosotros distribuíamos a otros mercados».

Leave a Reply

631   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios