Euskadi

Los precios de pescado blanco se recuperan en las lonjas del Cantábrico

Dos semanas de cuarentena por el coronavirus perfilaron un preocupante escenario en un sector considerado esencial como la pesca. Desde el Cantábrico al Noroeste, a los profesionales de la pesca no les salen los
números. Ante esta situación pese a que la responsabilidad prima de seguir suministrando pescados frescos se topan con una situación desestabilizadora en los mercados, producto de una menor demanda y precios bajos en las lonjas, aunque al consumidor el pescado le cuesta casi igual que antes.

En Pasajes, los precios del pescado blanco no se han resentido acogiendo unos precios altos por la falta de anchoa. Así, la medianilla de pincho, de la zona IV, en Escocia, estaba a 8,50 a 9,00 euros. Por su parte, las bakas que trabajan en Francia con el salmonete, gallo, sapo .. pararon, una vez que las lonjas de este
puerto había cerrado. En este sentido, Enrique Legarda, señalaba que “hemos contado con precios normales para la época». Así el dia 16, la la medianilla (1,5 kilogramos) se vendió a 11,35 euros kilo, el dia 23, a 8,5 euros kilo y el día 30, esta misma especie, a 8,95 a 9,50 euros-kilo, pescado de la zona IV. En cuanto al pescado de la zona VII se ha cotizado tres euros más.

En este momento, en Pasajes, se trabaja el pescado de barcos de volanta de Francia, en total 7 unidades, junto con otros de Cantabria y Galicia. En cuanto a las bakas de arrastre se cuenta con una pareja de Pasajes, junto con otras 6 franceses. La flota de pincho se contabiliza un número de 25 barcos que descargan en Escocia y cuyo pescado llega a Pasajes, en camión.

Escasez en el Mediterráneo

En Ondarroa, el congrio se pagó el 16 de marzo a los 3,06 euros-kilo el pasado día 23 se pagó a 1,15. En el caso de la merluza, si el día 16 costaba 3,35 euros para el día 23 alcanzaba los 1,99. En esta situación, Kiko Marin, gerente de la OPPAO de Ondarroa expresó que semanas del día 16 y 24 de marzo generaron preocupación la bajada de los precios, pero la escasez en algunos mercados hicieron mejorar las cotizaciones
En Galicia, la facturación en lonja cayó una tercera parte

Por lo que respecta a la lubina, los días 16 y 23, de 7,25 se pasó a 4,50. El sapo negro de 4 euros a 2,09 y el gallo bajaba de 3,96 a 3,69. Unos precios que generaron preocupación. Después el día 30 de marzo experimentaron una mejora que elevó las esperanzas, “consecuencia de la escasez de especies en otros mercado, caso del Mediterráneo con la flota parada”. Esto se traducía que el congrio se pagaba a 3,01, el día 30, la merluza a 2,12, la lubina a 5,85, mientras que los sapos estaban en 5,50 y 5,20, y el gallo curiosamente subía a 5,60. En el conjunto de Ondarroa, de los 20 barcos sólo 2 han parado, «con lo que al final se están defendiendo, pero no podemos echar las campanas al vuelo».

En esta dirección, Marín, sacaba como conclusión que «pienso que en la primera semana la gente se aprovisionó y
la falta del sector Horeca (restauración, catering) generó una psicosis que repercutió en unos precios bajos”.

Leave a Reply

3195   Post in our HUB Storage

¡SUSCRÍBETE!

Contáctanos

Search

SUSCRIPCIÓN A EUROPA AZUL

¿No estas suscrito a Europa Azul?

La información más profesional del sector pesquero Mándonos tu email y nos ponemos en contacto. Te regalamos nuestro último número

¿Quieres recibir noticias gratis de Europa Azul?

Revistas

Revistas

Directorios

Directorios