Euskadi

Un biosensor permite a la industria pesquera medir la concentración de sulfito en crustáceos

BIOLAN, compañía vasca especializada en tecnología analítica aplicada al sector agroalimentario, acaba de lograr una certificación internacional para un nuevo biosensor que permite a la industria pesquera medir la concentración de sulfito en los crustáceos de forma precisa y competitiva en costes. Este reconocimiento viene avalado por parte de AOAC, el instituto científico de referencia en el mundo en esta materia. BIOLAN comenzó su andadura en 2006 y contó con el apoyo del Gobierno Vasco a través del Grupo SPRI. Con sede en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia, se trata de la primera empresa en el mundo que diseña y desarrolla biosensores para el sector alimentario.

Se trata del segundo gran reconocimiento internacional a la fiabilidad de la tecnología desarrollada por la biotecnológica con sede en el Parque Tecnológico de Bizkaia y apoyada desde sus inicios por el Gobierno Vasco a través del Grupo SPRI

 

En la industria de los crustáceos, el sulfito se añade para prevenir la melanosis, una enfermedad que altera algunos tejidos por exceso de melanina y pone la cabeza del langostino negra. Pero el sulfito puede convertirse a su vez en un compuesto alérgeno con efectos adversos que puede causar en la salud humana. De ahí la importancia de que la industria dedicada a la captura y procesamiento de crustáceos –singularmente langostinos– pueda monitorizar la concentración de este compuesto para cumplir la normativa existente y garantizar la seguridad alimentaria.

 

BIOLAN ha desarrollado un innovador método de determinación de sulfito en muestras de langostino crudo o cocido, a través de un biosensor con enzimas (las moléculas que controlan nuestro metabolismo) denominado BIOFISH 300 SUL. Esta tecnología acaba de lograr la certificación de AOAC Research Institute, una asociación científica sin ánimo de lucro y con base en Maryland (EE UU) que constituye una referencia internacional en análisis químicos y microbiológicos.

 

El estudio de certificación llevado a cabo por AOAC ha demostrado que el biosensor desarrollado por la compañía vasca presenta una sensibilidad fiable y equiparable a los métodos de referencia actuales para la determinación de sulfito. Con la ventaja de que el biosensor de BIOLAN permite una determinación más fiable, sencilla, rápida y eficiente en coste, que va a posibilitar a la industria de los crustáceos realizar sus propios controles.

 

Esta certificación supone un nuevo reconocimiento en la trayectoria de BIOLAN, puesto que es la segunda obtenida de la AOAC, tras la de BIOFISH 300 HIS para la detección de histamina en todo tipo de muestras de pescado. Este compuesto constituye el parámetro clave para determinar frescura y calidad del pescado.

 

BIOMILK, BIOWINE, BIOFISH…

Hasta la fecha, además del BIOFISH la empresa ya comercializa BIOMILK, un eficaz biosensor para detectar las concentraciones de lactosa residual en productos deslactosados y BIOWINE, un biosensor multiparamétrico capaz de detectar de forma rápida, sencilla y precisa los niveles de ácido glucónico, ácido málico, ácido láctico, sacarosa, azúcares e histamina en el vino.

 

El área de negocio de pescado BIOFISH, aporta al grupo BIOLAN el 50% de su facturación total. El área de los dispositivos para medir sulfitos en los crustáceos supuso el 25% de las ventas totales de 2017, mientras BIOMILK y BIOWINE aportaron el 15% y el 10%, respectivamente de la facturación total de la compañía biotecnológica vasca

Leave a Reply

1819   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

Suscríbete

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios